jueves, 2 de julio de 2020

La escalera, en jueves

Imagen de Santo Domingo, de Plasencia

Siguiendo la  propuesta de María José, con una escalera como protagonista, mi aportación es esta.

Paquito miraba hacia arriba, calculando cuándo podría ir solo por la calle. Cuándo le dejarían que se organizara el tiempo, y así hacer los deberes a su ritmo.  Cuándo sería mayor para que no le persiguiera su madre cada noche con ese “lávate los dientes”. Cuándo le dejarían de controlar su hora de dormir, o de comer. O de salir con quién quisiera, a jugar, y cuándo regresar a casa. 

Un día le dejaron elegir película en la tele, otro día le pidieron opinión sobre el destino de vacaciones. Fue pasando el tiempo, y un día tuvo que elegir los estudios a cursar, y otro día hubo de evaluar a esa mocita morena  que le hacía “ojitos” en la cafetería de la Universidad. Así, poco a poco, iba subiendo, peldaño a peldaño, el camino ascendente hacia la independencia, hacia la madurez, y hacia la libertad.

Don Francisco había cumplido los ochenta años. Había recorrido el piso superior, y visitado cada rincón, de cada dependencia. Se había asomado a todas las ventanas, y llegado, con la vista y con las piernas, a lugares que escapaban de sus previsiones previas.  Había escudriñado desvanes y sótanos, mares y puertos. Se había perdido bajo faldas cercanas y extrañas, tras esperanzas maltrechas y por estrenar, entre decisiones de envergadura y opciones del día a día. Sentía que las rodillas le pesaban una barbaridad, y los hombros, y las entrañas.

Mientras iba bajando esas escaleras de un antiguo  convento, despacio, y sujetado a la barandilla,  vio  a un joven que le recodara a un espejo de antaño, quien las subía. Se miraron a los ojos, a mitad del camino, de bajada para uno, de subida para el otro.

-Quién pudiera subir, como tú- dijo don Francisco, sonriendo.
-Quién hubiera visto lo que usted ya vio -dijo Paco, apeado del nombre infantil definitivamente.


88 comentarios:

  1. Llegar a la adultez ... Sin dejar de ser niño.

    Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mantener al niño que llevamos dentro, esa es la idea. Creo

      Un abrazo y gracias.

      Eliminar
  2. El encuentro con uno mismo a mitad de la escalera.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puede ser otro yo, o puede ser alguien que nada tenga que ver con nosotros, que anda subiendo la escalera que un día subimos nosotros.

      Un beso, Alfred

      Eliminar
  3. ¡Qué bonito, Albada! Me gustan las escaleras (no subirlas), incluso tengo una etiqueta Escaleras porque me gusta escribir sobre lo que ocurre en ellas, y me ha parecido nueva la escalera como metáfora del tránsito de la vida. Me ha gustado mucho.

    Un abrazo grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quise que fuera metáfora, tal vez poco adecuada, pero imaginé a ese anciano y a es cuarentón, más o menos, haciendo balance en una escalera. Al cruzarse.

      Muchas gracias, Alis, un abrazo, y a por un jueves sensacional

      Eliminar
  4. Me agradó. Un cara a cara, entre el que lleva poco, y el que lleva mucho y quisiera poder "reiniciar el velocímetro".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es el proceso normal de la vida, pero en una escalera parece como que más visual.

      Muchas gracias. Un abrazo.

      Eliminar
  5. La conclusión es subir las escaleras como viejo y alcanzar el último peldaño como joven. Y eso aquí lo manifiestas con una belleza de metáforas excelentes como es el viaje de nuestro caminar o de nuestras vidas.
    Me ha encantado, Albada. Chañpeau por ti !!!

    Un abrazo y feliz jueves de jueveando...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto. De hecho no hay razón para perder al niño que tuvimos habitando dentro, ni por qué renunciar a la sabiduría que nos va entrando por las ventanas de los años.

      Muchas gracias, Joaquín. Por una tarde feliz. Un abrazo grande

      Eliminar
  6. un post muy interesantes con las escaleras de protagonistas. ☺

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí era una imagen muy atrayente, quizás salió muy en forma de moraleja, pero vaya...

      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Cada día que pasa, hago un esfuerzo, por conseguir cruzarme en la escalera con mi Juanito.
    A veces lo consigo y cuando lo hago, pienso que lo importante es bajar y subir la escalera.
    Me gusto tu entrada, pero eso no es nuevo.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si, en esa escalera, real o ficticia, nos encontramos con ese joven que fuimos, con los anhelos que llegamos a albergar un día.

      Porque podamos hacerlo muchos años más, Juan L.

