Translate

lunes, 27 de diciembre de 2021

Baile con abanico, para Dulce



 Baile de salón, de Dulce

La invitación era sucinta, minimalista y franca. Se ruega asista con un abanico. Sólo un abanico me parecía poca prenda, y de nulo abrigo para estas fechas de fin de año, así que, una vez escogido el complemento, (me decanté por uno de plumas, con un cierto aire egipcio), sólo me quedaba elegir mi atuendo.

No quise usar más color que el negro, que, bajo el tono azulado de mi abanico, luciría sin quitar esplendor al propio abanico. Era entallado, con una falda de sirena y un escote palabra de honor. Me embutí unas medias de rejilla y elegí unos zapatos de salón. Me maquillé lo justo para engalanar mi mirada azul y mis labios frambuesa. No soporto ese aspecto de meretriz de algunas mujeres que confunden la evocación y la intriga con un erotismo de saldo.

A las diez, hora elegida para iniciar el encuentro del baile de fin de año, estaba en la puerta del castillo.  El anfitrión llevaba antifaz con lentejuelas rojas y negras, y un abanico muy varonil. Nos besamos las mejillas. Su aroma era a musgo y almizcle, un perfume denso que quedó sobrevolando por mi cuello, y que, en mi afán por oler mi propio perfume afrutado intenté disolver, o atenuar con movimientos enérgicos de mi abanico.  

El ponche estaba exquisito, y las delicatessen las encontré muy acertadas. Poco que ver con esos bombones de anuncio en casa de un embajador. El anfitrión iba y venía, agasajando a todos, con esa caballerosidad y hospitalidad que le caracteriza. Se paseaba por la sala, si bien dejé de verle un buen rato, tal vez tras una puerta que traspasó con la mujer de blanco y abanico japonés.

Otro caballero llevaba el mismo perfume, denso, y que quedó flotando cuando me entretuvo con unas anécdotas muy divertidas de su periplo en un viaje fotográfico por el Serengueti.

Yo abría mi abanico completamente, dejándolo a la vista, y con él me abanicaba cerca de la mejilla, por líbrame un poco del aroma, pero él seguía con su cháchara sin atender a mi vano intento porque se percatase de que prefería estar sola, pero no hubo manera. Cansada, con dolor en un juanete, y sin saber cómo deshacerme del tipo del antifaz negro y abanico rojo, me escabullí. Sin despedirme de nadie, llamé a un Uber y regresé a casa. Al día siguiente me llamaba alguien que dijo llamarse Daniel. Yo tenía que recordarle, según él.

─ Sí mujer, que te hablé del Serengueti.

Dios, me dije, el pesado. No pude oler su perfume, lo que me tranquilizó un poco.

─ Estoy loco por volverte a ver. Con tu abanico dejaste claro que te atraigo, y quiero que sepas que tú a mí me atraes muchísimo.

─ Caray, no sé qué decirte, no tenía conciencia de enviarte mensaje alguno. 

─ Eras la mujer más elegante e interesante de la velada. ¿Podríamos quedar? ─ remató─.

Reflexioné un instante. Salvo su perfume, me gustó mucho, sobre todo su voz y su sentido del humor.

─ Con una condición, te veré si acudes sin colonia alguna.

De eso hace cinco años. Sin perfume ni abanicos, hemos construido nuestro paraíso, en el Serengueti. 

Lenguaje de abanico

47 comentarios:

  1. Bonito relato con ese final a que nos tienes acostumbrados.
    Un abrazo y feliz semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, los finales suelen ser otros principios, me creo :-)

      Un abrazo, y por una semana estupenda

      Eliminar
  2. Muy bueno el relato y con final feliz.
    Un abrazo.

    PD. Hace tiempo que te sigo, aunque no se porqué no me entero cuando publicas, de ahí el no tener comentarios mios.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Les pasa a dos amigos más, no sé este blogger a qué juega...bueno, jugar es bonito :-)

      Gracias. Un abrazo y por una salida de año excelente

      Eliminar
  3. Excelente relato Albada y que guapa luces en mi Baile, aunque ese Daniel no tenía invitación, siempre se me cuela alguien :D Mi gratitud por tu buen humor y por participar nuevamente de mi Baile, creo que esta es la tercera ocasión en que estás. Es un placer contar contigo.

    Un beso dulce y dulce última semana del año.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese Daniel se coló, porque vio mucho encanto, y tenía los ojos puestos en un anfitrión hospitalario y muy Dulce :-)

      Creo que es la tercera vez, ya se sabe...no hay dos sin tres. Un abrazo cálido, y por una salida de año de escándalo. O escandalosa, eso ya...a tu gusto :-)

      Eliminar
  4. Impresionante historia que me fascinó leer. Dejo mi más ferviente cumplido.
    .
    Continuación de felices fiestas. Feliz Año Nuevo.
    .
    Crementos poéticos y ensoñaciones
    .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que sigan las fiestas con felicidad, con amor, y con sonrisas.

      Ya te sigo el blog, y me gusta. :-). Un abrazo

      Eliminar
  5. Feliz Navidad y próspero año nuevo wapisima!!!
    Bsss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Igual para ti, con tanto gusto por las cosas bonitas.

