miércoles, 24 de noviembre de 2021

El pasillo, en jueves



Siguiendo la iniciativa de Molí del Canyer. sobre pasillos, mi aportación es la que sigue, pelín larga, pero no supe recortar más.

Por un alquiler irrisorio habían alquilado el chalet de Sarriá. Por una vez, la suerte les venía de cara a la joven pareja con un niño.   Joaquín sonreía al ver que la empresa de Barcelona era potente y de fiar, con un sueldo estupendo. Eva le siguió a la ciudad condal, enamorada y segura de que tenían ante ellos una nueva etapa, esta vez de bonanza.

La casa era enorme, pero no por ello dejaron de visitarla con el de inmobiliaria. Fue amor a primera vista, les gustó todo de ella, aunque el precio influyó decisivamente.

Nadie les había dicho que hubiera nada tras la puerta de ese final de la segunda planta, y al instalarse, dieron por hecho que sería un trastero, ya que la buhardilla no se había habilitado, e incluso creyeron que alguna paloma había anidado allí, a tenor de los sonidos que alguna vez escucharon. No les dieron llave alguna para esa puerta, la única con cerrojo en toda la casa, y por meses se olvidaron de ella. Un día, un cerrajero curtido acudió a resolver el tema de la puerta cerrada, pero tras mirar por el ojo de la cerradura, salió corriendo, dando mil excusas. Eva, al ver cómo huía, se aseguró que el pequeño Dani estaba durmiendo en su habitación, y haciendo palanca con la tenaza de la chimenea, consiguió abrirla.

Era un pasillo, con telarañas desde el techo hasta una altura de un metro, más o menos. El polvo, al entrar ella, se avino a revolotear, dando al espacio un aspecto fantasmagórico. Eva no se amilanó, puso un trapo en la escoba y se adentró. Al instante la puerta quedó cerrada, si bien ella no notó corriente de aire alguna. Al poco, era un sentirse dentro de un remolino que la succionaba. Luchó, pero no podía hacer nada. Se aferró a la escoba, como a un agarradero que la pudiera mantener en este plano, en esa casa, pero la propia escoba parecía un timón que pudiera acelerar el movimiento centrípeto.  Eva sentía cómo la carne se le pegaba más y más a los huesos, para que más tarde, segundos tal vez, un dolor en la cabeza fue in crescendo, llegando a ser como un taladro en su mente. Se escogía a pasos agigantados, hasta desaparecer, dejando una escoba en el suelo, alicaída y lánguida.

Al llegar Joaquín, el llanto del niño le alertó de que algo andaba mal. Encontró una escoba en un pasillo recién descubierto, pero ni rastro de Eva. Los policías recabaron información y concluyeron que esa mujer había huido. La foto de ella estuvo como pasquín por las farolas del barrio durante semanas, pero nunca se volvió a saber de Eva, ni de las tres inquilinas previas.

Palabras: 457

82 comentarios:

  1. Muy buenos días y fantasmagóricos, sin duda en esa casa algo tuvo que ocurrir y en ese pasillo las fuerzas del mal se concentraron arpa apropiarse de un cuerpo joven, sano y puro. Muy bueno me gusto mucho, mucho. Un feliz día y besotes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. El pasillo estaba cerrado, seguramente por algo, pero la curiosidad es innata.

      Un abrazo, y feliz día

      Eliminar
  2. Un relato gótico, como llaman ahora aunque no sé por qué, con final de orfandad. Deslizante la historia, que atrapa, pero un final de terror. Y la orfandad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa orfndad es absurda además, Eva podía haber dominado su curiosidad.

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Estremecedor relato, Albada. Me ha encantado la intriga y todas las pesquisas del misterio. No se podía recortar... no, me he quedado con ganas de más, es una historia a desarrollar. Te felicito.

    Mil besitos para ti y feliz día ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues intenté poner menos, pero entonces perdía parte del sentido. Muchas gracias.

      Un abrazo, y feliz día

      Eliminar
  4. Según iba leyendo, me adentraba en la escena poniéndome la carne de gallina... algo de malas energías había en aquella casa!
    Me encantó Alba.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda, pero no le alertó el alquiler tan barato, ni el cerrajero aterrorizado. Hay casonas con mucho misterio.

      Un abrazo, y por una bonita tarde

      Eliminar
  5. Un pasillo con fenómenos extraños, me ha encantado Alba.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estaba clausurado por algo, eso seguro, pero la mujer tuvo curiosidad, y es razonable, es tu casa.

      Un abrazo

      Eliminar
  6. ¡Hola Albada!:

    Qué relato tan misterioso...Me he quedado con ganas de más. Muy intrigante.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues gracias. Daría para más, de ehecho él venía de Madrid tras dimitir por una denuncia falsa de acoso. Y tras la desaparición de Eva la historia sigue, claro.

