lunes, 16 de abril de 2018

Hacerse adulto súbitamente

Los chavales se habían organizado, como otras veces. Se trataba de una ocurrencia intrascendente, sin otro objetivo que echar unas risas. Se trataba de una broma propia de chiquillos, a pesar de haber cumplido los doce años. El instituto  les quedaba  grande a sus rodillas peladas, por heridas de carreras enconadas para pillarse en el patio. 

Era tan sencillo como repetido. Poner la bolsa de papel inflada  en la silla de la maestra, para esperar la detonación posterior, con el conocido sonido intestinal y reír por horas, al recordarlo. Sin embargo algo fue mal. El profesor era el director, y no la señorita Eva, y además no llegó a sentarse en el sillón, ni una cara lívida y posterior caída del profe sobre la tarima auspiciaba un final con risas. Pronto otras detonaciones perforaron la ventana del aula, ante la consternación de los bromistas, quienes  se escondieron, como el resto de alumnos  bajo los pupitres, sin comprender. 

Las noticias insistían en que un alumno del último curso, había entrado en el centro de secundaria, armado con una automática robada al padre, un guardia civil de intachable historial. Ese día, cuatro chavales volvieron a casa siendo adultos, y mantuvieron el ceño ceñido durante semanas.

18 comentarios:

  1. El guardia civil de intachable historial haría bien en guardar mejor la automática.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las armas son un peligro siempre, en manos de un joven, tal vez enfadado, pueden ser una tragedia, donde lo de menos son los chavales bromista.

      Un beso

      Eliminar
  2. Las armas, siempre lo más lejos posible y si no existen mejor.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No conducen a nada bueno. Aquí a unos chavales les roba la infancia de cuajo.

      Un beso

      Eliminar
  3. Las armas son siempre un peligro y no solo las de fuego. Cualquier objeto cortante, un cuchillo de cocina, un cutter, unas tijeras, pueden convertirse, en las manos de un demente, en un arma mortal. Tendríamos que preguntarnos que hemos hecho mal y que seguimos haciendo mal para tener una sociedad tan enferma.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La sociedad está enferma.estoy de acuerdo. Las armas son muchas, incluso psicológicas. Hacer daño parece un deporte, cuando sabemos que el bien redunda en mejoría de uno mismo.

      Un abrazo grande. Feliz lunes

      Eliminar
  4. Es un relato y como tal lo debemos tomar, no es el caso entrar en que los guardia civiles no tiene armas largas en su domicilio, que tampoco son necesarias si alguien quiere hacer daño, que afortunadamente esos sucesos son escasos aunque con uno ya sobra uno. El relato que es a lo que venimos, está muy bien planteado, empiezas con un nivel alto de optimismo y repentinamente llega un final (triste) casi sin pasar por casi por el conflicto. Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es la mirada del chaval. La infancia busca ruidos, gusta de petardos, de sensaciones sonoras, de la compañía de un grupito donde expresar su malicia aún infantil. A veces hay un suceso, casi siempre trágico, que les lleva a madurar a mamporros. Ese era el tema, aunque, tal vez los tiros fueron excesivos. Bueno, para un niño sirio no habrían sido novedad ni la broma pudiera haberse urdido en mi texto.

      Un abrazo y feliz martes

      Eliminar
  5. Es triste que la madurez no llegue poco a poco, cuando le toque.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. la madurez a golpe de mamporros no debería llegar nunca. El tiempo de sentirse niño durante años, conviviendo con la adultez sólo a ratos es la manera de llegar a madurar sin traumas.

      Un abrazo

      Eliminar
  6. Es triste eso de los niños que quieren jugar y la vida que les mutila la niñez.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay millones de niños en esa situación. Los niños soldados es la versión más perversa de lo triste que llega a ser alguna realidad.

      Un abrazo y feliz martes

      Eliminar
  7. Desgraciadamente, ahora no hace falta una automática robada, para hacer un daño irreparable, se puede hacer con ese "móvil" al que todos tienen derecho a partir de los 12 años.
    Brillante relato.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hace falta una pistola, en efecto. Muchos chavales, sobre todo chicas, descubren de manera súbita que la infancia se les escurrió entre los dedos por alguien que abusa de su inocencia y su inexperiencia. La maldad se ejerce en muchos flancos, así que crecer de golpe no precisa de asesinatos en directo, que cada vez son más los que se asoman a través de las pantallas.

      Besos

      Eliminar
  8. Y además, muchas veces, por circunstancias que marcarán sus vidas… Son tantos los ámbitos y situaciones en las que a esos niños les es arrebatado el derecho natural de la infancia…

    Muy bueno, querida amiga. Un drástico giro que no deja indiferente…

    Bsoss enormes, y muy feliz noche.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, Ginebra. No tiene que ser una broma convertida en tragedia, pero era una manera de hacer visible la necesidad de traspasar la barrera de la infancia a golpe de coces de la vida.

      Me alegra te gustara. Un beso grande y feliz miércoles

      Eliminar
  9. Es triste que haya gente que haga daño a niños o jóvenes, rompiendo su inocencia, que en lugar de jugar tengan que aprender de la maldad, y es que hay armas que son balas con palabras.

    Un placer disfrutar de tus texto.

    Besos enormes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nadie debería hacerse adulto tan de golpe, porque hay demasiado tiempo para ser mayor. La adolescencia se ha alargado, y a veces pienso que en exceso, pero cuando uno calcula el tiempo de adultez que hay que pasar, con responsabilidades, casi que me parece bien.

      Un beso grande, María

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.