jueves, 3 de mayo de 2018

La lingüística en tiempos de crisis



En ese país se criticaba, primeramente, que todo el mundo quisiera ser propietario. Se decía que era ese endeudamiento a tantos años, y con tales precios, lo que había hecho que la gente no pudiera pagar las hipotecas cuando la crisis les llegó por sorpresa. Era evidente que los ciudadanos habían sido inconscientes, y había tirado del brazo más que de la manga. Habían vivido por encima de sus posibilidades, dijeron los expertos macroeconómicos. Cambiaron la lengua para llamar a los recortes, reformas imprescindible, a los desmantelamientos de servicios públicos equilibrio necesario presupuestario, a la reforma laboral que cortaba derechos, necesidad de competitividad, a la modificación de revalorización de pensiones, ventajas de que aunque el IPC fuera 0, los pensionistas cobrarían un 0,25 % de subida anual. Era fácil ofrecer un aliado lingüístico a falta de capacidad para ofrecer soluciones.

La gente, antes de la crisis,  quería comprar, y no alquilar, como se hace, mayoritariamente, en otro países europeos, dijeron. La gente, ya en plena crisis,  quería tener un trabajo que les sacara del paro, y las cifras de desempleo empezaron a bajar, al ritmo menguante de los derechos laborales. Por supuesto, ahora que llegaba la burbuja a los precios del alquiler, dijeron que los insensatos son los que alquilaron siendo cigarras y no quienes compraron en su momento, siendo hormigas. 

El caso es que, de cualquier manera, en ese país se criticaba a los ciudadanos por querer tener una vivienda y un trabajo dignos. En realidad se les culpaba de todo cuando las cosas iban mal, y nadie consideraba el esfuerzo que hacían cuando las cosas empezaban a ir bien.

Como cada semana, Aníbal cruzaba la ciudad para encontrarse con ella. En las sobremesas hablaban de lo divino y lo  humano, pero ese día Lucía no llegó. El polígono industrial ya no contaba con autobuses desde la parada de metro. Tampoco existía el bar de siempre. Los periódicos del día, en su sección de "Demandas", reclamaba empleos con sueldos que parecían de unos veinte años atrás.  El siempre misterioso mundo de los sueños, se dijo. Luego un espejo le ofreció su imagen actual, la de un hombre de cuarenta, que había regresado a casa de los padres, con un contrato basura por todo ajuar. 

22 comentarios:

  1. Cambiando las acepciones diré que el Artículo 47 de la Constitución, se lo pasan por el forro.
    Pero a ellos no les falta de nada.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, es que para según qué es intocable la Constitución, pero vaya, cuando conviene ignorarla, pues se ignora y no pasa nada. Curiosamente, desde hace poco, se empiezan a movilizar alguna franja social; nada transversal como el movimiento 15M, pero igual alguien, alguna vez, recuerde que los derechos se han ganado en la calle, no en los despachos de los entresijos políticos.

      Besos

      Eliminar
  2. Pues eso! Y a ti te encontré en la calle.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jaja, es que no hay peor ciego que el que no quiere ver. Si no fuera por lo grave que es la situación, daría risa.

      Un beso

      Eliminar
  3. Se nos ríen en la cara, y luego nos mean.
    No hay democracia.
    No hay justicia.
    Una capa social de privilegiados tiene secuestrado el país.
    Quién no quiera verlo que no lo vea.
    Pero es así.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La diplomacia no es lo tuyo :-) Esa capa social de privilegiados, que nos cuestan un ojo de la cara, en efecto, tienen secuestrado el país, para mayor gloria de sus intereses. Mientras se entienda la política como medro personal y de sus allegados, esto es una feria de vanidades.

      Un beso

      Eliminar
  4. Con tantas mentiras, con tanta presión y tanta injusticia. Me importa una mierda el cambio climático -por poner un ejemplo-, el reciclaje, y todo aquello que me recomienden desde las altas esferas, desde los poderes fácticos y la madre que los parió.
    No quiero saber nada. Cada vez más misántropo.
    También aquellos que, mediáticamente, ponen el grito en el cielo por determinados "atropellos" hacen lo que les sale de los cojones. Otro ejemplo es la hipocresía sobre el maltrato a las mujeres más jóvenes, muchas madres de esos mismos críos delincuentes ya ven el comportamiento de sus vástagos hijosdeputa pero de eso no dicen nada, como los del bulling en las escuelas, bien saben los padres lo cabrones que son sus hijos pero de eso tampoco saben nada, si lo hace otro, caña, y toda pena es poca menos para mi niño.
    Todos conocemos delitos que no denunciamos, muchos de ellos de colectivos que no se pueden nombrar -esta vez no me refiero a los políticos- en este país tan democrático y con tanta libertad y con tanta buena gente llena de sinceridad.
    Como dices por ahí arriba, si no fuera por lo grave que es la situación, daría risa.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Coincido contigo, y queda un tema que no me atreví a tocar, porque en tiempos de crisi no cambió y que a mi juicio es infame. Tema ibi de colegios de la Iglesia Católica, de todas las propiedades inmatriculadas, 4.500 en 2016 o que no haya crisi para colegios concertados que diferencian a los niños por sexo. Es un país muy curioso, donde tan pronto frenan a los franceses en un 2 de Mayo, como agacha la cerviz ante los atropellos de los dueños del cortijo. Un país extraño y cainita, de Caín, que sin embargo, ese l mío.

