viernes, 30 de marzo de 2018

Despidiendo a las pesadillas



Imagen de Ole Marius Jørgensen

En el marco onírico en que el quedó presa, entre trampas de pastillas y psiquiatras, Elena despertó un día. Un instinto más fuerte que su mente, más visceral que sus miedos, y más poderoso que las leyes de la medicina le hizo desafiar a sus pesadillas. 

Quedó con el viejo amor que la engañara en su juventud. Fue fácil simular un pasado superado y un presente por compartir. Con la conciencia más lúcida y tranquila que pudiera recordar echó los polvos en la copa de Eduardo. Liberada y ligera, sin acabarse de desnudar, se quedó mirando al pelele del hombre que nunca debió haber amado. Luego se plantó ante el espejo, despidiendo a sus fantasmas, sacudió la cabeza y salió del dormitorio. Antes de  cerrar la puerta del piso limpió concienzudamente todo rastro de su paso. Sintió un sol de primavera sobre su rostro, y sonrió. Seguramente como aquella tarde lejana, en la que con engaños, se perdió.

Siguiendo la iniciativa de bic naranja

14 comentarios:

  1. Debería limitarme a opinar sobre el estilo y redacción del relato, decir que me ha parecido impecable y muy bueno, porque aplaudir la decisión de Elena posiblemente no me deje en buen lugar pero tampoco puedo censurarla. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. La imagen me remite a una especie de ensimismamiento, a algo parecido a un estado mental precario, y me dije, a ver si le ha matado. Claro, para ello tenía que haber una razón, y la inventé. Luego me planteé que tal vez, ante el cuerpo casi a punto de desnudarse, un infarto traicionero podía estar presente, pero tenía menos intriga :-)

      Un abrazo y feliz sábado de resurrección.

      Eliminar
  2. Muerto el perro, se acabó la rabia.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí era muerto o matado, y me quedé con lo segundo, pero siendo una ficción de extremos, acabado el muerto, a acabada la pesadilla.

      Un abrazo y feliz sábado

      Eliminar
  3. A veces hay que matar los fantasmas del pasado para poder resucitar.
    Metafóricamente, claro...

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, es metáfora. Sin matar los fantasmas, reales o inventados, percibidos en todo caso, no se puede avanzar ni cambiar de etapa.

      Un beso

      Eliminar
  4. Triste semblanza de quién no sabe perdonar, máxime en estos días de recogimiento, en que todos hemos de estar con una sola imagen en la cabeza.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto, tras matar a ese amor que la hirió, no sólo se confesó, sino que salió de penitente en una procesión de Toledo.

      No es más que lo sugerido por una imagen, pero perdonar, y ahora lo digo en serio, es un acto que permite sobrevivir también. Matar o perdonar, pero de verdad, para seguir a otra vivencia, a otra etapa, a otro estado mental. Un beso y feliz sábado de resurrección

      Eliminar
  5. Muy bueno, como dicen la venganza se sirve en plato frío.
    Me ha gustado mucho.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí la venganza era en un plato bien frío. La imagen sugería muchas lecturas, como la tuya, que me encantó, más frívola, o cualquier otra, pero me decanté por la mujer vengadora. :-)

      Un saludo y feliz lunes de Pascua florida

      Eliminar
  6. Unos polvitos acabaron con el pasado. Se vengó y disfrutó de la despedida.
    Un texto exelente y bien escrito.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Acabar con el pasado, trágico para ella, acaba con esos polvos de veneno. Muy drástico, sin duda, pero quién sabe lo que pudiera haber sufrido

      Un abrazo

      Eliminar
  7. Hay que olvidar los fantasmas del pasado, y mirar hacia adelante, a veces, los ojos del corazón se posan en quién menos se lo merece.

    Un placer volverte a leer.

    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los fantasmas del pasado son tenaces. Muchas veces nos dejan inmóviles, nos rondan a la hora de tomar acciones, y no debe ser así. Aquí, el corazón de la dama se posó en quien no merecía su amor o entrega, pero aunque así sea, hay que saber cerrar la puerta del pasado y avanzar

      Un beso, y feliz martes, María

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.