jueves, 4 de junio de 2020

Libre albedrío en jueves

El blog de mar
Imagen de Todo colección

Siguiendo la propuesta para este jueves de  El blog de Mar, sobre el libre albedrío, mi aportación es la siguiente.

El tirachinas le había quedado fenomenal. La goma usada la había robado del costurero de una tía abuela. Llevaba las rodillas con mercromina, y se había vuelto a raspar una de ellas, pero ahí estaba, en lo alto del tejado del granero del tío Ambrosio, mirando una paloma posada en un alambre. Tensó la goma, apuntó con precisión, la que creía tener, y al final bajó su arma.

Cuarenta años después, y mil avatares   por medio, de nuevo miraba a su posible víctima. Había aceptado el encargo, los cincuenta mil euros estaban en el cajón, junto a su pasaporte falso. La posición era buena, la mujer estaba  quieta, leyendo su móvil. Hizo lo mismo que aquella vez, usar su libre albedrío.

Más relatos jueveros de este blog

88 comentarios:

  1. ¿Con el mismo instinto pero con distinto objetivo? Al menos que no tenga la precisión de su niñez, por favor.

    Se me daba bien fabricarme de chico un tirabeque (en la ciudad del Norte llamaban así al tirachinas) y tenía buen tino, aunque el objetivo fuera mayormente un bote u objetos inanimados, y no es que fuésemos precisamente santos y condescendientes con las aves, no.

    Muy ingenioso tu micro, me hga gustado mucho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La vida le habrá llevado a ser un asesino a sueldo, imaginé, y, como en la infancia, al final es él quien decide qué hacer con su arma. Todos lo hacemos, cada día, eso de decidir qué hacemos con nuestras palabras, actos, respuestas...

      Somos libres de elegir, y de equivocarnos, por supuesto :-). Un abrazo.

      Eliminar
    2. ¿Sabes? A veces eso de la vida le ha llevado o le ha hecho o etc. que solemos decir suena a saco roto donde todo cabe para justiciar conductas abominables. A todos nos ha conducido una manera de vivir -más que la vida en abstracto- a hacer cosas de todo tipo. Puedo entenderlo como explicación, nunca como justificación, Deberíamos meditrar más sobre el mal que podemos causar a otros en lugar de buscar justificaciones o exenciones.

      Eliminar
    3. Siempre he pensado que sin madre se criaron muchos niños que no llegaron a ser mala gente. Lo mismo creo de quienes sufriendo penalidades etc. Si uno quiere justificar la violencia de un asesino, para mí es un error achacarlo a la infancia, si bien no dudo que pueda influir, pero no determinar.

      Un abrazo más

      Eliminar
  2. Tengo uno magnifico que me hizo mi cuñado, luego lo voy a buscar seguro que la goma necesitará un recambio. Nos dejas con el final a nuestro libre albedrío, como su decisión. Es increíble lo bien que "juegas" a los relatos, pasas de la mercromina a la pena de muerte en un suspiro. Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El tipo tuvo una infancia, y eligió, con su mercromina en las rodillas. Me pareció muy gráfico. Muchas gracias.

      Juego, te diría que en todos los relatos, y en un boceto de novela que veremos cómo voy llevando , simplemente juego también. Un abrazo grande, Ester.

      Eliminar
    2. que interesante eso de la novela, todos los blogueros con ansias de escritores soñamos con hacer nuestro propio libro, a hacerlo realidad entonces, saludos!

      Eliminar
    3. Veremos, de momento lo inicio sin más, es un mundo, el editorial, que no me inspira confianza. :-)

      Un abrazo

      Eliminar
    4. Que sorpresa, una novela!! Que hay que hacer para animarte?. Sabes que te leemos con muchas ganas así que nos encantaria leer un libro tuyo. Abrazos

      Eliminar
  3. No sabría decir si el asesino nace o se hace, pero quien ya tiene en su niñez instintos criminales ya apunta maneras, je,je.
    Me ha encantado este micro. También te habrás dejado llevar por el libre albedrío, ja,ja,ja.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que cierta predisposición se tiene, porque he visto las caras de algunos niños, hablo de hace décadas, que disfrutaban haciendo rabiar a algún animal, pero también se hacen, rodeados de nulo amor, debe ser fácil.

      Muchas gracias, Josep Mª. Un abrazo

      Eliminar
  4. Lo que cuenta es la predisposición.
    El otro día, alguien en una tertulia, dijo que ahora los niños no se pelaban las rodillas.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puede ser, porque entre hermanos de igual crianza, alguno sale muy malo :-). No s pelan las rodillas, es evrdad, pero siguen peleando con la naturaleza, cuando les dejamos.

