miércoles, 25 de abril de 2018

Empieza el calor


Ella permanecía dormida. Casi a salvo en la oscuridad de los diversos almacenes por los que había pasado. Llegó un día en el que sintió que la movían para dejarla reposar,  hasta entrar en un nuevo letargo. Más corto. En otro traslado sintió nacer cosquillas en sus entrañas, cuando un delicioso frescor atravesaba su vestido. Un mediodía, sintió, de repente, que una mano ceñía su cintura, qué placer. Un sonido metálico le había  despertado, como un interruptor de vida que jamás había experimentado.
  
Entendió entonces su destino, comprendió la verdad de su existencia, su razón de ser,  cuando miles de burbujas estallaron en su interior, llenándola de una felicidad redonda y sin fisuras. Cuando se sentía más  a gusto, con la plenitud de saberse viva y plenamente feliz, la sensación poco a apoco fue pasando, de trago en trago, hasta que fue sintiéndose cada vez más vacía, más usada, más manipulada, y más triste, hasta que, al final de su conciencia,  se sintió morir. 

Lo último que pudo percibir después fue que la arrugaban, hasta que se durmió, definitivamente, en el cubo de reciclado de plásticos y aluminio de la cocina de Paula


20 comentarios:

  1. Me acabas de "chafar", con ese final, mi agradable costumbre de mi bote de cerveza fresca de la mediodía.
    Besos y admiraciónes por tu imaginación.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cada cosa tiene su porqué, y esas cervecita del mediodía estival no se perderá por un relato. Es un placer sencillo y barato, como el gazpacho, muy asequible para contrarrestar el calor, así que tranquilo :-)

      Besos

      Eliminar
  2. Una vida efímera, sólo para dar placer una vez. :)
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dura más que una amapola, pero ambas son placenteras. Vida corra si, pero con sentido.

      Un beso

      Eliminar
  3. Así es la felicidad, rebosante de burbujas como la cerveza, y al final, termina disipada, porque no siempre es eterna.

    Por cierto, mmmm me dan ganas de tomar una cervecita.

    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, la felicidad es eterna mientras está en nuestro corazón. Lo bueno de disiparla, como las burbujitas, es que hace cosquillas en el alma.

      Yo acabé tomando una cervecita, ya ves ;.) Un beso grande, María

      Eliminar
  4. Me has despertado las ganas de tomarme una cervecita 🍺😁

    Muy bueno. Bonita y original perspectiva la de la lata y sus burbujeantes sensaciones…

    Un placer, amiga.

    Bsoss enormes, y feliz tarde!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una perspectiva necesaria, porque la cerveza, la rubia esa del verano, es una fuente de placer al que no valoramos

      Un beso grande, y habrá que brindar con cerveza por muchos ratos felices con ella

      Eliminar
  5. Tú las tratas mejor.
    Mira yo lo que hice:

    COKE LIGHT

    Me tienen mucho miedo
    las latas de Coke Light
    ellas no lo saben
    pero oigo
    como cuchichean
    y como tiemblan
    cada vez que paso
    cerca del frigorífico
    y para asustarlas
    de vez en cuando
    abro rápido la puerta
    y les grito por sorpresa:
    UHHHHHHHHHHHHHH!!!
    y ellas burbujean
    del todo aterrorizadas
    luego cierro de un portazo
    sin llevarme ninguna
    y un buen rato después
    cuando están confiadas
    me acerco sigilosamente
    a la puerta del frigorífico
    la abro de un zarpazo
    atrapo a una de ellas
    le arranco la cabeza
    y me la trago sin compasión.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja. No te lo había leído, pero me he reído más con tus latas cuchicheando que la mía solitaria

      Un beso

      Eliminar
  6. Esa es una de las cervezas que mas me gustan, es la que suelo beber pero en botella, así que no la puedo espachurrar. Abrazucos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No la aplastas tras beberla, pero seguro que el vidrio vacío te hace sonreír cuando ves el botellín, que también se recicla fácilmente. El placer es el mismo, aunque yo prefiero, aún usando de lata, tomarla en copa cervecera.

      Un abrazo y feliz jueves

      Eliminar
  7. Así es la existencia. Expectación, explosión, felicidad y desasosiego. Y al final, todos en la basura.
    Pero mientras dura, disfrutamos cada uno de los placeres. Como esa cerveza bien fría cuando llega el calor.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es el ciclo de las cosas. Coincido en que mientras la existencia es el presente, vale la pena aprovecharla, de manera lo lo más plena posible

      U saludo

      Eliminar
  8. Hay que ser muy vocacional para morir satisfecha en acto de servicio y recibir como compensación que tus restos vayan a parar a un cubo de basura.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La razón de ser, cómo no. La conciencia de acto de servicio no sé yo si la cerveza la tiene, pero quién sabe. En serio, esos tragos frescos cuando hace calor, con ese punto de amargura, bien valen la espera previa.

      Un abrazo

      Eliminar
  9. Hola, me acabas de inducir a cultivar el gusto del paladar. Pese a mi dolencias esporádicas por culpa del ácido úrico. Te haré caso, una al año no hace daño

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué alegría que da esa cervecita. El placer efímero, sonriente, rubio y sin pecado.

      Brindo por un rato precioso con esta rubia en copa. Un abrazo

      Eliminar
  10. Respuestas
    1. Historia de burbujas. Pero qué efímera felicidad nos ofrecen

      Un beso

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.