      Un abrazo y feliz salida de año

      Eliminar
  6. Sacrificó su colonia por amor y parece que funciona. Un relato sorprendente como siempre. Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Era la trama, ese aroma excesivo para algunas personas :-)

      Un abrazo, y feliz día, Ester

      Eliminar
  7. Al final, perfumes a parte, el abanico viajó al Serenguetti.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Igual no, pero nolo sabremos. Las plumas toleran máal los cambios, traslados, humedad etc :-)

      Un beso, Alfred

      Eliminar
  8. Divertido y ameno tu relato, Albada. Me has hecho sonreír, con la falta que me hace :)

    Mil besitos para ti y feliz noche de máscaras ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A vecs se ha de forzar uno a reír, y luego la risa sale sola. No arregla los probelmas, pero alivia un ratito.

      Por una pizca de humor en todo lo que te pase. un abrazo grande

      Eliminar
  9. El baile anual del poeta. Con selectas invitadas.
    Original, divertido relato.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me había fijado, pero creo que invita a hombres también, y si no pues es igual :-) en algunas culturas se dan lso harenes, queno apruebo, ¿eh?

      Un abrazo, Demi. Fantástica salida de año

      Eliminar
  10. Que bonito Albada, te vi cuando iba bajando la escalera. Saludos amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El juanete me hizo cojear un poco, seguro que lo notaste :-)

      Un abrazo

      Eliminar
  11. Donde menos se espera, salta la liebre.
    Había que perdonarle su tozudez, porque ibas guapísima.
    Magnífico relato.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso pensé yo :-). Mucahs gracais.

      Un abrazo, Macondo, y por una feliz salida de año

      Eliminar
  12. Una cosa llevó a la otra, como suele suceder. Y vivir en el Serengueti no debe estar mal, en plena naturaleza, aunque quizá sí que necesitarán un abanico para combatir el calor y para espantar algunos bichos voladores, je,je.
    Tus historias, tan originales y tan bien contadas, son una delicia.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uno menos sofisticado que el que imaginé, jajaja. Era tentador que acabaran en pareja, eso sí

      Muchass gracias, Josep Mª. Un abrazo, y por una salida de año estupenda

      Eliminar
  13. Pues no acabo mal la fiesta. El abanico tenía todo un vocabulario especial que desconozco y no sé si esta totalmente perdido.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puse el enlace, porque es increible lo que se decían con ese complemento.

      Un abrazo, y gracias.

      Eliminar
  14. \m/ Poetisa \m/ ... Feliz 2022 ... Abrazos Heavy

    ResponderEliminar
  15. Tiene una aire a Memorias de África que me encanta.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jaja, nunca pensé en ese aire que tú encontraste :-). Pero qué halago.

      Un beso

      Eliminar
  16. Boa tarde. Obrigado pela visita e carinho. Desejo um ano de 2022 com muita paz e saúde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti. Una salida bonita de año te deseo.

      Un abrazo

      Eliminar
  17. Un final sorprendente. A veces una colonia nos gusta y nos atrae, otras nos produce rechazo. El olor es muy importante.

    Me ha encantado tu relato. Tus finales son geniales.

    Un beso
    Feliz Año 2022

    A por una entrada de año maravillosa...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí elegí que ese aroma a ella le repelía, pero se quedó con lo importante, la voz, en todos sus aspectos, y el sentido del humor, premisa imprescindible :-)

      Gracias. Los finales, que son importantes. Un abrazo enorme, y feliz año nuevo

      Eliminar
  18. Pues es verdad, hay -había- todo un lenguaje de señas con el abanico. Anda que no se decían cosas con sus diferentes maneras de desplegarse o cerrarse, según. Cuántos mensajes, órdenes, propuestas y devaneos no se emitían desde manos expertas y disimuladas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hasta que no vi el significado de cada gesto, no creí que hubiera tantos mensajes posibles.

      Un abrazo, y a por una salida de año muy buena.

      Eliminar
  19. Impregnado de bonitos detalles, sentido del humor, y ese aroma “intenso” que al final resultó ser un preámbulo de lo que estaba por llegar.

    Me ha encantado, querida amiga: el lenguaje de ese abanico, y el que ha bailado a través de tus letras.

    Siempre un placer.
    Nos vemos a la vuelta de las fiestas…

    Abrazos enormes, y Muy Feliz Año! 💙

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, es que tenía el humor muy a flor de piel.

      A por un año nuevo sensacional. Un abrazo grande, Ginebra

      Eliminar
  20. Hola guapa, sabes te ley anoche y me fui con una dulce
    Sonrisa en la cara, me hizo gracia eso del juanete, en la ficción por lo menos
    Se puede disimular un poco, ya que nadie sabe si tienes juanetes o ojos de pollo ¿no crees? Te lo digo, porque tengo a mi amiga que tiene ojos de pollo o lo que es lo mismo dedos de martillo, me lo he paso genial en con tu relato tú también tienes muy buena imaginación, te deseo una feliz tarde, besos de flor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja. Pues empiezo a tener un juanete, y me pareció divertido usarlo. ;-).

      Un abrazo grande. Y feliz salida de año.

      Eliminar
  21. Qué fantástico relato, Albada, da gusto leerte siempre!!

    Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, de verdad.

      Por una salida de año sensacional para ti

      Eliminar
  22. waoo que historia, me gustaria describir las cosas como tu lo haces :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es ponerse. Nada más. Las musas, guasonas, luego te dictan.

      Un abrazo y buena nochevieja

      Eliminar
  23. Veo que has estado muy activa estos días, que has publicado varias entradas, y yo ya estoy perdida en el tiempo, pero por fin llegué al relato del baile, muy bonito.

    FELIZ 2022!!!

    Besos enormes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tranquila. Las musas van así. ;-)

      Un abrazo grande, y por un 2022 sensacional

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad. Gracias por leer.