viernes, 20 de abril de 2018

Atraco sorpresivo



El atraco había salido fatal. El arma que pudieron comprar en el mercado negro resultó tener más peligro que no haberla llevado. Los meses de planificación no habían dado el fruto deseado. Pablo y Tomás habían estudiado detenidamente el lugar, el sistema de vigilancia del local, así como las costumbres del propietario y las de su ayudante, pero sin embargo, llegado el día, todo salió mal. 

Pablo acabó esposado, con la mano derecha hecha un amasijo de carne, resultado de una detonación chapucera, y con  el viejo Tomás muerto de un único disparo de bala. El atraco requirió un estudio de trayectoria del  impacto, un informe de balística sobre el arma usada, ya que la policía insistía en que ellos no habían hecho disparo alguno, y un sinfín de asistencias al excusado por parte de Pablo, quien estaba harto de dolor y de laxantes. Pasaron los días y no había rastro del botín. 

La autopsia dejó claros muchos puntos de la investigación a esa joyería. Es en el depósito de cadáveres donde se pierde todo rastro de los sustraído. La policía piensa que el forense, ahora en paradero desconocido,  al hacer la autopsia sí que extrajo alguna conclusión del paradero de los diamantes .

18 comentarios:

  1. Parece que los meses de preparación, finalmente, sí habían dado el fruto deseado.

    Magnífico.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También creo que sí valía la pena, para el forense cuanto menos no hay duda

      Un saludo

      Eliminar
  2. Mucho humor soterrado en ese brillante micro relato.
    Eso ocurre por comer a deshora.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin humor la vida seria menos vida. Me alegro que los brillantes no se te hayan indigestado.

      Besos

      Eliminar
  3. Muy buena vuelta de tuerca, y tan buena para el forense! 😁

    Siempre un placer leerte, querida amiga.

    Bsoss enormes, y feliz finde 😘

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me pareció un final insólito, porque no me imagino a un forense implicado. Me divertí escribiendo, eso sí.

      Un beso grande y feliz finde

      Eliminar
  4. Me ha encantado, el humor le ha dado hablando de algo tan serio como unos brillantes es un punto magnifico. La imagen me ha recordado a una canilla de maquina de coser (cosas mías) abrazosss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El humor es necesario. La imagen es una escultura, mide como un metro de altura. Me sugería una opulencia, mira, coas mías :-)

      Un abrazo y feliz finde

      Eliminar
  5. El atraco es de Pepe Gotera y Otilio venidos a atracadores.
    Muy bien traído el relato.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No se puede frivolizar un atraco con resultado de muerte, pero aquí era quitar hierro, y diamantes, :-)

      Un abrazo

      Eliminar
  6. Y eso que lo tenían tan estudiado y luego resulta que salió fatal, si es que está visto y comprobado que no se puede planear las cosas, al final salen patas arriba.

    Cuánta imaginación tienes para escribir todo tipo de relatos, siempre me dejas impresionada, te felicito, por tu buen hacer.

    Más besos enormes, preciosa, y feliz noche.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Salió fatal. Aquí era poner un punto de humor a un robo. No sé qué les llevaba a planificar el atraco, pero quise poner humor.

      Un beso grande y gracias por tu lectura. Feliz fin de semana, sin tropiezos

      Eliminar
  7. Mira el forense... si es que no te puedes fiar de nadie.
    El relato es muy bueno.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya nadie está fuera de sospecha. Es una idea peregrina, porque een realidad estoy segura que jamás pasaría algo así, pero la ficción es así de caprichosa

      Un beso

      Eliminar
  8. Un poco chapuceros eran, y el forense... un aprovechado.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Podía estar muy mal diseñado, pero aquí es un canto a la chapuza.

      Un beso y feliz domingo

      Eliminar
  9. Como dice el dicho, "la ocasión hace al ladrón". Al final cada uno ve por su propia conveniencia. Es cuestión de tener la oportunidad perfecta para dar rienda suelta a lo que suprimimos.
    Te dejo un abrazo, Albada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo. Ante un botín, en lo que debería no tener nada que ver, aprovecha la ocasión. Aunque la policía no es tinta, dicen.

      Un abrazo

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.