      Un abrazo y tarde linda te deseo

      Eliminar
  7. Es como el guión de una película de misterio... Felicidades.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Me ha recordado a una película que vi no hace mucho tiempo y que ocurría tal cual, menos el final. Esas casas son bastanta recurrentes en dichas películas, pero tu le has puesto tu imaginación y has hecho desaparecer por arte de ensalmo a la mujer de la familia y en escoba, como las brujas. Tal vez la casa estuvo habitada por una.
    Nadie se podía esperar al principio del relato, tal desenlace.
    Muy bueno.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Era la intención, la casona era buen lugar para pasillos con misterios, y me decidí ;-)

      Un abrazo, y muchas gracias

      Eliminar
  9. Vaya, no sólo es de terror sino tan gráfica que quisieras huir de ahí, decirle vamos, no sigas y... de pronto no puedes hacer nada. Después queda el vacío, sabes que nunca más se sabrá de ella. ¿O no? Solo tú podrías seguir indagando.
    Muy buen relato Albada.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quién sabe si quienes son apresados van a otra dimensión, eso nunca se sabe :-).

      Un abrazo, y muchas gracias

      Eliminar
  10. He pasado un bonito momento leyéndolo, gracias. Estaré pendiente del poemario. Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, me alegra que te gustase el texto.

      Un abrazo

      Eliminar
  11. Seguro que ese piso estaba en el antiguo campo del Español, jajjajajaja.
    Terreno maldito por los siglos de los siglos, jajjaa

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Capaz amigo, dicen que hay maleficios tremendos :-)

      Un beso

      Eliminar
  12. Un pasillo embrujado, o la casa completa tal vez, una historia completamente escalofriante.

    Un beso dulce.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguramente es toda la casona, pero el disco duro era el pasillo :-)

      Un abrazo, Dulce

      Eliminar
  13. A partir de ahora habrá que tener cuidado con los pasillos, nunc se sabe hasta dónde llegan y si encima hay puerta...
    Muy buen relato como siempre, Mary Higgins Clark.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa puerta ya estaba allí por algo, pero claro, la curiosidad es como es.

      Un abrazo, y muchas gracias

      Eliminar
  14. Uf!!! Qué miedo ...yo no me hubiese atrevido a entrar.
    Consigues emoción e intriga que me parece era tú propósito.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo era, un poquito de intriga nunca viene mal :-)

      Un abrazo, Chelo

      Eliminar
  15. A quién se le ocurre, ponerse a limpiar el pasillo secreto, seguro que los fantasmas la ponen a planchar sus sabanas.
    La vieja casona, todo un mundo para las historias de terror y suspense, que buena historia, para contar junto a la chimenea.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajja, esos fanatsmas ahciendo planchar me llegaron al alma :-) Hay historias de chimenea mientras el frío viento ulula por fuera, y qué buenas son.

      Un abrazo,Ángel, y feliz día

      Eliminar
  16. Aysss ese pasillo me hizo acordar a la película EL RESPLANDOR..
    Qué bien contado, consigues que se nos pongan los pelos de punta... me encantó!
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No pensé en ella, ya ves, pero bien pudiera ser la misma historia :-)

      Un abrazo, Luna. Bonito día te deseo

      Eliminar
  17. Un pasillo tenebroso, y una Eva en el paraíso, a veces los pasillos nos liberan.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pudiera ser, pero un sitema para regresar la paraíso muy duro ¿eh? :-)

      Un abrazo

      Eliminar
  18. Como bien se dice, la curiosidad mató al gato.
    Buen ralato.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, es la gracia :-). Un abrazo, y bonito día para ti

      Eliminar
  19. Un pasillo de terror, muy bueno. Todas las desaparecidas inquilinas, decía una amiga mía muy sabia que donde hay personas hay mierda, pero además de telarañas ¿qué es lo que había allí?

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, tu amiga del todo no se equivoca. Hay algo que es como un agujero negro, digamos.

      Un abrazo, Esther

      Eliminar
  20. Los temas de terror no pasan de moda y si estan bien escritos nos entretienen y asustan un poco jeje. Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No pueden pasar de moda, pero este es muy ligero, no creas.

      Un abrazo, Ester, y a por un bonito jueves

      Eliminar
  21. Era un pasillo a la eternidad, ¿por qué no tq habré leído a las diez de la mañana?? ahora me va a costar dormir,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaj, bueno hay cositas que mejor leerlas de día, eso sí :-)

      Un abrazo

      Eliminar
  22. Muito interessante este texto.

    Arthur Claro
    http://www.arthur-claro.blogspot.com

    ResponderEliminar
  23. Aterrador pero lindo relato. Esas casas con puertas que no se abren, pasillos por los que nunca deberíamos pasar, me dan miedo, se seguro algo malo acecha ahí...... Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son casa con historia, quién sabe con qué más, ¿no?

      Un abrazo, Sandra

      Eliminar
  24. Quisiera saber más de este relato, tal vez una pista de dónde están las desaparecidas o qué provoca ese fenómeno que las desintegra.
    Me quedo con ganas de más 👍😉
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues yo también, imagino que los policías no llegaron a entrar, pero algún físico podría explicar qué pasa allí.

