jueves, 24 de enero de 2013

Cuentos para ser feliz





Voy a plantar mi carpa de mar
en la plaza, entre arrecifes
de olor a  algas y a realidad.

Quiero un desayuno con perdices,
y entonar el  grito de libertad
del mejor... de los finales felices.

Pero mirando al mar. 

6 comentarios:

  1. Ignoramos si en esto que nos dices
    hay más deseos que realidad.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los deseos se escondían
      en la realidad pretendida.
      Con dosis diminutas de armonía
      ....entre las cosas vividas.

      Un abrazo

      Eliminar
  2. Y colorín colorado este gran cuento, pues tan solo ha empezado. Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entre el "...Erase una vez y el final de un cuento, hay un trayecto tan abierto, que en ocasiones el final es el principio de otro cuento, de otro..."...Erase una vez.

      Este final de un casi soneto, está sin el principio del mismo.
      Pero en mi mente, y en una cuartilla, está.

      Como los cuentos, cuentos son...
      dejo su principio
      a tu imaginación.

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Muchas gracias Albada por este soplo de aire optimista y valiente en los tiempos que corremos, bien adornado por esa musiquilla llena de buen rollo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son tiempos extraños, donde los valores está en proceso de cambio. Las conciencias en estado de reflexión y los ánimos montados en montañas rusas.

      Me pareció que dar una ventanita en forma de cuento era mi forma de dar un rayito de respiro. Un abrazo.

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.