      Un saludo

      Eliminar
  5. Toda una crítica del momento que vive nuestra sociedad.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y la de aspectos que no quise recoger, por no hacer un texto largo y reivindicativo. El país tal vez haya salido de la crisis, o no, pero los ciudadanos es evidente que no, y que hemos retrocedido en libertades y derechos. Nos entretienen con pan y circo, con cortinas de humo para no hacer hincapié en lo de verdad importante. Una pena

      Un beso grande y feliz viernes

      Eliminar
  6. Además de abogar las palabras de Toro, felicitarte por este relato en el que, no solo muestra una cruda realidad (otra más), sino que consigues darle ese trazo de humor que, por otra parte, buena falta hace… al menos para soportar todo lo visto, y, supongo, nos queda por ver…

    Siempre un placer leerte, mi querida amiga.

    Bsoss y abrazos enormes, y feliz tarde 😘

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ginebra. Con una pizca de humor siempre, querida Ginebra, porque si esto lo vemos desde fuera es incomprensible. El uno de Mayo en Francia salieron a la calle. Aquí salimos para celebrar el triunfo de un equipo de fútbol, o para pedir la independencia o lo contrario, y sólo dese hace unos días se movilizan jubilados y ahora mujeres. Es un país de siesta y pandereta, pero habrá que mirar al futuro.

      Un beso grande Ginebra, y feliz viernes

      Eliminar
  7. Es una vergüenza que al final la culpa de todo la tienen los ciudadanos mientras ellos viven a lo grande con el dinero de todos. Pero ahí están y siguen y siguen..
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Demasiados vividores. Demasiados puestos de confianza. Demasiados parlamentarios, regionales y nacionales, con un Senado que no sirve para nada. Y yo me pregunto ¿para qué tantos, si por disciplina de voto han de votar todos los de partido lo mismo? Que haya un titular y dos suplentes, por si acaso, y no veas lo que nos ahorramos, porque es fácil decir, ahorre para cuando se jubile, ahorre en plan de jubilación....pero por qué no ahorrar en vividores, me pregunto :-)

      En fin, es un sigue y sigue, o un suma y sigue, que es peor :-). Un abrazo

      Eliminar
  8. Ya veremos dónde vamos a parar, pero yo ya vengo diciendo hace mucho tiempo, que esto tiene muy mal arreglo.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tiene poco arreglo. Ya desde el lazarillo de Tormes, la España de la picaresca ha sido el continuum de este país. Yo quiero pensar que los jóvenes se cansen de vivir peor que sus padres o tengan que emigrar, para que salgan a la calle por un futuro mejor, pero ya veremos

      Besos

      Eliminar
  9. Estaba pensando en el gusto, digamos infantil, que me produce encontrar diferencias, como yo estar en plena primavera y la persona a quien leo, en otoño. Vengo a tu texto y me sorprende, tal vez de un modo también infantil porque pasa muchas veces y sigue sorprendiéndome, que se pueda decir prácticamente lo mismo sobre la desigualdad, el abuso y estas cosas. Me encanta el título que has puesto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es curioso eso de que las estaciones estén opuestas, pero es la gracia, tal vez. Bueno, los problemas de los ciudadanos son parecidos en todas partes, hay como un abismo entre el pueblo y los gobernantes, que además hemos votado, así que hay coincidencias seguro.

      El título me pareció adecuado. Un abrazo

      Eliminar
  10. Muy buen relato, y ciertamente acertado.
    Desde ya te sigo desde cristaldeestrella.blogspot.com o planetasdecristal.blogspot.com
    Un beso,
    Paula

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues me ha gustado el post de Malvin de tu blog, así que te sigo, para poder estar al caso de tus posts. Me alegro te gustara este texto.

      Un saludo y bienvenida a este rinconcillo

      Eliminar
  11. El tándem político + economista resulta demoledor. Qué bien explican las cosas después de que han sucedido para terminar echándole la culpa al de siempre.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja. Se llama demagogia, aunque es esta ocasión yo lo llamaría gestión de una estafa. Pero la lengua se contamina de ella, y se viste de rimbombantes palabra para que se sienta tal y como es.

      Un abrazo

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.