jueves, 5 de marzo de 2020

Don Quijote y los siete enanitos, en jueves.

Imagen de Dorotea
Siguiendo una iniciativa de Dorotea, Lazos y Raíces quien propone un personaje en el escenario de otro, he elegido una combinación con la que me he divertido y que es la siguiente.

Don Quijote llegó con su escudero Sancho a un bosque encantado. Blancanieves era esa princesa que acababa de morder una manzana envenenada, ofrecida  por una reina malvada, disfrazada de viejecita decrépita.

En un claro  vieron  una  casa, que para el hidalgo fuera un castillo con almenas invisibles, de cuya chimenea salía humo. Era de una paella apelmazada, de la que dieron buena cuenta, sin quejarse. Hacían la digestión cuando escucharon voces cantando: "Haibo Haibo, a casa a descansar". Siete voces  se acercaban rápidamente. El hidalgo miró a diestra y a siniestra y, excitado y nervioso rugió.
—Al suelo Sancho, miremos quiénes vienen así cantando, de los avernos, sin duda-
—Para qué, si entran verán que ellos son más y nos atacarán, estemos o no en el suelo.
—No seas torpe, si les vemos  podremos preparar las armas para defender este castillo de los demonios, que ya ves que nos persiguen, por los embrujos de algún malandrín. Sancho miró alrededor, en busca de resguardo. Una mesa bajita acogía ocho sillas, siete de las cuales eran muy bajas
—Como quiera su merced- dijo sin convicción, metiendo barriga para intentar, si podía, guarecerse bajo la mesa.

Vieron a siete enanitos, con herramientas de trabajo, salvo el primero , quien portaba un candil. Blancanieves, exánime, quien para D. Quijote era su Dulcinea,  yacía cerca de la puerta, sin que el hidalgo la hubiera visto al llegar, fruto de otro encantamiento. Cuando escuchó los llantos y lamentos de los enanitos, que instantáneamente identificó como los siete demonios, montó en cólera. 

Les gritó por sus nombres, con voz afiebrada y tras afinar su garganta - Lucifer, Belcebú, Satán, Abadón, Mammón, Belfegor y Asmodeo...Aquí estoy, para vengar a mi amada. A fé mía que os rebanaré el cuellos a todos-bramó, teniendo que toser por el esfuerzo después.
—Son enanitos mi señor- se permitió decir Sancho, quien lloraba contagiado por los pequeños seres y por la belleza de la muchacha, quien yacía tan blanca, tan pura y tan bella.
Ante la locura del hidalgo, quien se había armado con su lanza, los enanitos se tendieron en el suelo, como les indicara Sancho, esperando a que su señor se calmara.

El hidalgo, ya sereno tras ver lo pacíficos que eran los enanos, se arrodilló ante la mujer dormida, le besó la frente luego, y, al instante, se creyó el más guapo príncipe de toda la cristiandad. Pero eso ya es otro cuento.

Palabras 390. Es difícil hacerlo más corto :-)

Más relatos jueveros del blog

56 comentarios:

  1. Un mix de cuentos, bien resuelto, entiendo que las palabras hay que contarlas pero podría haber seguido leyendo. Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esq ue cambia tanto D. Quijote, que igual sí da para otro post, porque Blancanieves se despierta con otro beso, no con el suyo :-). Cuando vi las posibilidades, me quedé con esta al instante.

      Un abrazo y por los cuentos que nos hagan sonreír, que de lobos ya estamos caperucitas perdidas, o hartas, no sé :-)

      Eliminar
  2. Ja ja ja ja Diverido, Albada.
    Me encanta esta propuesta. Y tú lo has hecho genial.
    Besotes manchegos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La propuesta dá para disparates muy divertidos. Pues me alegra que te haya gustado, Maite.

      Hombre, manchegos...los besos y los quesos, dí que sí.

      Eliminar
  3. Te ha quedado un maridaje estupendo entre dos historias tan diferentes. O no tanto.
    Por aquí, hoy es festivo. Feliz día de la "cincomarzada".
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me reí bastante imaginando, así que está bien. No sé si los cuentos en sí se diferencian mucho, ahora que lo dices.

