martes, 1 de mayo de 2018

La realidad rozando su mejilla




Por suerte no era miedoso. Nunca lo había sido. Una noche notó un leve roce en la mejilla, pero no le dio importancia. No podía ser nada, era imposible. Había cerrado las ventanas y la puerta, como cada noche. Estaba solo. Se levantó a ojear la puerta, por si acaso, y ya de paso fue a orinar.

De vuelta a su cama volvió a sentir la misma sensación de roce en la misma mejilla. Estaré soñando,  se dijo, y se arrebujó en las sábanas, apreciando el cálido nórdico sobre su piel. Había llegado Mayo, con unas temperaturas de invierno, y se alegró de no haber cambiado la ropa de cama a "modo verano". Parecía mentira, pero volvió a notarlo. Ahora no había duda, algo había rozado su cara. Era la  realidad. Venía a despertarlo del sueño.de tener casa y abrigo. 

Bajo el puente todo seguía igual, los mismos sacos de dormir, los mismos cartones, mantas y esos carritos por casa ambulante. El olor a rancio de cada noche le invadió, y mientras escuchaba el pulular de una rata, se preguntó si volvería a dormir, o a soñar nunca más.

Había pasado por un cúmulo de quiebros del azar, de tal modo que acabó dando con sus huesos en la calle. Eso ocurrió el día en el que se anunciaba a bombo y platillo el final de la crisis. Se convirtió, así, sin querer, en un vestigio viviente del pasado reciente de la crisis más cruenta y larga que el país había conocido.

Los desahucios por alquiler se disparan

Feliz 1 de mayo

18 comentarios:

  1. Impresionante relato. Pura realidad. Me ha sorprendido el triste final. Pobre gente sin techo.
    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Imaginé que alguien, ahora sin casa, soñaba con la sensación de cobijo. Es una situación dura.

      Un saludo

      Eliminar
  2. Otra lacra social que por desgracia sube como la espuma; ya no está en que uno no tenga ni para comer, es que encima te pueden tirar a la puñetera calle.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En Madrid y Barcelona ahora los alquileres son imposibles con los sueldos que se pagan. La crisis ha llevado a que trabajadores no puedan salir del círculo de la pobreza. Una lacra, sin duda.

      Besos

      Eliminar
  3. Y tan real que duele mucho al leerlo.
    Le puede pasar a cualquiera eh... a cualquiera.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En verdad esta crisis ha provocado que cualquiera nos podamos quedar sin techo. Están los abuelos, que han recogido a sus hijos con los nietos. Están los pisos compartidos entre cuatro, porque con un sueldo no se llega. Están los jóvenes buscando un trabajo fuera de España, donde les puedan pagar lo suficiente para vivir.

      España está saliendo de la crisis, lo malo es que los españoles no. Un beso

      Eliminar
  4. No por triste deja de ser real este relato. Una lacerante verdad que vuelve a repetirse, como si no hubiesemos aprendido del próximo pasado.
    Se iban a tomar serias medidas, pero parece que no interesan a los que en verdad mandan.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me hacen gracias quienes se rompen las vestiduras ante posibles referendums, pongo por caso, y sin embargo la Constitución refiere que los españoles tienen derecho a un trabajo digno y a una vivienda en condiciones. Por supuesto, lo que menos importa a los políticos y menos a los gobernantes, es el bienestar y los derechos de la ciudadanía.

      Una pena. Besos

      Eliminar
  5. Tan crudo como hermoso, tu relato… Un giro inesperado, y tristemente real… Y todos, estamos expuestos…

    Un placer leerte, querida amiga.

    Bsoss enormes, y feliz tarde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El giro inesperado podía evitarse, y el texto quedaba igual, un final en el que, por miedo, no volvería a dormir, o a soñar, pero la realidad la quise pintar cruda y plausible.

      Me alegro te haya gustado Beso grande Ginebra

      Eliminar
  6. La císis no se ha acabado, es una falacia para contentar al populacho mientras los de siempre se quedan con lo poco que queda.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para la macroeconomía tal vez sí, si obviamos el déficit y la deuda externa, pero para los ciudadanos no ha acabado. Tener contrato por quince días o salarios de setecientos euros no es tener trabajo y poder vivir. Es una estafa, una cruel llamada a la precariedad laboral, que ha hecho milagros en las cuentas de resultados de la empresas. La brecha en los cada vez número de ricos y la que era clase media, es ahora un abismo

      Un beso

      Eliminar
  7. Una manera curiosa de conmemorar el día del trabajo, y triste modo pues debajo del puente no podrán leer que te acuerdas de ellos. Quien sabe puede que esta noche sueñe yo con cartones y carritos. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa vuelta de tuerca me gusta. Ahora, la señora de edad mediana soñaba con una rata que pululaba cerca de su mejilla, y no podía conciliar el sueño. Cuando despertaba, bajo un edredón nórdico, una mano amiga era quien le rozaba en la mejilla, y tomaban un chocolate caliente bien charlado antes de volverse a dormir :-)

      Un abrazo

      Eliminar
  8. A mí, que tanto me gusta imaginar, no alcanzo a imaginar ESA realidad.
    Te dejo un abrazo, Albada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, parece imposible que se sueñe, repetidamente en una realidad distinta a la que se vive, pero he ahí la propuesta. El insomnio ante la situación de uno, incómoda, preocupante cuanto menos, estaría en ese miedo a soñar.

      Un abrazo

      Eliminar
  9. Un relato que bien podría ser pura realidad, y es que los desahucios en España están a la orden del día, es terrible quedarse sin casa, y tener que vivir a la intemperie, tantas familias con hijos, desahuciadas, un auténtico drama, y luego dicen que la crisis ha pasado, será para unos pocos porque otros muchos lo están pasando realmente mal, lo que pasa que no se quiere ver la realidad, porque los de arriba solo miran hacia arriba no hacia abajo, en la tierra, donde estamos todos.

    Sigo disfrutando de tus entradas, tan variadas, me encantan.

    Besos enormes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un tema difícil y duro, quise poner un gramo de onirismo, por no caer en un texto de opinión son más, porque la imaginación puede volar, y lo hace, pero en ocasiones, la realidad supera a la ficción. Por desgracia.

      Un beso grande para ti, dulce María

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.