      Un abrazo, y gracias

      Eliminar
  25. Un pasillo come-mujeres, je,je. El cerrajero bien podría haber alertado de lo que vio por el ojo de la cerradura en lugar de poner pies en polvorosa. Pero así son algunos operarios.
    Bromas aparte, me ha parecido un relato al más puro estilo del género de terror, con una desparición que queda sin resolver. Además, lo has ido desarrollando, paso a paso, para mantenernos en vilo hasta el final. Me ha gustado mucho.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que somos más curiosas, eso es everdad. Pues me alegro que rate gustara.

      Un abrazo, y feliz finde

      Eliminar
  26. Te vas a reír de mi comentario pero, -yo con mis tontunas-, imaginé que Eva desapareció del mundo de los mortales, pero, quizás fue trasportada a un mundo mejor.

    En cualquier caso , que lance la primera piedra, el/la que se resista a abrir puertas cerradas con llave.

    Me ha gustado como lo relatas.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Imaginé una plano parelelo, algo así como agujero negro celeste, o física cuántica tal y como la conocemos, que además no aceptaba la escoba :-)

      Un abrazo, y muchas gracias

      Eliminar
  27. Tal vez fuera el pasillo hacia el infierno. Nunca se sabe.
    Un placer leerte
    Beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal vez otra dimensión, no podemos saberlo, claro.

      Un abrazo

      Eliminar
  28. Qué estupendo relato! De los que me gustan, con cuota de misterio que invita a dejar suelta la imaginación del lector. Un placer leerte. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues qué que te haya atrapado con el texto, me alegra mucho.

      Un abrazo, y por un bonito finde

      Eliminar
  29. Boa tarde Alba. Um corredor que nos dá um susto muito grande.

    ResponderEliminar
  30. Uf, qué miedo... Siempre hay algo aterrador en los corredores y su final. ¿Quizás la protagonista llegó a un mundo alternativo? Qué pena que su marido y su bebé no supieran nada más de ella.
    Un besazo, Albada

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, al no saber que se iba, no hubo despedidas, lo imaginé misterioso todo.

      Un abrazo, y gracias

      Eliminar
  31. Que buen cuento, de esos que ponen la piel de gallina. ¡¡¡¡Muy bueno!!!!!

    mariarosa

    ResponderEliminar
  32. Pues vaya parece que la curiosidad mató al gato...se me han puesto los pelos de punta con tu relato. Gracias por participar, besos.

    ResponderEliminar
  33. Podria uno suponer cualquier cosa dos lineas antes de terminar incluso terminando, excelente relato. Gracias Albada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De hecho no supe qué fuerza era ni yo, imaginé un lugar que absorvia, pero igual están vivas en otro lugar.

      Un abrazo, y gracias a ti

      Eliminar
  34. creo debes por el bien de todos decirnos exactamente la calle y número de esa vivienda, para evitar mal menores. que desaparezcan personas es más o menos normal, pero lo de las escobas no es de recibo. Broma aparte muy buen relato Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja, es que la función que tiene no gusta. El fenómeno no la quiso, fíjate :-)

      Un abrazo, Rodolfo

      Eliminar
  35. ¡Hola, Albada Dos! Jo, tremendo relato de terror. Hay puertas que nunca se deben abrir aunque se encuentren en tu propio hogar. Una historia que lograr ese miedo al incluir un elemento tenebroso en lo más sagrado y seguro que tenemos: nuestro hogar. Buen relato, sin duda. Saludos!

    ResponderEliminar
  36. Un ciento fabuloso con el que se podría hacer una película muy buena de fenómenos paranormales.

    Me ha gustado mucho
    Un beso

    ResponderEliminar
  37. Buenísimo! Te envuelve en esa espiral fantasmagórica.
    Me ha encantado la historia y cómo la has contado.
    Besicos.

    ResponderEliminar
  38. No sé porqué los pasillos tienen cierto imán para estas cosas. No sé si es que las puertas abren todas las vibraciones y los convierten en vórtices o algo curioso pasa con ellos.
    Un relato lleno de fenómenos inexplicables y un punto trágico que no sé yo si no queda abierto.
    Te felicito por este trabajo, Albada. Me has mantenido ahí con el pulso cortado :-9
    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy buen halago que te mantuviera en vilo. Muchas gracias.

      Por los pssillos, antesalas de cualquier cosa. Un abrazo

      Eliminar
  39. Pobre mujer, no la tenía que haber abierto. :(

    ResponderEliminar
  40. Jaja. Ese final, genial.
    Hay un error mas al final aun. Do de pone 457, sin duda querías poner 357😜
    Relato completo de terror en miniespacio .
    Sin duda el espacio su contador era de género masculino.
    Inquietante y bien coducido con tempo justo y final en tres palabras
    Besosss amiga

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues me alegra que te gustara. Al final hay veces que no quiero seguir recortando.

      Un abrazo, amigo. Feliz noche

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad. Gracias por leer.