viernes, 7 de agosto de 2020

En el azul del mar

Imagen de oceanramsey

Javier se había propuesto desde niño ser un profesional valorado. Su madre al principio estaba muy ilusionada, eso de que quisiera ser veterinario le parecía una profesión bonita, muy del estilo del hijo, quien con las mascotas tenía buen ojo y buen corazón. Eso de que tuviera que hacer los estudios de grado en Canarias le parecía extraño en un primer momento, pero luego supo que sólo allí se cursaba Ciencias de Mar, así que, con poca alegría, aceptó el plan de estudios.

Javier fue un alumno aplicado. Su madre nunca supo el trabajo concreto que hacía, pero cuando la llamaron para avisarle de que estaba hospitalizado, se le encendieron todas las alarmas. La foto que le habían hecho antes del incidente le puso los pelos de punta. En el avión sólo daba vueltas a cómo era posible que su hijo hubiera sido tan irresponsable.

─Pero vamos a ver, ¿a quién se le ocurre hacer de dentista de tiburones? -preguntó así que le vio en la habitación del hospital
─ A mí, mamá,-respondió Javier- Parece que esas locuras solo se me ocurren a mí.  Pero no sabes qué dolor parecía tener en un diente.

Tras el incidente Javier regresó a Barcelona, y ahora ya cursa tercero de veterinaria, donde su mano biónica   ya no causa curiosidad  a nadie.

48 comentarios:

  1. Muy buen relato Alba... A mi veterinaria me parece una de las profesiones más importantes y bonitas.. y no nos queda otra que aceptar lo que nuestros hijos quieren ser.
    Te deseo un bonito domingo, abracitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una profesión preciosa, pero la final como dices, hay que dejar que sean los hijos quienes elijan su destino.

      Por una noche dominical bonita para ti.

      Eliminar
  2. Oceanografía es una carrera muy bonita, pero con poca salidas,como de costumbre.
    Mejor curar animales de tierra, los tiburones son escualos con dedicación especial.
    Qué imaginación tienes más amplia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, mejor y más tranquilo. Sin embargo hay quien tiene claro que quiere esa vida, tipo Jacques Costeau.

      Bueno, la imaginación es que sigue sino gratis, lo que para mí es ventaja segura. Un abrazo, y gracias, amiga.

      Eliminar
  3. Javier debería haber sido bombero... por lo de las ideas, claro.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Moraleja: No intervengas a un paciente que no ha sido correctamente anestesiado...

    ResponderEliminar
  5. Un maravilloso relato en este mundo de Dios donde no entendemos la vidad de lo que nos rodea hoy.Abrazos ...mil...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y menos la del mar, parece, pero bien que sabemos dejar residuos en los mares, ahora hasta mascarillas :-)

      Un abrazo

      Eliminar
  6. Que final tan terrible para este lindo relato. Ellos eligen lo que quieren ser. Saludos amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No les tenemos para que cu`plan nuestros sueños, sino los suyos qué cierto.

      Un abrazo

      Eliminar
  7. Jajaja
    Un dentista con plus de peligrosidad
    Que bueno!!
    Besos, amiga

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La imagen era demasiado tentadora :-)

      Gracias, amigo. Un abrazo

      Eliminar
  8. T ienes mucha
    I maginación.
    B iónica mano
    U sada para
    R eparar
    O tra
    N ueva caries.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Amigo. Ciertas Ideas Asoman Simplemente. Y son un fracaso

      Un abrazo

      Eliminar
  9. Será un especialista único, muy cotizado sin duda. Los tiburones también tienen derecho a ir al dentista.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jaja, pues si existiera, un dentista de tiburones iría bien :-), si bien con tantas filas de dientes, igual no lo necesitaban mucho :-)

      Un abrazo

      Eliminar
  10. Impresionante. Ese era el temor que tenía con mi hija: que llevara su amor por las mascotas a estudiar Veterinaria.Al final lo suyo se ubica en la rama de las Matemáticas mas sutiles: la Música.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Armonía mejor que la de anatomía de animales, dónde va parar. Los hijos han de seguir sus sueños, sus intereses, sus gustos y actitudes.

