viernes, 9 de marzo de 2018

Gabo y Mario en Barcelona


Imagen de Internet

Gabriel residió en la Ciudad Condal desde 1967 hasta 1975, y muchos, entre ellos yo,  muy jovencita, descubríamos “Cien años de soledad”. Vivía entonces en la calle Caponata, del barrio de Sarria y prefería el ron con coca-cola y no ese que hacíamos aquí con ginebra. Comentó alguna ocasión, que había conocido a un  librero catalán, Ramón Vinyes, a quien incorporaría a Cien años, como el “sabio catalán”, y que prefería Barcelona a Paris para vivir. En la ciudad de la luz había pasado hambre y penalidades, y en Barcelona se encontraba como pez en el agua, cuando ese boom artístico había sembrado la ciudad de escritores, fotógrafos, diseñadores y sobre todo buenos editores. Cuesta vivir de la literatura, y como había pasado con Vargas Llosa, fue la editora Balcells quien propició que ambos pudieran vivir de su tal vez único y gran talento: la escritura.

Vargas Llosa llegaba a Barcelona en 1970 por el empeño y tutoría de la gran Mamá Grande, y vivía en la esquina de la calle  Caponata con calle Osio, así que acudían ambos a menudo a la pastelería Foix, en plaza Sarriá. Tan diferentes, tan alejados… uno con pinta de galán y el otro bajito y desaliñado compartían amistades en Barcelona, con reuniones en una u otra casa. Al extremo de que habían de colaborar en una obra común, que por supuesto, con el alejamiento entre ambos, quedó  frustrada.

El pacto de silencio tras el puñetazo  de Mario a Gabo en 1976 debe respetarse, pero Mercedes Barcha, la esposa de Gabo,  hizo un comentario muy elocuente: "es que Mario es un celoso estúpido". Parece ser que tras una ausencia de Mario, su esposa Patricia, se refugió en la amistad con el matrimonio de Gabriel y Mercedes. Recordemos que los hijos de ambos autores jugaban juntos como una verdadera familia, pero tal vez Mario creyó que su amigo fue más allá del apoyo amistoso. La foto famosa se la hizo un amigo y fue testigo de esa agresión de un doce de febrero, Elena Poniatowska, escritora y periodista. Lo que menos importa es ese incidente, que pudo reducirse a un simple lío de faldas, sino el ambiente bohemio que desprendía Barcelona.

En el verano de 1975 la familia se iría de Barcelona. No regresarían a vivir en la ciudad de los prodigios de un boom latinoamericano, en las postrimeras  de un franquismo, que fue eje de la literatura en español. La distancia ideológica se fue incrementando con los años, pero la admiración de Mario hacia Gabo no decayó. El premio Nobel les vuelve a unir en un barrio de laureles y promesas, constatando que son dos grandes, y no olvido que Gabo nos espera en su Macondo, desde su partida en 2014.

Quiero creer que en estos tiempos, lejos de ya de las utopías de la estrenada democracia de esas fechas, se esté gestando un nuevo boom de talento literario, de mestizaje de cuna y universalidad de miras, que en poco tiempo veamos  una nueva constelación de gente con brillo interior que nos deslumbre, y nos deje atrapados a estilos literarios que nos lleguen al alma, para sacudirla.

Hoy me ha apetecido escribir sobre el incidente del ojo morado de Gabriel GM, para curiosos que aún no lo conozcan, que imagino que serán pocos. El puñetazo de Mario a Gabo

14 comentarios:

  1. Una buena excusa, la anécdota del puñetazo, para trasladarnos con tu escrito a esos tiempos, para algunas -como yo- de niñez, y sobre todo, para recordar al siempre presente García Márquez.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. De hecho lo he añadido porque siendo una anécdota, para mí, intrascendente era la forma de ubicar a los dos grandes de la literatura contemporánea en un lugar irrepetible. Sé que faltaría CJ Cela pero él no tuvo nada que ver con el universo que se respiraba en Barcelona. No sé si hoy en día es posible la conjunción de astros en la ciudad. Desde mi punto de vista aquí si no tienes padrino no te bautizas. Es muy difícil que te valoren sin tener en cuenta su credo político o personas que te introduzca. No digo que te avalen. Hay que tener la mira amplia a la hora de apostar por el talento, y me temo que ahora, desde hace una década tal vez, Cataluña no está por la labor. Una pena