      Un beso y feliz tarde, Alfred

      Eliminar
  5. Ese tirachinas en mi casa estaba siempre en el orden del día, mi hermano era y sigue siendo un experto en tirar con él.
    Tu relato es muy bueno, deja al lector con la duda del trabajo del protagonista ..aunque se deduce cual es..interesante .
    Abrazos amiga, ese suspense esta genial.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y he usado, para hacer puntería a latas, básicamente, o piedras, y me gustan eso tenlo por seguro. De ahí a usarlo para hacer daño...ya no.

      Un abrazo y muchas gracias, Campirela. Por una tarde bonita para tí

      Eliminar
  6. Que bien lo hiciste, me agrado
    mucho tu relato, bravooo.

    Besitos dulces
    Siby

    ResponderEliminar
  7. Magnífico relato! Me ha encantado el uso que tu protagonista hace del libre albedrío. Un aplauso!

    Gracias por participar.
    Bss.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que usamos todos, de hecho, pero aquí, de adulto, recuerda ese niño que no disparó a la paloma. O sí :-)

      Un abrazo y gracias a ti, anfitriona.

      Eliminar
  8. Respuestas
    1. La tentación está a la vuelta, o dejar ir, de una goma :-). Un abrazo

      Eliminar
  9. Estupendo relato, Albada de un tirachinas provocador y con suspense genuino hasta el final. Me ha encantado, amiga.

    Abrazos y feliz jueves !!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues me alegro, no siempre son necesarias muchas palabras para definir o referirse a esa libertad de actuar :-)

      Un abrazo y gracias, Joaquín.

      Eliminar
  10. usaba ese arma de chico y era bastante peligrosa eh, no la subestimemos.... saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, en absoluto, eso de los tirachinas pueden ser armas peligrosas, ya lo creo. Un abrazo

      Eliminar
  11. Creaste un buen micro relato, con inquietante efecto. Hasta puede suponerse que la mujer en la mira del asesino, se llama Paloma.
    Bien contado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues lo pensé, pero no tenía sentido ponerlo, es un nombre que me gusta mucho.

      Un abrazo y gracias, Demi. Feliz tarde

      Eliminar
  12. Creaste muy buen efecto en este relato... recuerdo amigos de la infancia usar esos tirachinas y me parecía un arma mortal.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De hecho lo es, para un pajarillo lo es, no te quepa duda. Me alegro que te trajera recuerdos, Ani.

      Un abrazo

      Eliminar
  13. Es por lo menos curioso como me has llevado desde la nostalgia de mi niñez a la vida de un asesino...y sin despeinarte...
    Siempre nos dejas con ganas de más...
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, creía que era interesante hurgar en el libre albedrío desde un tipo que vive de tener pocos escrúpulos :-)

      Muchas gracias. Un abrazo y por una tarde estupenda para ti

      Eliminar
  14. Muy bien hilado y narrado, Albada, siempre me quedo encantada leyendo tus micros porque dan ese juego al lector de seguir ampliando con la propia imaginación. Te felicito una vez más.

    Mil besitos para tu tarde ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues me alegra mucho, porque le pongo ganas :-). Muchas gracias.

      Un abrazo

      Eliminar
  15. Nunca me han gustado los tirachinas, ni de niña, cuando se puso de moda con los alambres en vez de gomitas o piedrecitas. Qué cruel y acertado puede ser lo que se consideraría un juguete. Empezó con una paloma y acabó, haciendo de su paciencia y juego, su forma de vida. Me imaginó que con los años no cabría hueco para el error aunque él viviera en algo que creía no lo es.
    Esta historia negra me ha gustado la verdad.
    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, muchos niños tiraron a a pájaros y no acabaron siendo sesinos, pero el tipo recuerda.

      Gracias, esperando una buena resolución, y, como el tema, lo dejé al libre albedrío del lector. Un abrazo

      Eliminar
  16. muy lindo leerte
    Me siento bien aqui
    afuera llueve y la lluvia
    no me da placer
    un abrazo bendiciones para tí

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues quédate, quítate las botas, y te sientas con un té :-)

      Un abrazo

      Eliminar
  17. Nunca utilicé un tirachinas, o una honda como le llamamos aquí contra un ser vivo, menos usaría creo yo un arma. Así que aquel hombre tal vez comprendió que la vida siempre es más importante.

    Un beso dulce.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo lo he usado, para hacer puntería, pero entiendo que apuntar a un ser vivo es una cosa muy grande. No pude ni podré.