      Eliminar
  8. Que nunca se pierda el niño que todos llevamos dentro.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya lo creo, yo sigo cultivando a esa niña curiosa que me habitó :-)

      Un abrazo

      Eliminar
  9. ¡Qué interesante! En mitad de la escalera se encuentran el joven y el viejo que todos llevamos dentro. ¡Qué original ! Me ha gustado un montón.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que así, yo no renuncio a esa niña que fui, pero quiero seguir subiendo, calibrando dónde estoy, y no detenerme :-)

      Un abrazo, y machas gracias

      Eliminar
  10. Es como una visión de la vida . En mitad de unas escaleras ver la juventud y la madurez, y cada uno alabar lo mejor de amba etapas de la vida.
    Me gusto. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Toda etapa tiene sus ventajas y sus inconvenientes, como todos hemos llegado a entender, a veces, a remolque de la necesidad de entenderlo :-)

      Gracias. Un abrazo, y feliz tarde

      Eliminar
  11. Por las escaleras tanto se puede bajar como subir y en ambos sentidos puede ser mucho lo que se aprende. Ese cruce de personajes es muy simbólico en ti historia. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es simbolismo puro, me temo, pero quería que fuera así, somos todos quienes subimos y bajamos esas escaleras, seguro.

      Un abrazo, y por una bonita tarde

      Eliminar
  12. Que bien escribes en verano tambien. Un abrazo marinero

    ResponderEliminar
  13. Linda historia para reflexionar.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, será halagador, todos echamos de menos lo que ya no tenemos, pero no implica desechar lo vivido.

      Un abrazo, y a por una tarde amable.

      Eliminar
  14. Unos van, otros vienen, unos suben, otros bajan, unos nacen, otros mueren.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como las olitas del mar, unas viene, y otras van :-)

      Un beso

      Eliminar
  15. Enternecedor rencuentro consigo mismo a media escalera vital. Un niño que quiere ser adulto e independiente y un hombre mayor que no olvida a ese niño que lleva adentro. Precioso.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. La imagen daba mucho juego, porque las escaleras no tienen botones, no se paran bruscamente, salvo en los rellanos, y es como la vida misma. Subiendo, para luego bajar.

      Un abrazo, y por una tarde bonita, con ascensor, si hace calor, creo o abanico

      Eliminar
  16. Que increíble Si lo tuviera que haber escrito yo yo diría
    que cansancio subirlas con este calor

    aplauso muy bueno

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, es que hace calor, pero mira que allí, al ser un convento amplio y antiguo, hace frescor siempre :-)

      Un abrazo

      Eliminar
  17. Creo que la vida es como en la lección de su buen cuento. Unos ya están cansados de vi vir, por eso bajan con dificultad, y otros suben el camino que el otro ya recorrió-

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda, los años producen cansancio, no de la vida, pero sí de los avatares que se han superado, imagino. Los que van subiendo, con sus planes a cuestas, van en sentido ascendente, pero llegarán arriba, si la parca no lo impide. Así que todos estamos en la escalera.

      Un abrazo y feliz noche

      Eliminar
  18. Lo importante es llegar a ese último peldaño si cansancio, con la satisfacción de cada paso, o al menos sintiendo de que ha valido llegar allí.

    Un beso dulce.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con o sin cansancio, es llegar, es habar vivido, quedando con el aroma a buen sabor de boca. Y conscientes, claro.

      Un abrazo, Dulce.

      Eliminar
  19. Esa escalera que es la vida. Las subidas y las bajadas. Ese encuentro, tal vez con uno mismo, sin perder al niño que fuimos o al adulto que quisimos ser. O esas dos etapas de la vida donde el otoño tiene en mismo cáliz que la primavera.
    Una bella historia, Albada.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fíjate que ese paso de primavera a otoño lo he contemplado, son caras de una misma moneda, el devenir del tiempo, implacable, por cierto.

      Un abrazo, y me alegra que te gustara.

      Eliminar
  20. Hola Albada. La escalera es un buen ejemplo de la propia vida. Cuando somos jóvenes, la subimos con rapidez y frescura, son los primeros escalones de la vida. Pero a medida que vamos subiendo en escalones y en años, la escalera se hace más larga y pesada.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero ese subir nos permite ver lo que hay en el primer piso, con sus luces y sus sombras. Cada edad tiene su magia, su encanto, su luz.

      Un abrazo y a por una noche amable.

      Eliminar
  21. La carrera de la vida... cuántas veces hemos soñado con ser mayor asociándolo a libertad... sin embargo, alcanzada esa libertad que siempre va unida a la palabra obligación, quisiéramos regresar a la casilla de salida o al primer peldaño.

    Me ha gustado mucho, Albada.

    Mil besitos para ti y feliz tarde ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué verdad, toda la infancia deseando hacerse mayor. Luego, cuando eres mayor y la obligaciones te machacan, lo que daríamos por ser niños de nuevo :-)

      Un abrazo y a disfrutar de aun bonita noche.