      Un abrazo

      Eliminar
  11. Que manera tan insólita de ejercer la veterinaria.
    Con un serio inconveniente, que parece haber sobrellevado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Hay profesiones demasiado arriesgadas. Buen relato.
    Besos apretados.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí es ficción, pero los que hacen rescate en montaña, por poner un ejemplo, son personas que llevan el trabajo a límites enormes.

      Un abrazo

      Eliminar
  13. Boa tarde. Aqui no Rio de Janeiro de vez enquanto as baleias nos surpreende e aparecem das praias. Beleza enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La foto es preciosa. Seguro que en las playas de Brasil se ven cetáceos como delfines y ballenas , y tiburones. Un abrazo

      Eliminar
  14. Mais é um profissão perigosa essa.

    ResponderEliminar
  15. Los dentistas no nos caen bien a nadie.
    Ni peces ni humanos.
    sonrío.
    Un placer leerte
    Beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Caen mal, pero son necesarios. Para los peces es una profesión que no me la imagino ¡Eh?

      Un abrazo , y gracias

      Eliminar
  16. Madre mía!!! Que buena persona, a quien se le ocurre atender sin anestesia a un tiburón?
    Me hizo gracia el relato. Pero que buen corazón 💗 el de Javier.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay quien, por ese enorme corazón se juega la vida. Claro, esto es ficción, pero hay profesiones muy peligrosas.

      Un abrazo

      Eliminar
  17. Hay pobrecito y yo que le tengo
    pánico a los dentistas,pobre
    tiburón, tienes una imaginación
    wowwww.

    Besitos dulces
    Siby

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que los dentistas siempre nos producen un cierto temor.

      Gracias, Siby. Un abrazo, y feliz día

      Eliminar
  18. noooo con el miedo que yo le tengo a los tiburones... y a los dentistas! creo que hiciste una conjunción ideal de mi miedos máximos ja... saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La imaginación. No creo que sin anestesia se toque a ningún animal en libertad, pero la imagen me hizo pensar ene so, en la mano de quenas se acerca tanto. :-)

      Un abrazo.

      Eliminar
  19. ¡Por suerte no se le ocurrió dárselas de proctólogo!

    Va un abrazo.

    ResponderEliminar
  20. Me cae bien Javier. Por las locuras que se le ocurren y por seguir preocupándose por su paciente aunque le haya costado la mano.

    Muy original. ¡Dentista de tiburones! Ni loca lo hago yo.

    Un abrazo grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que imaginarse a Javier es ver cuánto ama a los animales marinos. Pero claro, llevar al límites las profesiones sólo ocurre en la ficción.

      Un abrazo

      Eliminar
  21. a mi me encanta el mar, desde luego es un texto muy interesante, me ha encantado, aunque yo los tiburones, mejor lejos, jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mira que me gustan los animales, pero los escualos es que me Dan como repelús, no serviría para trabajar con ellos.

      Un abrazo

      Eliminar
  22. Qué bueno! Tienes muchísima imaginación.
    Parece que el chico era muy intrépido. Dentista de tiburones! Eso no se le puede contar a una madre jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Intrépido o inconsciente :-). Muchas gracias.

      Un abrazo

      Eliminar
  23. Pero este Javier, cómo se le ocurre hacer dentista de tiburones, jajaja. Mira que me he reído. Me encanta cuando a tus relatos les das ese punto de humor, sobre todo cuando menos lo espero.
    Sigo el repaso, un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues qué estupendo, yo me divertí muco escribiendo, y es eso lo que captas :-). Imaginar aun Javier muy buena gente, pero temerario me hizo reír :-) .

      Pobres madres...también :-) Un abrazo

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.