domingo, 27 de mayo de 2018

El espejo

Imagen de Google

Desde hace años que sólo confío en el espejo que guardo en el trastero de la casa familiar. En la buhardilla de mi infancia, comparten espacio muebles viejos, lámparas horrorosas, baúles de ropa de niños, que ya crían malvas, y un sinfín de trastos arrumbados.

He dado tumbos como una peonza beoda por los cinco continentes, y hace cinco años, cuando las canas ya dejaban ver en mi coronilla la calvicie de la vejez, he regresado a lo que llamé hogar. Superviviente de mí mismo y de las trampas del pasado. Cuando los lustrosos reflejos de otros espejos zahieren  mi vista y mi autoestima, ya tan deteriorada por el uso a estas alturas, subo y me tomo una copa de cognac ante ese  espejo del trastero. 

Ahora sé que con el tiempo,  cada una de mis esperanzas frustradas, los temores no superados y las ausencias dolorosas, se han ido depositando en él. Es una fina pátina de polvo extraño. Algunas veces, para hacer aflorar el pasado, tomo un poco de ese polvo y lo esparzo por mis manos, y entonces, entre los vahos etílicos de mi copa, me descubro susurrando al espejo. 

La misma luna que me vio crecer, me trae, tamizando  delicadamente  mi actual y extravagante imagen, las promesas que no cumplí, y los recuerdos de las aventuras que sí alcancé a vivir. 


22 comentarios:

  1. Ay... has despertado mi melancolía.
    El relato es buenísimo...

    Besos melancólicos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todos los espejos en el fondo mienten. Pero es verdad que los hay, o que los encontramos a veces, con alguno que nos denuda, y entonces es imposible huir del polvo depositado, porque debajo de él, ya sigue habitando lo que no llegamos a lograr, y lo que nos quedó por ganar. También lo bueno, y esa es la gracias, o la trampa, según el momento

      Gracias Toro. Un beso grande

      Eliminar
  2. Me gustó mucho el relato, todos tenemos algo que nos asegura el recuerdo de otros tiempos, en mi caso es el primer conjunto que lució de bebé mi hijo, hoy con casi 18 años, libre, joven y haciendo su propia vida.
    No obstante, yo recuerdo sus manitas y sus piecitos mirando ese conjuntito.
    Me gustó especialmente este realato, besos al alma.
    Pau

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son esos momentos en los que uno se percata de hasta qué punto pasó le tiempo. Aquí, en voz de hombre, hago la parada de balance entre lo buscado y lo conseguido ante un espejo. Pero cualquier objeto sirve.

      Me alegra que te haya gustado. Un abrazo grande y feliz tarde

      Eliminar
  3. A veces los espejos suelen mostrarnos breves instantes de nuestros recuerdos y vivencias.
    Muy literario relato.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pueden hacer trampas, pero parte de nosotros vive en ellos, sobre todo en los que nos reflejaron en tiempos pasados.

      Gracias. Besos

      Eliminar
  4. A veces, cuando se tiene uno de esos días reflexivos y de autocrítica, produce un cierto temor mirarse al espejo. Te miras y te recuerdas años antes y la pregunta surge en tu mente ¿ estas donde querías estar?.
    Me ha gustado el relato.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te planteas si llegaste donde querías, si tú tu vida te ha llevado a esa situación que deseabas. Las arrugas y verdugones de los avatares vividos no engañan, pero siempre late la mirada de quien se pregunto que sere de mayor.

      Gracias. Un abrazo grande

      Eliminar
  5. Ese espejo vale un dineral, y mirarse al espejo es el reflejo de esa realidad, que por mucho que pretendamos engañarlo el espejo nos dice la verdad.

    Besos Albada Dos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espejos de la realidad. Los hay casi crueles, por cierto, sin posibles acuerdos.

      Besos

      Eliminar
  6. Es que a final de cuentas, uno se arrepiente más por las cosas que no hizo antes que por las que sí hizo.
    Te dejo un abrazo, Albada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son esas asignaturas pendientes las que nos pesan, nos lastraron las alas quién sabe qué eventos, pero estoy segura que son lo que nos deja el sabor amargo en la boca.

      Un abrazo, Julio

      Eliminar
  7. A veces es imposible no echarse a llorar cuando nos hallamos frente a un espejo.
    Digo yo.
    Grato es leerte, amiga mía.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces mejor pasar de puntillas y rapidito ante el espejo, pero lo que nos molesta, tal vez, es que refleja la verdad

      Gracias por pasar por aquí. Un abrazo grande, Guillermo

      Eliminar
  8. Ese espejo cómplice de nuestras miradas perdidas hacia nuestro interior, ahí donde no valen las mentiras.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es ese el objeto, sin dudarlo. Mi personaje, cuando añora el pasado y sus ilusiones, lo que hace es retirar una pizca de polvo, en un vano intento de volver atrás. Lo cual es imposible, siempre.

      Un beso

      Eliminar
  9. Aquel que no solo nos muestra una verdad, muchas veces cruel y dolorosa, sino que nos lleva irremediablemente y a través de nuestras pupilas que en él se reflejan, a tanto de lo vivido y lo no vivido que, de alguna manera, se queda atrapado en ese cristal enmohecido, recordándonoslo cada vez que a él nos asomamos…

    Muy bueno, querida amiga… Altamente bello y evocador…

    Bsoss y abrazos enormes, y muy feliz tarde 😘

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En mala comparación, para mi personaje es una foto, tal vez en color sepia, de una juventud perdida, en la búsqueda con una reconciliación con la imagen de sí mismo que ha quedado congelada, y a la que se resiste a olvidar

      Un beso grande y gracias por leer Ginebra

      Eliminar
  10. Melancólico y muy bonito relato, esas miradas tan personales que no dejan esconder nada.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rezuma melancolía, es cierto. Nada tan amado como lo perdido, y es a cierta edad cuando la imagen del espejo nos habla de nosotros u de nuestros logros mucho mejor que nuestras palabras.

      Besos y feliz tarde

      Eliminar
  11. Me ha recordado el momento en que el personaje de Andrés, de "Coronación" (de Donoso) va a algo así como el desván de la casa de su abuela y revisa las cosas viejas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una mirada al pasado, a través de los objetos. Nada mejor que, en ocasiones, rodearse de nuevo de objetos o referencias de la niñez o adolescencia. Parece mentira que, en ocasiones, nada de lo supuesto o planeado llegara a hacerse realidad.

      Un abrazo y feliz tarde

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.