miércoles, 30 de mayo de 2018

Inventando un futuro


Les imaginé caminando hacia la oscura salida de sus museos de egos. Tropezando el uno con el otro. Cruzando los dedos para no volver a entrar en un laberinto de emociones. Despojando de sentido el deshojar de las margaritas, y entrelazando los dedos por primera vez, como quien se tirase de un trampolín de los sueños.  Deseando una balsa sin agua y sin fondo, donde la realidad superase toda ficción, y poder volver a enlazar con el futuro sin pasar por el presente. ¿Qué les empujaba, como a tantas almas solitarias,  a ese constante retorno a sinrazones pasadas, a desencuentros baldíos?. 

Era buscar unos dedos, un hombro tal vez, como apoyo en el camino. Deseaban  encontrar las razones y los anhelos que les llevaran a un futuro que, aunque también carece de existencia, como el pasado, querían construir con sus propias manos. La mera ilusión del tiempo, bailando y entrelazado entre el cabello de ambos, dibujaría en el aire aromas de esperanza. 

Intuyendo, o deseando, una sintonía de egos, como la salida oculta, o como esa música cómplice, inventaron un posible futuro que poder llenar de realidades nuevas, con cada gesto y cada mirada. 

Se casaron, sin ninguna ceremonia, y las décadas demostraron que ambos egos se habían mezclado  y compactado en los dos únicos seres que se habían encontrado. Al final de los tiempos, esos que no existen, ambos siguen girando en torno a un núcleo supuestamente real. 

30 comentarios:

  1. Esto en una pareja sería prácticamente la perfección; ojalá en todas esta ficción se plasmara en una realidad.

    Besos Albada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que no sé qué existió de real. Realmente pensaba en Dalí y Gala, y sin querer entrar en qué relación tuvieron, me imaginé una especie de pacto entre caballeros.

      Besos

      Eliminar
  2. Sería perfecto, pero somos increíbles cuando de arruinar las relaciones se trata.
    Un beso, Albada

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sería perfecto, en realidad, tener esos acuerdos previos de tanta educación como deseos de futuro sin estridencias. Luego pasa lo que pasa, que casi siempre los egos no se ponen de acuerdo, y la cotidianidad destruye los planes de futuro.

      Un beso grande, Ame

      Eliminar
  3. Un poco aburrido, se echa de menos una palabra disonante. Abrazucos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, la muerte de Gala le dejó disonante, cojo, amputado, que tal vez era lo lógico, para caer en el declive de los genios y sus propios egos :-)

      Un abrazo, Ester

      Eliminar
    2. Estaba sentado en una terraza mirando la gente pasar, era un día soleado pero el llevaba un paraguas, era automático y lo acaba de recibir de regalo, mi tío le dijo a mi hermana (7 años) ves a saludarle y cuando ella decidida estaba cerca le abrió el paraguas en la cara, se asustó tanto que hasta mi tío se enojo con el. Era aburrido

      Eliminar
  4. La construcción del relato me parece perfecta y el que lo hayas ilustrado con la imagen del museo de Dali en Figueres también. Hablando de egos, no podías poner nada más representativo.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como paradigma de seres extraordinarios que se unen, de manera muy cerebral y educada, para huir de sus propios fantasmas.

      Un beso y feliz jueves, Ambar, gracias por leer

      Eliminar
  5. Ese retorno, constante por cierto, de las almas solitarias a sinrazones pasadas y desencuentros baldíos sucede, según mi criterio por dos razones principales: perdida del sentido de la realidad y desesperación ante un futuro solitario muy amenazador.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es muy cierto lo que que dices, hay una búsqueda, constante como dices, en las almas solitarias, a pesar de los fracasos y desencuentros. Y coincido en que influye la realidad paralela que se forma en la imaginación, de manera principal, y como coletilla, ese futuro solitario que tanto temor atávico impone

      Besos, Toro

      Eliminar
  6. Es cierta esa suma de egos que fueron Gala y Dalí. Una suma de egos que entró en un futuro imposible y poco real por muy real que sea el transcurso de los tiempos.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son sumas imperfectas, que sin embargo funcionaron perfectamente. "Todo buen pintor que aspire a crear auténticas obras de arte, antes de nada debe casarse con mi esposa. Cualquier hombre puede tener una esposa, pero solamente es Gala la que cura su espíritu, la que vive continuamente como una esposa...la que hace algo cuando no hace nada”.(S. Dalí)