      Pues a disfrutar del festivo aragonés. Un abrazo

      Eliminar
  4. Una buena mezcla produce un buen cóctel ;)
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. NUnca mejor dicho, los buenos platos, con buenos manjares.

      Un beso, Alfred

      Eliminar
  5. Jaaaa,,, Qe bueno, gracias amiga por escribir este mini cuento de lo más agradable, ese Quijote enamorado de blancanieves pensando en su Dulcinea ..maravilloso te quedó ..Este jueves como he dicho será muy gratificante leer todos los relatos .sin duda la imaginación se ha puesto de gala .Un beso y feliz jueves.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Será y está siendo de diversión asegurada, lo que en tiempos del coronavirus va bien :-)

      Un abrazo, Campoirela. Por una tarde divertida

      Eliminar
  6. Es dificil hacerlo más corto, pero imposible hacerlo más brillante.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Muy bueno , si señor , muy bueno esta mezcla de cuentos. Te felicito por la forma y como describes las escenas.
    Un abrazo
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo importante es que era posible, y me he divertido, así que ya me vale :-)

      Gracias. Un abrazo

      Eliminar
  8. Genial este cóctel de cuentos, mi felicitación Albada, me han encantado.
    Feliz jueves.
    Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, es que las dos historia por separado tienen cosas muy buenas y alguna comicidad. El Quijote me hizo sonreír durante horas, por cierto, Blancanieves no tanto.

      Un abrazo y feliz tarde

      Eliminar
  9. Por favor, Lo que me ha gustado!! Eres magnífica fusionando cuentos. Te felicito, lo he disfrutado mucho, Preciosa.

    Mil besitos con cariño ❤️

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues muchas gracias, ya somos dos que hemos disfrutado :-)

      Un abrazo y por una tarde sin cuentos chinos, con bellos cuentos,locos, si puede ser.

      Eliminar
  10. Pues a mí se me ha hecho corto tu tremendo relato. Felicidades porque has mezclado dos historias que aparentemente están en las antípodas. No se me hubiera ocurrido a mí. Me alegra que haya sido a ti y poderla disfrutar de esta manera.
    Lo de los demonios es mortal. Me encanta :-)
    Un beso muy grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se te había podido ocurrir, no lo niegues, pero ante personajes y escenarios, me pareció tentador esta combinación, posible, ya se ve :-)

      Un abrazo

      Eliminar
  11. Está bien con esas palabras.
    Bien ensamblado el personaje y el escenario.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta escribir concentradito, pero a veces no se puede :-). Muchas gracias, Demiurgo.

      Un abrazo y por tardes con cuentos de hadas, buenas, eso sí.

      Eliminar
  12. Hola guapa, me gusta mucho este mix de Don Quijote y los 7 enanitos.
    Que imaginación más buena tienes amiga mía, besos de flor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un mestizaje que salió medio cómico, porque lo iba imaginando, lo cual en mí no es extraño :-)

      Muchas gracias, Flor. Por una tarde bonita y soleada

      Eliminar
  13. Muy divertido tu relato. Me rio de imaginarme toda la escena: Don Quijote y Sancho Panza luchando con los 7 enanitos cual contra los molinos de viento. Claro que Don Quijote gana con Bancanieves como Dulcinea del Toboso jejejeje.

    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. gan y mucho, pues se ve que la moza en cuestión era poco agraciada y de voz casi hombruna, así que D. Quijote gana, ya lo creo, máxime cuando se convierte, o cree convertirse, en un apuesto príncipe de cuento. :-)

      Un abrazo y por una tarde con imaginación y buenas lecturas.

      Eliminar
  14. Solo Don Quijote podía ver demonios en los enanos más inofensivos de los cuentos. Muy ocurrente lo tuyo. Y siempre he tenido la duda, de cómo es la canción de los siete enanitos. I Home, I go, Hi ho…

    Un beso dulce.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que si no imaginaba a su manera, no sería D. Quijote :-) Hi ho, dice la canción. Silbando al trabajar, Cualquier quehacer, Es un placer, Si se hace sin pensar. Hi-ho, hi-ho, A casa a descansar :-)

      Un abrazo, Dulce, y pro las canciones de Walt Disney, todas maravillosas

      Eliminar
  15. Te ha quedado genial, Albada:

    Muy bueno el lenguaje, los demonios, los enanitos, Sancho y Blancanieves.