      Eliminar
  22. Un texto brillante, lleno de símbolos. Me encanta tu capacidad para sacar lo mejor de cada lector. Nos llegas al alma.
    GRACIAS!
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, pero no deja de ser una reflexión en voz alta.

      Un abrazo, y vamos a por un finde bonito

      Eliminar
  23. Que bien esa escalera, dos miradas interesante subiendo y bajando y el remate final tan cierto.

    Me encantó.

    un abrazo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son dos miradas, la que va subiendo, y la que, visto lo que ya ha visto, va de bajada, y poco más.

      Muchas gracias. Un abrazo y vamos a por un día que nos llene.

      Eliminar
  24. si pudiéramos encontrarnos con nuestro yo del pasado, nos diríamos muchas cosas.
    yo también he ido cambiando de nombre durante la vida: jose maría, chema, cierto apodo amistoso que tuve en el colegio...
    abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nos diría muchas coas, si nos vemos con el que ya se fue, con sus nombres y apelativos, pero ojo, porque el que seremos nos explicaría muchas más.

      Un abrazo, Chema

      Eliminar
  25. La escalera como metáfora de la vida, y sí que nos encontramos alguna vez que otra a aquella niña que fuimos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo me la encuentro muchas veces, por la escalera de la vida, y me identifico con ella, curiosamente.

      Un abrazo, Tracy, un gran finde te deseo

      Eliminar
  26. Has escrito con maestría lo que a mi nunca se me hubiera ocurrido hacerlo. Me has dejado pensando. Con gusto y deleite, sería el expectador de ese momento mágico donde vas creando y escribiendo a la vez. Piensas, luego existes. Escribes y te siento a ratos delizándome por la baranda de una escalera que me lleva a tu profundidad...No sé si quedarme allí para siempre.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un imagen tentadora la del observador desde la barandilla. Ya lo creo, ver cómo gesta un lienzo alguien, o un texto.

      Muchas gracias. Un abrazo grande

      Eliminar
  27. Y a mitad de ese camino te encuentras con ese niño que tanto quería correr y aprendió que en cada rincón se encuentra la madurez para seguir creciendo sin dejar de bajar.
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, a ese niño, de hecho, no lo perdemos, lo que pasa es lo disimulamos, sobre todo los hombres. Las mujeres solemos enterrar a esa niña que fuimos, y es una pena.

      Un abrazo

      Eliminar
  28. La prisa del más joven para emanciparse, después la vida corre y toca bajar. Una bella metáfora de la vida, besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las prisa, las ansias, los sueños relucientes...para allegar, y se llega, tal vez lejos de donde pensamos.

      Todos llevamos un viejo dentro, decía Serrat, y es verdad. Un abrazo

      Eliminar
  29. es inevitable el pensarnos en un ideal entre la sapiencia del hoy y la juventud del ayer, que linda combinación sería! Pero no sería vida sino un sueño, saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es imposible, pero sería lo óptimo, mantener la fuerza cuando la sabiduría de la edad ya nos ha tocado.

      Un abrazo, y por un fidne estupendo

      Eliminar
  30. Mientras otras apenas suben la escalera nosotras ya bajamos............ Lindo relato amiga Albada, saludos y abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por edad las voy bajando, pero no te creas, mantengo viva esa niña que mira para arriba :-).

      Un abrazo, y feliz finde

      Eliminar
  31. Que magia hay en tus
    letras mi amiga,me agrado
    muchísimo visitarte mi amiga.

    Besitos dulces
    Siby

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Escribo, a vuelapluma, y luego miro si me convence, y poco más, no creas.

      Un abrazo grande.

      Eliminar
  32. Una escalera ficticia para narrar toda una vida........muy interesante. Bien llevado y con ritmo. Me ha gustado mucho.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nos parece muy larga, pero al final son etapas, de maduración, y luego de descenso, aunque no queramos reconocerlo, y así debe ser. No hay nada más triste que dejar de saber quién eres en cada momento.

      Muchas gracias. Un abrazo y feliz tarde para ti

      Eliminar
  33. ¿Que no daría el viejo por un poco de colageno para las rodillas?
    ¿Que no daría el joven por un poco de colageno para rellenar las neuronas?
    ¿Que no daría el viejo por que el joven lo cogiera a caballo y lo volviera a subir para arriba?
    Hasta su colageno daria

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El viejo daría dos años de vida por tener más colágeno en las rodillas, el joven daría parte del pelo para tener más neuronas expertas, y seguramente el anciano daría su colágeno actual, poquito, porque el joven lo cargara cuando ha de subir escaleras :-)

      Muy imaginativo comentario, y más que lógico. Un abrazo

      Eliminar
  34. Cada edad tiene sus cosas positivas y negativas. Lo que más me gusta es que cada uno de ellos aprecie lo bueno que hay en la del otro.
    Me he encantado el relato, apoyado en el símil de la escalera.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cada etapa tiene su encanto, y sus pegas, pero es bueno recordar que un día fuimos niños, y que ya llevamos un viejo adentro, es verdad.

