jueves, 1 de marzo de 2018

El peso del paso del tiempo

Imagen de Aguirrefoto. San Sebastián


Los relojes empezaron a ralentizarse, todos a vez. Fueron frenándose sin que nadie pudiera encontrar la causa. Ni relojeros austríacos, ni los suizos, ni los ingenieros del reloj atómico, ni tan siquiera un pastor asturiano que sentía con exactitud la hora, sabían la razón, y menos aún cómo solucionarlo. El tiempo volaba, literalmente volaba, hasta el extremo en el que en un minuto transcurría una hora. Después llegó a ser un segundo lo que duraba una hora, y por fin, a una centésima de segundo le llevó una hora avanzar ese mínimo espacio de tiempo, Los científicos emitieron un informe al fin. El sistema solar se dirigía, impertérrito, hacia un espacio de no-tiempo.

Paquita, al escuchar la sentencia, y sin calibrar los riesgos del escenario que se avecinaba, simplemente se alegró. No es que fuera muy presumida, pero temía envejecer. 

20 comentarios:

  1. El paso del tiempo de tu pluma es muy diferente, y el nombre elegido es el punto mágico del relato, todos somos un poco Paquita. Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda el paso del tiempo pesa en mi pluma. No vuela, aunque así lo perciba a veces leyendo posts de hace tiempo.

      Todos somos Paquita, en eso te doy la razón. En el fondo, con tal de no notar en el espejo el paso del tiempo, las teorías tiempo-espacio nos importan muy poco. Nuestro cuerpo mide los años con precisión de cirujano, y en el fondo, es lógico que sea así, aunque nos pese.

      Un abrazo y feliz entrada de mes

      Eliminar
  2. La alteración espacio/tiempo, atemoriza a los avariciosos del tiempo ajeno, pues no tienen de propio. Paquita es libre de comportarse y alegrarse a su aire, que es lo que queremos todos.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La alteración del espacio yo creo que la controlamos, en general. Hoy nos rodea nieva, mañana lluvia. O montaña hoy y mar mañana, pero lo del tiempo a veces no controlamos las alteraciones que tiene. A veces pasa volando y a veces no hay manera de que pasen cinco minutos, sobre todo cuando estamos a punto de acabar el trabajo.

      Un beso y feliz jueves

      Eliminar
  3. Paquita se salvó!!!
    Tiene toda la eternidad para celebrarlo.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Menos científicos y más verdaderos filósofos, como Paquita.

      Y a celebrar que hoy es hoy, qué caramba. Un beso

      Eliminar
  4. Despojarse de ese peso, sin duda, nos haría andar más ligeros… pero, inexorable y relativo el tiempo, nos lleva al finiquito… Así que… disfrutemos de él mientras podamos!

    Me gustó el planteamiento, así como a Paquita 😊

    Bsoss, y feliz tarde, querida amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vamos ligeros cuando dejamos reloj y carga del paso del tiempo.cuando nos ata, nos domina, nos esclaviza, lo ideal es poder tomar vacaciones de nuestro control sobre él. Y no es fácil. Por eso me gusta tanto Paquita en este cuento.

      Un beso grande y que la noche se duerma en tus pestañas.

      Eliminar
  5. Miedo me da mirar en qué fecha podemos estar ahora, pero doy fe de que me he puesto a hacer este comentario el mismo día que has publicado el texto (1 de marzo del 2018).
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal vez en mil años siga siendo uno marzo de 2018, y el espejo nos refleje como hoy. Me temo que mas que aterrador seria aburrido.

      El tiempo pasa, pero no tanto, como decía Gabo en boca de Aureliano Buendía v sus cien años de soledaad

      Un abrazo

      Eliminar
  6. Es tan distinto el paso del tiempo de cuando eramos niñas a cuando vamos siendo adultos, siento que cada vez se escapa de entre las manos, a veces quisiera detenerlo pero es una quimera.

    Un beso enorme y dulces sueños

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me haces recordar el largo tiempo en el que deseaba hacerme mayor. Lo largo que se me hacía le colegio cuando faltaba el último mes también. Luego, como dices, el tiempo se acomoda un poco, para después pasar a una velocidad que no comprendemos. Y no podemos detenerlo.

      Sin embargo la edad nos hace ser más serenos ante el paso del tiempo y eso nos hace menos impacientes, lo que es una ventaja enorme. Un beso y feliz viernes, dulce María

      Eliminar
  7. El peso del paso del tiempo, implacable cuando corre más de la cuenta, demasiado lento en otras épocas...
    ¡Cómo me ha gustado tu relato, Albada!
    Feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te haya gustado. El tiempo pasa, yo creo que para bien. Da igual cómo lo miramos. Me gustan los relojes de arena y los solares. Me dan sensación de humanidad. Sobre los relojeros me gusta imaginarlos sin mirar esferas, sino al sol

      Un abrazo y feliz domingo

      Eliminar
  8. Te felicito por tu relato. Eso es un relato. La confluencia de dos o más historias. Y en tu caso contiene fantasía, reflexión y un final que sorprende al lector.
    Y tiene la mejor cualidad de la escritura: no aburrir.

    Mi más sincera enhorabuena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tal comentario, inmerecido. El tiempo nos condiciona demasiado. Quise que fuera el protagonista de un pequeño relato.

      Me alegro te haya gustado. Un abrazo

      Eliminar
  9. Este es un cuento-Poema de colección. Perfecto. Es un auténtico placer visitar tu blog! Cordiales saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te haya gustado. Yo me divertí con el ejercicio.

      Muchas gracias. Un abrazo

      Eliminar
  10. Hola, como te prometí por aquí ando, y es un placer pasear por tus letras. Tienes un blog estupendo.
    Este relato me ha encantado, nos mantienes en tensión con el paso del tiempo y su lentitud, para que al final tu protagonista nos sorprenda. Como se dice: no hay mal que por bien no venga.
    Muy bueno.
    Un saludo y será un placer visitarte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pasear por blogs literarios es un placer al que no renunciaré.

      Me alegro que te haya gustado y gracias por pasear y comentar. Un saludo

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.