    Muy logrado...

    Besos y felicidades

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues muchas gracias Ana. Era un desafío muy divertido, en mi caso la menos, y me alegra que te gustara.

      Un abrazo y por una tarde feliz y gozosa, golosa también, ya puestos...

      Eliminar
  16. Respuestas
    1. Lo malo es que el hidalgo caballero ahora se cree el príncipe más agraciado de la cristiandad, amiga, y ya veremos, si loco pero guapo, no tendrá aventuras más locas aún, porque princesas bellas del cuento, hay muchas donde elegir :-)

      A por la tarde, que sea bonita

      Eliminar
  17. Cuando se es buena ni como taparlo, mucha creatividad ¡que se desborda! :) me gustó mucho un abrazo grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues me alegro que te gustara, porque disfruté escribiendo :-)

      Gracias y por una tarde bonita, Susy. Un abrazo

      Eliminar
  18. Enhorabuena por Sancho Panza que controló la fiera de La Mancha antes de que se ensañara con los enanitos. Muy buen relato! Gracias por participar y un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Conociendo a su señor, el pobre Sancho sabía que mejor dejar que se calmara :-)

      Gracias, Dorotea, tu propuesta era de verdad fantástica. Un abrazo

      Eliminar
  19. Pues me gusta, ya ves...
    Un abrazo y felicidades por este trabajo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro mucho que te gustara, porque como cuento, todo cabe, ¿no?

      Un abrazo y pro una feliz tarde

      Eliminar



  20. La muerte se llamaba Soledad y la enfermedad, su ayudanta en la funeraria, Dolores.


    Durante toda una vida desde muy joven, tuvo vocación por los muertos. Soledad estudió criminología pero era una carrera que no le satisfacía del todo...Por esa causa, echó curriculum en una funeraria con la ayuda venida de un hospital de enfermedad llamada Dolores pues quién mejor sino para estar mas cerca de la muerte.


    Ahora Soledad tenía el tiempo limitado en la tierra tras años y años trabajando en la funeraria. Era una mujer fría y distante siempre vestida de negro. Decía la gente que sólo salía de su casa por las noches y que en noches de Luna llena, paseaba por el cementerio con Dolores para visitar a quienes habían sido sus clientes. Tenía algunos amigos como por ejemplo la locura prima de Dolores que también se hizo mujer para vivir en la tierra y que trabajaba en un psiquiátrico o el demonio que tomó el nombre prestado de Judas y se pasaba la mayor parte del tiempo trabajando en una Notaría haciendo contratos diabólicos...


    Pero Soledad como es natural en un ser humano tenía miedo a su muerte. Estaba postrada desde hacía meses y Dolores se encargaba del trabajo en la funeraria que por cierto había días de muchísima clientela...No quería mirarse en un espejo. La cara se le puso blanca como la cal y la mirada hundida en el esqueleto. Sabía que llegaba su final y sus amigos intentaban animarla para sacarla alguna noche y comer algún cordero sacrificado pero ella se negaba porque había que arreglarse y arreglarse significaba recordarle su oficio cercano a la muerte pues junto a Dolores, se encargaba de maquillar a la gente fallecida de toda la ciudad...Así pues, cuando la visitaba Dolores, ésta le estudiaba las facciones de la cara y la enfermedad para cuando muriera. Quiría maquillarla como una princesa de ultratumba como el último gesto que tuviera con ella...


    Soledad sin ánimo ninguno ni para comer, hizo un dibujo para indicarle cómo había de ser su maquillaje después de muerta. Dolores prestó atención esmerándose en el detalle y en el entierro de muerte, el pánico cundió por toda la ciudad y nadie pudo mantener la mirada en aquella difunta por ser mas que una muerta, un enjendro hecho realidad. Tan solo Locura y Belcebú alabaron el trabajo de Dolores...