      Un abrazo y feliz día

      Eliminar
  35. ALBADA DOS

    Placer en visitarte y acompañar el arte manifiesto, que tu pluma deja en cada trazo.

    Mi afecto para ti, amiga, buen finde.

    LÚCAS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Lúcas. Es que disfruto escribiendo, e imagino que es eso lo que sientes.

      Un abrazo y a por un finde estupendo.

      Eliminar
  36. ¡Hola, Albada!
    Qué alegría pasar de nuevo por tu cálida casita. Si fuera aquicito nomás, compartiría un rico café.
    Me he dado un tiempito para visitarlos a todos los amigos blogueros, se hacen extrañar.
    Me ha encantado tu post, tiene su toque de ternura. El paso a la adultez, cuesta mucho. Pero es importante para el desarrollo de nuestra personalidad. Mientras nos hacemos maduros, nos damos cuenta que es importante aprovechar cada minuto de nuestras vidas al máximo ya que el tirano tiempo no perdona. Y nunca dejar de amar a ese hermoso niño que todos llevamos dentro.
    Cuídate mucho.
    Un fuerte abrazo. 🌷😘

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que hayas paseado por los blogs. Cada uno tiene su encanto, su estilo, y nos aporta algo. La vida es eso, llegar a la adultez parece que cuesta mucho, pero cuando llegas, cómo echas de menos la ausencia de responsabilidad, la fantasía de la infancia, la agilidad de las piernas...en fin tantas cosas.

      Por pasar etapas sin desesperación, con alegría. Un abrazo, y bienhallada.

      Eliminar
  37. Preciosa metáfora de la existencia humana que nos impulsa a traves de una escaera para llegar a la cumbre y luego nos deja caer hasta bajar a dónde ya no tenemos soli¡ucíon. Me ha encantado. Gracias por participar. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Suerte que el descenso es suave, de peldaño a peldaño, porque perder las capacidades plenas de golpe sería horrible.

      Muchas gracias. A ti, por ser una buena anfitriona.. Un abrazo

      Eliminar
  38. Al principio todo el pensamiento pertenece al amor.
    Después todo el amor pertenece a los pensamientos.
    Lo de las rodillas es una putada.
    Un placer leerte de veras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El colágeno, su pérdida, que hace que articulaciones y piel se vean desfavorecidas, es una putada. Realmente, pero claro, si con la edad siguieramos como unos pipiolos, aceptaríamos fatal partir :-)

      Muchas gracias, Charly. Un abrazo

      Eliminar
  39. Y es que la escalera es como el viaje de la vida.

    Muy buen relato.

    Besos enormes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues así lo veo yo. Y así ha de ser, pretender tener la agilidad de joven en la vejez, o la sabiduría en la juventud, sería absurdo.

      Un abrazo grande, María

      Eliminar
  40. Une bellísima historia, que pinta perfectamente nuestras estaciones...

    Paz

    Isaac

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te haya gustado, Isaac. Por la paz, siempre.

      Un abrazo

      Eliminar
  41. Asi es la vida, unos quieren subir y otros quieren bajar. yo quería crecer muy rápido y después ya quería regresarme, saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto, deseamos ser adultos, pero cuando cumplimos los cincuenta, o peor, los sesenta, se nos hace cuesta arriba lo de empezar el descenso e ir de bajada :-)

      Un abrazo y feliz día

      Eliminar
  42. Una buena manera de reencuentro del pasado con el presente

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay un punto, sobre los cincuenta años, que es inevitablemente ver que estás ahí como en mitad de la escalera, y haces balance.

      Un abrazo y a por un domingo amable

      Eliminar
  43. El que desea subir o bajar inventa las escaleras. En el peor de los casos, las inventa donde nunca han habido.
    Salud-os







    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese concepto me gusta. Ver, o imaginar escaleras que no son tales. Porque la vida al final es en horizontal, tal vez con escalones.

      Un abrazo grande

      Eliminar
  44. Muy bueno! Nos pasamos la vida deseando quemar etapas en lugar de disfrutar cada una de ellas. La vida es así como la cuentas y tu relato es maravilloso... Esas escaleras, ese encuentro que interpreto como una lección de vida, en la que el mismo personaje se encuentra consigo mismo... Su yo... sin tiempo ya. Y su otro yo... quizá pudiendo aprender a vivir más intensamente su presente.

    Bravísima! 👏🏼👏🏼👏🏼👏🏼👏🏼👏🏼

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Quemamos etapas que no tenían prisa. Es como quemar neumáticos en una salida de semáforo que no implicaba cambio en el destino del coche.

      Un abrazo y feliz tarde

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.