martes, 20 de marzo de 2018

Manifestación

Imagen de Google


El presidente estaba avisado de los disturbios que podían llevarse a cabo tras ocho años de recortes y de maltrato a parte de la población. Creía que podía controlar el descontento con cuatro palabras de posibles mejoras, si los presupuestos lo permitían, pero guardaba un as en la manga. El ejército saldría a las calles a controlar a los descontentos, si llegaba a ser preciso.

Los manifestantes se habían unido en sus trayectos. Los pensionistas, las mujeres, los manteros, y los parados de larga duración habían confluido, sin planificación previa. Los  antidisturbios, cuando recibieron órdenes y refuerzos, se tuvieron que emplear a fondo para disolver la gigantesca manifestación. Cargaron contra la gente con porras y balas de goma, sin atender a las quejas. Al fin abrieron una gran cuña en ella, sin poder seccionarla. 

Cuando los reivindicativos confirmaron que los agentes del orden habían llegado casi al centro de la manifestación, lentamente fueron cerrando filas, atrapándolos. La masa siguió en su avance, cada vez más nutrido. Dejando tras de ellos unas docenas de uniformes pisoteados en el suelo.


10 comentarios:

  1. Si lo piensas bien, en lo sustancial no ha cambiado nada desde la época de las cavernas...


    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, hemos complicado la relación entre quien manda y quién es el mandado, pero en lo sustancial pocos cambios. Pienso en el medievo, por ejemplo. Los nobles y los villanos ahora tienen otros nombres y otros atuendos, se han sofisticado muchas relaciones creo.

      Un beso y feliz martes, pre-primaveral

      Eliminar
  2. Promete una primavera muy reivindicativa, esperemos que no les llueva. Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con tal que no sea como la primavera arabe ya me alegra esa salida a la calle. Demasiadis primeros de mayo sin nadie en ellas, y por falta de motivos, sino de motivación.

      A por una primavera de conquistas. Un abrazo

      Eliminar
  3. No tengo claro si fueron atrapados o al final terminaron por sumarse a la manifestación para reivindicar "lo suyo".
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo imagine que se sumaban. La vision me pareció muy poderosa. Uniformes de polis pisados en el suelo mientras la masa sigue.

      Ficciones, que cada uno plasma como puede. Besos y feliz primavera

      Eliminar
  4. Mucha gente en la calle, cada vez más descontento, con nula recepción en las altas esferas, esto estallará.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La receptividad está ausente y no se la espera. Tenemos unos dirigentes cuya única receptividad es hacia el bolsillo propio y de sus amigos. Con puertas giratorias incluidas, para que aunque dejen la vida política, sus bolsillos sigan medrando. Lo demas les importa un pito.

      Ojalá los votos reflejen que eso no es moral. Un beso

      Eliminar
  5. Deberíamos salir a la calle, no solo un día o dos, sino todos los días para reivindicar por lo que creemos son nuestros derechos, que no nos los arrebaten, por la lucha contra la pobreza, contra los sueldos miserables, contratos precarios, pensiones, contra la corrupción, contra los recortes sociales, y más... pero sobre todo, cuando lleguen las votaciones, es ahí donde debemos castigarlos.

    Más besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es nuestra única baza, votar a quien creamos que les importamos. La situación de que trabajando se pueda seguir siendo pobre, porque con los contratos por quincenas o hasta por horas, con la mejora de la economía siguen ahí. Es tremenda la brecha de desigualdad en España y si los empresarios siguen teniendo beneficios y o aumentan salarios, un día esto puede explotar. El banco de alimentos no se cansa de decirlo, y ya que los gobernantes son insensibles al sufrimiento de los ciudadanos, no queda de otra que hacerse oír.

      Un beso, querida María, y feliz tarde

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.