sábado, 12 de mayo de 2012

Noche en vela


Composición tomada de Google



Ay noche insomne de amor.
                           Peinada con luna llena,
                                                gastamos  lluvia de estrellas,
                                                                                       sin desterrar el temor.


                                                                                      Por lo que nunca ocurrió:
                                                       eslabones de cadenas,
                               deshilachados de pena…
despiertos nos halló el sol.

5 comentarios:

  1. Tensión reconocida ante el transcurrir de una noche perdida para un amor escondido entre los pliegues de unas penas que no ocultan su ser.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que eso de leer según qué poetas a según qué hora, es lo que tiene. Aproveché para ver distribución de frases, colores de tinta...
      Y como me gustó, lo colgué. Voy a seguir buscando puesta en escena de textos.

      Un abrazo.

      Eliminar
    2. Este Federico grande.
      Magia de sangre y destello,
      como de mano en tu cuello
      que atrapa hasta desangrarte.

      Leía, entre otros, como bien imaginarías
      Noche del amor insomne

      Noche arriba los dos con luna llena,
      yo me puse a llorar y tú reías.
      Tu desdén era un dios, las quejas mías
      momentos y palomas en cadena

      Noche abajo los dos. Cristal de pena,
      llorabas tú por hondas lejanías.
      Mi dolor era un grupo de agonías
      sobre tu débil corazón de arena.

      La aurora nos unió sobre la cama,
      las bocas puestas sobre el chorro helado
      de una sangre sin fin que se derrama.

      Y el sol entró por el balcón cerrado
      y el coral de la vida abrió su rama
      sobre mi corazón amortajado.

      Eliminar
  2. Qué tendrá la luna, la noche y las estrellas que eclipsan al sol.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿¿¿...??? eso me pregunto yo.

      La magia del sol,
      La de la luna,
      la de un poema de amor.

      Están investigando. Cuando sepan algo, hasta yo, que no tengo nada de lunáticas influencias, miaré que no haya luna cuando lea, por enésima, depende qué poemas, depende qué poetas.

      Un abrazo.

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.