    Auqella noche, se celebró el funeral. Todos los pecados capitales se reunieron en el cementerio pues también eran la reencarnación en este mundo...Hubo algarabía y hechizos, conjuros con una celebración que duró hasta el amanecer. Al sacerdote lo humillaron burlándose de la palabra de Dios y con la luz del día, con el rocío del amanecer, cada enjendro desapareció disipándose en la neblina del nuevo día.


    Soledad despertó con un enorme pavor y Dolores su ayudante, llamó al portero porque tenían que maquillar a otros muertos en la funeraria; que la esperaba abajo en el portal...Se miró al espejo para arreglarse para dar un grito de pavor pues sus ojos eran verdes fosforescentes...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una historia de más soledad y quimeras que de una funeraria con mujeres especiales. Muy bueno.

      Porque el maquillaje no borre la dicha de haber vivido, ni las arrugas de haber reído, ni los verdugones del tiempo aprovechado. Un abrazo y feliz tarde

      Eliminar
  21. Que buena idea, don Quijote, los enanitos y Blanca Nieves. Mientras leía imaginaba la escena y reía sola frente a la pantalla.
    ¡¡Aplausos Albada Dos!!

    mariarosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues el mejor halago que puedas hacerme, la verdad. :-)

      Muchas gracias y un abrazo, Maria Rosa

      Eliminar
  22. qué interesante esta fusión de clásicos literarios! esta vez don quijote se dispone a atacar a enanitos, en lugar de a gigantes/molinos. por cierto, a juzgar por sus nombres, estos enanitos son un poco diabólicos. ;)
    abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para el hidalgo eran los siete demonios, así que, como buen conocedor de encantamientos, misticismos y gestas, se los sabía :-)

      Un barazo y por un viernes sensacional

      Eliminar
  23. Que buena combinación has hecho, leyéndote no parecía nada increíble, era fácil ver a todos juntos en ese bosquecillo.
    Muy bueno.
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sancho metiendo barriga me parecía poco creíble, pero era tentador ponerse así :-)

      Gracias, Carmela. Un abrazo y a po el viernes, con ganas.

      Eliminar
  24. Te admiro, Albada. Qué bien escribes, cómo te atreves con todo y qué bien lo haces.

    Aplaudo

    Un abrazo grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo mío igual es temeridad, a nada le hago ascos en eso de la escritura :-)

      Un abrazo y muchas gracias, Alis. Feliz finde

      Eliminar
  25. Pues has logrado una magnífica mezcla de historias ficticias pero, cada una con su estilo, muy entretenidas. Ya me imagino al hidalgo Don Quijote metido en reyertas en medio del baile organizado por el príncipe que se acabó casando con Cenicienta, o intentando abatir a las pequeñas hadas que protegían a la joven princesa Aurora antes de convertirse en la bella dirmiente, ja,ja,ja.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que mi versión es muy entretenida, sin duda :-).Imagina después, cuando llegue el príncipe guapo de turno, el pobre hidalgo intentando recuperar a su amada.

      Me alegro que hayas pasado un buen rato, Josep Mª. Un abrazo

      Eliminar
  26. Me he inflado de reír me imaginaba la escena en todo su esplendor y y el diálogo deternillante de Sancho y su loco señor y además lo cerraste con ese famoso beso que es el perejil de todos los cuentos en los que aparece una dama y un caballero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, que hayas reído es muy buen halago, Tracy. Y sí, sin beso, el cuento quedaría cojo, más en este caso. Pues por las sonrisas, los textos locos y los cuentos para no dormir

      Un abrazo

      Eliminar
  27. Jaja este Quijote tuyo tan ocurrente y enamoradizo... esperemos que el beso haya despertado a blancanieves. Un muy original relato. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te gustara el cuento mezclado. Los besos, los del hidalgo los imagino castos, son buen remate de todo cuento :-)

      Un abrazo

      Eliminar
  28. Jajaja! lo que le faltaba a D.Quijote, verse inmiscuido en una tribu de enanitos!!

    Bss.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues entre enemigos imaginarios y amigos invisibles, igual los enanitos no eran mala tribu :-).

      Un abrazo, Mar

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.