      Un abrazo, Dulce

      Eliminar
  18. ¡Qué recuerdos me han traído ese tirachinas, la mercromina y el tío Ambrosio que mencionas! Ha sido como regresar a mi infancia y mis veranos en el pueblo. El vecino de mi abuela se llamaba, y se llama Ambrosio. Un relato muy evocador.

    Quiero pensar que ni entonces ni ahora tu personaje hace uso de su arma.

    Un abrazo.

    P.D.:voy a echar un ojo al blog de Mar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jaj, no podemos saber si hizo uso del arma en la infancia, o no.Peo me gsuat que queda abierto.

      Un abrazo y feliz noche

      Eliminar
  19. Hola Albada.. Jose Saramago creo que dijo.. “¿Qué clase de mundo es éste que puede mandar máquinas a Marte y no hace nada para detener el asesinato de un ser humano?”
    Es que el mundo y la vida es así.. muy buen relato
    Un abrazo..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy acertada la cita. Y matamos, demasiado, no te quepa duda.

      Un abrazo y por una noche con buenas lecturas

      Eliminar
  20. Uf qué fuerte!
    Un relato impactante,justamente porque usando nuestro libre albedrío,podemos imaginar tantos finales... Tremendo( yo elegí el más duro)
    Qué buen relato. Realmente te admiro!
    Un beso fuerte!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El más duro deja ver la paloma muerta y la mujer también, pero es un final lógico, vista su ocupación actual :-)

      Un abrazo, y muchas gracias, Luna

      Eliminar
  21. ¡Qué recuerdos me traen los tirachinas!, aunque sea por otros motivos por el final libre que le he dado a tu relato, que también has dejado a nuestro libre albedrío por seguir el tema que nos han propuesto.
    Un beso fuerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, ha de quedar al libre albedrío del lector, y así paloma o mujer se salvan, o no

      Un abarzo grande

      Eliminar
  22. Ya de chico fue templando el instinto... lástima que no aprovechó la puntería para algo menos violento.🖒😁 un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sabemos si bajó el tirachinas sin haber disparado. Eso es el lector quien lo imagina, ¿eh?

      Un abrazo y muchas gracias, Neo

      Eliminar
  23. Recuerdo a los niños de mi infancia usar los tirachinas, gracias por trasladarme hasta allá mientras he leído tu relato. A mí nunca me han gustado porque pueden hacer mucho daño.

    Me encantó tu relato.

    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo sí usaba, y me gustaba. Luego no llegué a ser mala genet :).

      Un abrazo grande, María

      Eliminar
  24. Tan bueno como impactante. Magnífico giro. Me encantan las imágenes de la primera parte; un buen preámbulo para crear la sorpresa final.

    Muy bueno, querida amiga.

    Abrazos enormes, y feliz noche 💙

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La primera parte es el recuerdo, y la toma de escenario del argumento, me alegro que te gustara.

      Un abrazo y feliz noche, Ginebra

      Eliminar
  25. Hola guapa, vaya con el tira chinas, espero que este viaje si a de matar a la mujer que espero que no, la mate con el tirachinas, muy bueno tu relato te deseo mucha suerte. Te deseo una feliz noche, besos de flor.
    Pd, Espero que te haya gustado mi regalo para ti, ya que va dedicado a ti, mi abuela pluma... Besitos de flor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Caray, acabo de leerlo y no me di por aludida, muchas gracias, vuelvo a tu blog, Flor

      Un abrazo grande y por una noche perfecta, sin dolores

      Eliminar
    2. Cariño es todo tuyo, ya que para mí es todo un orgullo que tengas un regalo mío en tu blog, si no lo puedes coger dímelo y te lo paso por mail vale, esta noche más besos.

      Eliminar
  26. De pequeño ya apuntaba maneras pero supo elegir de la misma forma que lo hace de mayor.Buen relato, besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro, apuntaba maneras, luego quién sabe si continuó con esa actitud de apuntar a seres vivos.

      Muchas gracias. Un abrazo

      Eliminar
  27. Muy bueno el relato.Yo quiero creer que no fué capaz de volber a usar el arma.Sólo recordando su niñez...
    Pero quién sabe.
    Dejas la mente trabajando a tus lectores y eso es bueno!!
    Besucos y un apaluso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. La gracia :-) está en que el lector pueda interpretar el antes y el ahora, que pude ser diferente, ya que la edad nos hace modular los instintos.