      Formaron una pareja insólita. Un beso

      Eliminar
  7. Menudo ejemplo has puesto, díficil de llevar esos egos desmamdrados y chismosos. Con un voyeur irrepimible y una devoradora de jovenzuelos. :)
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal vez eran seres extremos, y por eso, a pesar de ser ella diez años mayor, y estar de vuelta de todo, la unión, con sus especiales maneras de entender la fidelidad, fue un éxito

      Un beso y feliz tarde

      Eliminar
  8. ...Y sí Patricia, el tiempo es una ilusión, no existe realmente, siempre es presente, pero la gente gira en torno a lo que puede llegar a ser el futuro, y un poco no está mal pero cuando es el sentido de la vida en realidad termina siendo un sinsentido...
    Muy lindo tu texto, muy bien contado.
    Besos al alma.
    Pau

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El concepto tiempo es un elemento que manejamos con una soltura que me sorprende siempre. El pasado pasa a estadística y el futuro a premonición, así que el presente es lo que nos permite contabilizar años, sentimientos, anhelos...sin embargo creo que la unión de ambos personajes tenía esa apuesta de futuro que parecía ganadora. Y lo fue.

      Gracias, besos Paula y feliz viernes

      Eliminar
    2. Fue una apuesta que tuvo éxito, y conozco de cerca eso porque mis propios padres cuajarían con la descripción en ese sentido.
      Fue un post muy interesante este, como para pensar.
      Besos al alma y me voy a tu nuevo post, jaja.

      Eliminar
    3. Interesante que tus padres se hayan visto en ese baile de egos y presunción de unión. A veces el éxito es fruto del puro azar, en otras, el éxito profesional de uno de los bailadores, conlleva el olvido del otro, y ahí las chispas llegan a generar fuegos de odios, ojalá no haya sido le caso.

      Un beso, Paula

      Eliminar
    4. Yo creo que ha sido fruto del azar pero hoy día están tan unidos... Son dos egos en uno...

      Eliminar
  9. Magnifica entrada, enhorabuena. ¡Ay los egos! Donde Gala y Dalí eran campeones y con diferencia.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay egos muy grandes. De hecho, muchas parejas fracasan porque el de uno ocupa tanto lugar, que no deja espacio al desarrollo del del otro. Gala y Dalí encontraron un equilibrio. “En el erotismo hay dos fuentes de creación: el miedo, la angustia de la muerte. Y la pasión erótica. Y las dos están presentes, constantemente, en mi obra” Decía Dalí.

      Personajes inmensos. Un abrazo, y feliz viernes



      Eliminar
  10. Me parece que todos aquellos que llegan al cenit en cualquier faceta del arte, terminan por tener su buena porción de ego.
    En este caso, el problema es el choque de ambos egos.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es inevitable. El éxito, si se es joven, se sube a la cabeza. Pero aún cuando llega cuando el tiempo ha curtido el talento del artista, claro que éste se mira al espejo sabiendo que tras esa imagen hay un precio a su talento. Puede ser la mayor desgracia, por cierto, porque donde los egos ocupan mucho espacio, al lado sólo puede existir la sombra de una persona, y nunca acaban bien esas parejas, y es que la otra opción, mantener el ego al lado de un triunfador, además de agotador, es inútil :-)

      Besos

      Eliminar
  11. Te devuelvo la visita. Encantada de conocerte.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Iremos pasando, al menos yo, para leer tus entradas. Vale la pena el paseo ;-)

      Un abrazo

      Eliminar
  12. Pues aquí me tienes .

    Los egos son muy, muy pero que muy malos y pueden destruir todo lo que se encuentran a su paso.

    Muchas gracias por visitar mi blog y comentar. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenido siempre. Los egos, en su justa medida, se llame autoestima o simple valoración de uno mismo, no son malos, sino positivos, lo malo es que cuando se inflan como globos de helio, tienden a expandirse y a echar a volar. :-)

      Un gusto haber pasado por tu rincón. Un abrazo

      Eliminar
  13. ¿El Museo de los egos? ¡Señor, qué nombre en apología de las buenas y malas prácticas mundanas.

    Saludos desde mi Devocionario terrenal.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me pareció un lugar público cualquiera, aunque lo imaginé con seres etéreos, muy instruidos y deslizándose por suelos encerados enter amplios espacios, así que dije...un museo :-)

      Esas prácticas mundanas, la mayoría de las modas de hecho, se inventan para alimentar el ego. Un abrazo

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.