miércoles, 23 de mayo de 2012

Avatar de naipes y amapolas.



Un proyecto de escalera. Esboza a duras penas en su mente, un posible castillo con almenas.

Primer movimiento: Cae una pieza. Sus aplicados dedos se esfuerzan en reconstruir el tramo que cayó por el agitado viento de la vida ya arrebatada, la soledad impuesta, la amarga realidad que le aprisiona. 

Se desmorona la estructura si es de aire y empeño ciego. Trastabillan los puntos de referencia. Se difuminan las líneas. Se descompone la maquinaria de los relojes.

Nadie estará allí si el frío arremete.
Nada verá la caída de las cartas en la mesa.

Nadie. 
Nada. 
Nadie.


El castillo de naipes descansaba esparcido sobre las teclas de un pc,  en la mesa de una sala de estar, que no existía.

Suenan unos ecos entrecortados, en vuelo rasante por los circuitos de la placa base.


5 comentarios:

  1. Aire, sólo aire, envuelve un castillo de ilusiones, convertida en un montón de cartas.
    Cartas que reposan de sus juegos entre un teclado sin letras.
    Letras perdidas entre palabras, que son sólo aire. Aire, nada, nadie.
    Si te place.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me place, cómo no.

      La acepción de la palabra "avatar" me hizo pensar en quien habita bajo la piel de un rol.
      http://es.wikipedia.org/wiki/Avatar_(Internet)

      -Cartas. De restaurante. Que inspiran sabores, pero que no dicen nada más para alimentarte. Puro aire.
      -Cartas de baraja francesa. Imagina el Jocker, que no dice nada, con su aspecto peculiar. Puro aire.
      -Cartas de navegación. Que informan del trayecto de posibles destinos, con precisión, que en tierra, te dice nada. Puro aire.

      En fin. Las palabras. Siempre dando juego.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Avatar, reencarnación terrenal de un dios indú, en este caso Mojiní.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Albada. Me ha parecido trite, no se bien el motivo, tengo sensación agridulce. En cualquier caso me gusta y mucho, tiene una melodía dura y suave. Me gusta y mucho, pero me da algo de miedo, y me atráe tambien. Me transmite frío y me invita a desnudarme. Me gusta y mucho. De eso estoy seguro.
    Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una reflexión sobre la soledad, disfrazada de vida social virtual, sí.

      Por eso, seguramente, te pareció triste.
      Si sentiste frío, me gusta, y mucho.

      Un abrazo

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.