      Un abrazo y por un día bonito para ti

      Eliminar
  28. El más duro tiene a veces un buen fondo que termina imponiéndose en las situaciones límite. Intuyo que ambas —paloma y mujer— fueron indultadas. En el primer caso sin consecuencias para él. En el segundo, con las imprevisibles consecuencias de quien no ha visto realizado un encargo por el que ha pagado.
    Me ha encantado el relato.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues lo imaginé, en el instante de apretar un gatillo, recordando cómo indultó a la paloma de la infancia. Son instantes, los álgidos, en los que se mezcla instinto, sentido del deber, sentimiento de culpa y todo lo vivido

      Muchas gracias, Macondo, por tu lectura hoy. Un abrazo grande

      Eliminar
  29. Nunca he comprendido como un niño es capaz de apuntar con un tirachinas a un ser vivo y dispararle.

    Para mí, aunque veo que no coincido con la mayoría, ese niño no llegó a disparar el tirachinas, apuntó pero no disparó. Ahora, en la actualidad, ha aceptado un encargo de matar a alguien. El haber aceptado ese dinero, ya le predispone a realizar el acto, pero espero que llegado el momento, decidiera actuar como hizo con la Paloma.

    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues es sí, no es algo tan extraño, pero suerte que luego cambian :-). Imaginé que ha matado, pero ante esa mujer, Paloma tal vez, recuerda su infancia y hace lo que entonces, no disparar.

      Un abrazo y gracias por tu comentario, Carmela

      Eliminar
  30. Toc , toc , soy yo flor ... tu pedido va de camino , mira en tu correo
    gracias por todo mi querida amiga , te deseo una feliz mañana y mejor fin de semana
    besos de esta que te estima y te aprecia flor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, ahora en un momento lo remato y publico,porque tu regalo me ha conmovido. De nuevo mi agradecimiento, Flor.

      Un abrazo y finde de lujo

      Eliminar
  31. Ahhhh un relato negro.
    Corto y preciso con una carga provocativa
    Dejando a nuestro libre albedrio la resolución del mismo..
    Me ha gustado.
    Besos
    S

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, me pareciño lo más oprtuno, y me alegra que se haya entendido así.

      Un abrazo y feliz tarde.

      Eliminar
  32. Por dos mil euros ya hay quien lo hace.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojalá y recuerden a ese niño que fueron, que dudó antes de soltar el tirachinas, pero dos mil euros es venderse muy barato ¿eh?

      Un beso

      Eliminar
  33. A veces pienso qué cosas pasan por la cabeza de un asesino antes de apretar el gatillo.

    Me ha gustado mucho

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues me pasa lo mismo. No sé qué piensan, recuerdan, esperan...dicen, los que han estado en guerras, que el primer muerto les impacta mucho, y lo creo, los remordimientos han de ser enormes.

      Un abrazo y feliz día

      Eliminar
  34. Mi hermano tenía uno (y una puntería increible) Me lo has recordado. Gracias. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que había, y hay, auténticos artistas en eso de la puntería.

      Un abrazo y por un sábado bonito para ti

      Eliminar
  35. Decisiones que marcan nuestro camino
    Mi hermano tenía una resortera de pequeño, pero apuntaba a latas, la usé, tenía pésima puntería, hasta que sin querer le di a mamá en la falta, ahí terminaron esos "juguetes"

    Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Caray, qué mala experiencia de tu infancia. Ir a dar, por error, a una madre...ya es tener mala suerte, pero tal vez vino bien eso de arrinconar el artefacto :)

      Un abrazo

      Eliminar
  36. Cambia la edad, no cambian los hábitos.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. O no, porque das por sentado que dispara ambas veces :-), aunque es verdad que hay malos hábitos, que cuando se cogen de jóvenes, ya no se van.

      Un abrazo

      Eliminar
  37. Original método de matar (personas) para un asesino a sueldo.
    Como ves, imagine a la mujer bien muerta.

    Besostes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que puede estar más que muerta, como la paloma de antaño :-)

      Un abrazo y gracias por comentar.

      Eliminar
  38. Intrigante y magnificamente narrado para crear ese final sorpresivo. Me ha gustado mucho. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchs gracais, María José, por tu lectura. Que tengas un lunes etupendo. Un abrazo

      Eliminar
  39. Me ha gustado el final. Increíble tu forma de contar.
    Aplausos
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchass gracais, Maite. Disfruto ecribiendo, e imagino que se nota.

      Un abrarzo, y proque esta semana sea bonita para ti.

      Eliminar
  40. Me ha gustado mucho el paralelismo entre los dos párrafos, tan parecido y tan diferentes al mismo tiempo. Y el misterio que no se resuelve. :)
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.