viernes, 6 de abril de 2018

Soterrado o a plena luz



En un país donde los asuntos turbios se denominaban “casos”, usando nombres de frutos, o de correas trasmisoras o de tantos por cientos, un periodista se preguntaba en voz alta.

-¿Cuándo escucharemos decir a la estudiante “yo destapé el caso máster”? Porque está claro que ella es una víctima. Esos catedráticos, esos rectores y esos profesores fueron quienes conspiraron para endilgarle un máster que ni quería ni necesitaba, porque su curriculum ya era brillante y suficiente para presidir un alto cargo del Gobierno.

Ha dado Ud. en el clavo- contestó su compañero de redacción, un becario que cobraba quinientos euros por tener el privilegio de hacer ocho horas diarias de prácticas- Fue la universidad la que forzó su inscripción en el máster en contra de su voluntad, la que aprobó sus asignaturas sin haberse presentado, la que le dio el acta falsificada y el diploma, y todo eso lo hizo para desprestigiarla, a pesar de considerarla amiga de la Universidad.

- Sin duda, un complot donde hasta falsificaron firmas para empujar a una dimisión que no se producirá, eso sería inaudito en este país.

-  No podía Ud. haberlo explicado mejor

- Ahora, por favor, escanea estos documentos, por si podemos publicarlos, porque igual nos censuran

- Vale, ya bajo- dijo Manuel, haciendo acopio de unas carpetas con muestras de malhumor.

Los becarios de la Facultad de Ciencias de la Información siempre se quejarían de que la fotocopiadora con escáner estuviera en el sótano

Inspirado en una conversación real


16 comentarios:

  1. Y vamos pasando hojas de una historia que cada vez tiene mas páginas para reciclar, quizá deberíamos cerrar el libro. Sueño que se para el mundo y apeamos a los idiotas, luego me veo a mi misma bajando las escaleras. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los idiotas somos muchos, y los listos se salen con la suya en demasiadas ocasiones, pero como puede comprenderse, ese país no existe, porque el descrédito que tendría una Universidad con una ficción así, sería monumental. No creo que una Universidad, a fecha de hoy, y en Europa, pudiera estar haciendo tal ridículo

      Bajaremos las escaleras, como seguramente lo haría quien siguiendo órdenes, hubiera cometido delito de falsedad en documento público. Un delito, sin duda. Un abrazo

      Eliminar
  2. Esta historia todavía está inconclusa, hay capítulos por añadir...:)
    Podrás hacer una saga interesante, siempre que no se canse el becario de bajar y subir escaleras.
    La susodicha, que creo que sé a quién te refieres, le interesaba el master para poder ser profesora, eso era cuando la continuidad de su carrera política no estaba tan clara.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, es que las puertas giratorias no dan para todos, alguno, al retirarse de la política, habrá que endosarse en universidades, y sin máster no hay doctorado ni cátedra. Pero en ese país imaginario también se puede dar que la política se judicializase, y problemas graves estén manos de jueces, o de interpretación de delitos según los países.

      Son países de pandereta, que no debían existir ya, a estas alturas del partido. Un beso

      Eliminar
  3. Lo que más me impresiona es la cara de cemento de la interfecta. Todavía osa decir que no tuvo trato de favor. Le regalan un titulo, sin dar un palo al agua, ella lo acepta y encima culpa a la Universidad.
    Y se auto nombra adalid contra la corrupción. De vergüenza.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, estos países son pocos, afortunadamente. Te paso link de casos de dimisión en países normales https://www.elplural.com/politica/2018/04/05/los-politicos-que-dimitieron-por-plagiar-una-tesis-o-falsear-el-curriculum-y-no

      Besos

      Eliminar
  4. En España ha pasado, con alguien de un gobierno de un partido corrupto, que seguimos votando mayoritariamente, con una oposición de partidos corruptos, y unos separatistas de partidos corruptos. Toda esa corrupción la votamos. Se va votando según la sensación que cada ciudadano tiene sobre un baremo de corrupción individual. Lo de la Universidad demuestra que la corrupción no está instalada sólo en la política.
    Por otro lado, ya se sabe lo que ocurre en la s universidades, las injusticias con las cátedras, con los becarios, como se "paga" en ellos las enemistades de los cátedros, etc, etc, etc...
    Otro día hablaremos de los empresarios, de los sinvergüenzas de los promotores de viviendas...

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese país, ficticio, en mi texto, tiene una corrupción endémica, y en parte por la impunidad con la que se han ido de rositas los que la han practicado, y practican. Los votantes pierden horas hablando de posturas o trapos de unas reinas, por decir un tema banal, y no sé si, como dices, han de elegir entre partidos no por programas electorales sino por quién creen que está menos afectado por la corrupción en sus filas

      Un pena. Los becarios, o las empresas que los contratan con nulas garantías y sin cotizaciones normales, también se dan en los ficticios países que hablamos. Un saludo

      Eliminar
  5. Y qué cierto aquello de que la realidad supera a la ficción… Uno ya no sabe hacia dónde mirar, y a qué o quién creer, pero, lo peor de todo, es que la mayoría quedan indemnes (y lo que se reirán a nuestra costa)

    Buena historia, que visto lo visto, la vivimos a diario...

    Bsoss y abrazos, y muy feliz finde, querida amiga 😘

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La impunidad o el precio muy bajo de ser corrupto es una lacra. Yo creía que los políticos debían ser personas intachables, porque son mirados, votados y pagados por la ciudadanía, pero hay países en los que a los honestos se les ve como un idiota.

      Un beso grande, y muy feliz finde

      Eliminar
  6. Los honestos o se corrompen o se marchan aborrecidos, porque no tienen cabida.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hasta ahora ha sido así. Te explico un caso. Una partida de alumbrado público en un pueblo. Se presenta un presupuesto, el alcalde exige que se infle con un tanto por ciento, pequeño, para su uso, el contratista se niega en redondo, y el alcalde automáticamente le avisa de que su negativa hace imposible que vuelvan a aceptarle ningún trabajo. Que ni lo intente. Así fue. Jamás le aceptaron presupuesto alguno ni ese ayuntamiento ni los de su alrededor del mismo partido.

      Los honestos, llegado un tema moral de ética, se alejaban de la política, y así nos ha ido. Un abrazo

      Eliminar
  7. Al final acabaremos escupiendo en esta asquerosa democracia.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nos falta mucho camino para tener integrada la democracia. No me cabe duda, porque ciertas cosas, procesos ahora abiertos, llevaron hasta a jueces a inhabilitaciones.

      Un pena. Un beso

      Eliminar
  8. Y lo peor de todo es que aquí nadie dimite, todo se tolera, y se pasa página ¿pero cómo podemos consentir tanto? te juro que cada día estoy más asqueada de las cosas que están pasando en España.

    Besos enormes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues hay momentos en que uno no entiende a las votaciones. Mejor dicho, a los votantes de algunos partidos. Es un problema eso de la corrupción y el amiguismo que sigue campando por nuestros lares. Son como cortijos. El amo hace y deshace. Sin más.

      Un beso, dulce María.

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.