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  3. La acción del otro no justifica nada, tampoco la sombra negra del ojo que se posó en silencio sobre una hipotética falda en medio de la bohemia barcelonesa.
    Gracias por comentar un episodio garcíamarquiano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En el caso de hoy, al hilo de su cumpleaños de hace poco, si viviera, me dio por rememorar la época barcelonesa, que creo fue inspiradora para él. El episodio en sí no me interesa, la verdad. Me gustaría que en Barcelona, que es ciudad abierta y cosmopolita, pudiera volver a respirarse la atmósfera de creatividad y eso se llama nostalgia. No se dará de nuevo, pero es echar atrás la mirada, hacia un tiempo fallido, a mi criterio.

      Un abrazo

      Eliminar
  4. Una historia nunca aclarada del todo, pues sus protagonistas no quisieron ahondar en la misma, quedando solo las espulaciones de los posibles biógrafos. Casualmente como vivo cerca, en mis paseos por el barrio, aun respiro aroma de letras entrelazadas con reproches y silvidos de puñetazps disparados. ;)
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quién mejor que tú, que vives por esas calles de Sarriá, para intentar retener la mirada de ellos, de su geniales diálogos, imagino, y ese hálito de intelectualidad de esa ciudad en fechas pasadas

      No me interesaba la anécdota encuentro, sino la maravilla del ambiente literario v de talento en la ciudad de lso prodigios :-). Un beso

      Eliminar
  5. Había leído sobre ello.
    Ay los celos, las emociones....


    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay ese saberse atractivo o atractiva, qué duro es, Toro. Barcelona era una fiesta, sin ellos. También

      Un beso

      Eliminar
  6. Desconocía la anécdota del puñetazo. Muy interesante la entrada.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces la realidad supera a la ficción. Pero Barcelona era un escenario de gente intelectual, se destilaba cultura, iniciativas, progresismo. Eran los coletazos del franquismo y la antesala de la democracia, era la lucha de los universitarios, era el tiempo de agarrar los sueños y echarlos a volar.

      La anécdota es sólo eso. Un abrazo

      Eliminar
  7. Pocos posiblemente, pero siempre está bien recordarlo, las escaramuzas entre literatos me han gustado siempre. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Imagino que entre grandes escritores los roces de egos son inevitables. Ahora pensaba en Lope de vega y Cervantes, cuya relación era de guerra permanente. Lo curioso, en este caso, es que el odio se inició por el azar. Lope iba tras la hija de Velazquez y en casa de éste se conocieron. Al principio fueron amigos, pero Lope, un ser especial y mujeriego escribía teatro de éxito, mientras Cervantes iba más lento en su fama.
      Perla de Lope a Cervantes «De poetas, muchos están en ciernes para el año que viene; pero ninguno hay tan malo como el Cervantes ni tan necio que alabe a Don Quijote». De éste a Lope «Hermano Lope, bórrame el soné e versos de Ariosto y Garcila, y la Biblia no tomes en la ma, pues nunca de la Biblia dices le». En fin. Ambos inmensos tal vez la rivalidad produjo que se esforzaran al máximo por superar al otro.

      Un abrazo

      Eliminar
  8. A mi también me gustaría creer que en estos tiempos se está gestando un nuevo boom de talento literario pero mucho me temo que no es así.
    Desconocía la anécdota. Gracias por contarla.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entre unas cosas y otras, Barcelona, ciudad abierta, se esta volviendo pueblerina. No a nivel arquitectónico, sino de miras. Ojalá me equivoque.

      Un abrazo

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.