domingo, 1 de marzo de 2020

La granja


Imagen de Aguirrefotox

Acercándose un poquito más al borde del barranco, donde se escondió  el perro, pudo divisar la granja. Con Bruno, llegó al valle, y a la finca. El agricultor se empeñaba en alabar sus tomates y sus berenjenas, pero el caminante insistía en otras plantas.  Tras comprarle un melón, unos calabacines y tres manojos de calçots, cejó en su empeño de comprar la mejor marihuana de la comarca. Le habrían informado mal, se dijo. Aceptó una porción pequeña de un postre casero al despedirse.

Los calçots se veían estupendos, y le animaron a hacer una calçotada el fin de semana.  Ya en su cocina, tras comer el pedazo de tarta, hecha por el granjero, le dió un poquito a Bruno. Poco después concluyó en pensar que sí había encontrado el lugar del cultivo del que tanto se hablaba, pero ese detalle ya le era indiferente. Bailaba con su perro, los dos muertos de risa, bajo la luna, quien les contestaba.


54 comentarios:

  1. El cultivo de esa planta..., hay quien las cultiva en interiores,
    ... plantaciones extensas que llenan los barrios de ése olor.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Van descubriendo y van saliendo nuevas plantaciones, es verdad. Se ve que aquí se gasta pero mucho, mucho.

      Un abrazo

      Eliminar
  2. Tengo vecinos que no tienen horas para dormir. De su ventana la calle se perfuma hasta que vino la guardia civil. Ahora la cultivan tres calles mas abajo y tan tranquilos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué alegría pasar por tu calle, antes y ahora un poco más bajo, ¿no?

      Un abrazo

      Eliminar
  3. vaya, parece que al comer la tarta se animaron mucho. quizá contenía entre sus ingredientes esa planta en cuestión? yo para las tartas prefiero la canela, pero oye, para gustos... ;)
    abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que la tarta estaba muy condimentada de lo que buscaba el protagonista :-)

      Un abrazo y feliz tarde

      Eliminar
  4. Vaya parece que la tarta llevaba sorpresa y les sentó bien a ambos.
    Mira yo prefiero los calçots jajaja
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto, los calçots estarían estupendos. :-)

      Un abrazo

      Eliminar
  5. Vaya con el postre...
    El agricultor sabe latín.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues tonto no es, seguro, y bien que acaba vendiendo su cosecha normal :-)

      Un beso

      Eliminar
  6. Respuestas
    1. Agradable, parece ser, que hasta al perro le sentó bien :-)

      Un abrazo y por una tarde bonita

      Eliminar
  7. ¡Cómo debía ser si hasta el perro reía!
    La torta la había hecho María, ¿no?
    Yo también me río sola :-)
    Un beso muy grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. María, seguro, la esposa del granjero, o al menso acompañante :-)

      Un abrazo y ríe, bajo la luna, que es sano :-)

      Eliminar
  8. El ingrediente sorpresa... los agricultores saben mucho... la tierra les habla.

    Mil besitos con sonrisa para ti, bonita ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que debemos tener buena tierra para esos cultivos, porque se animan a cultivar en todas partes :-)

      Un abrazo y a por una tarde plácida

      Eliminar
  9. Demasiada risa floja para una tarta de chocolate.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para mí que de un tipo de chocolate sí era, no creas :-)

      Un abrazo, Macondo

      Eliminar
  10. Bueno ya me dirás qué tenía ese postre. Aquí se llaman cebolletas, ¿o no es lo mismo?
    Feliz marzo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son como cebolletas, plantadas dos veces. No es exactamente lo mismo. El postre contendría alguna planta, pero animosa :-)

      Un abrazo y por un marzo feliz para ti

      Eliminar
  11. Apetitosa la calçotada y animoso y vivificante el postre. El viaje no fué en balde.
    Besos.

    ResponderEliminar
  12. Es la primera vez que leo algo sobre el calçots y siempre se aprende.
    Un abrazo y gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son cebolletas de doble plantado, que yo no como, pero cuya salsa me enecanta

      Un abrazo y feliz lunes

      Eliminar
  13. Jajajaja
    Quiero un trozo de esa tarta! jajaja. Creyó haber cejado en su intento de comprarla... Regalada sabe mejor.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El granjero no decía tener, pero tenía, ya lo creo :-)

      Un abrazo y a por el lunes

      Eliminar
  14. Sería una tarta mágica con poderes, ja, ja, ja,ja.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro, con aditamentos jocosos, cuanto menos.

      Un abrazo y por una semana grata

      Eliminar
  15. Un buen postre el que le regaló el agricultor, jajaja
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Igual era la manera indirecta de publicitar otras plantas de su granja:-)

      Un abrazo

      Eliminar
  16. Esa tarta llevaba las risas dentro de ella ..me imagino a Bruno y su perro danzando en su casa ,,Jaaa Divino..UN fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El hombre y su perro disfrutan de las risas que les brindó el granjero, amén de los calçots :-)

      Un abrazo

      Eliminar
  17. Un buen postre... eso parece...

    Muy ingenioso tu relato...

    Un beso enorme y felicidades

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un postre con secreto en sus ingredientes, casi con certeza :-)

      Gracias. Un abrazo, y a por este día

      Eliminar
  18. Jajjajaj,Bailando con el perro!Esa alegría no vino de los calçots...Seguro que estaban muy bien plantados,al "laito" de las otras
    Besucos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que se disimulaban bien esas plantas. Pero tenerlas, las tenía.

      Un abrazo

      Eliminar
  19. Bonito relato amiga, parece que la tarta estaba deliciosa que hasta bailaron y reían y la luna les contestaba, ya me imagino la fiesta. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa tarta era su manera de hacer saber que sí, que el granjero, si tiene lo que iba buscando:-)

      Un abrazo

      Eliminar
  20. Un texto muy huertano, un postre con secreto de huerta
    Muy divertido este relato.
    Feliz semana.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te hiciera sonreír porque yo lo hice, escribiendo :-)

      Un abrazo

      Eliminar
  21. La Luna siempre tan comprensiva.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  22. Ooo con los pasteles de marihuana, a pocas dosis alegran la vida, pero si te das un hartazgo, la cosa puede acabar mal, ja,ja.
    Muy bueno.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no tengo mucha experiencia, pero de las escasas, está un pastel precisamente y un firmamento cuajado de estrellas y las risas. Claro, no es baladí que con su consumo diario se disparen los debuts de paranoias, pero ese es otro cantar.

      Un abrazo

      Eliminar
  23. Hay postres que son mejor que las guindas, incluso alguno se atrevería a tomarlo desde el aperitivo. Me has hecho reir. ¡Ya es época de calçots! como pasa el tiempo. Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues por las sonrisas, y los calçóts, que ya es su época por acá :-)

      Un abrazo, ESter

      Eliminar
  24. Bueno, bueno, no perdáis el juicio... diría uno de tu tierra. En la mía, sería un bacanal.
    Gracias por la posibilidad de leerte. ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jaja, lo de bacanal, con un perro bajo la luna no sé yo, pero considerado cpmp un estado de euforia lúdica, por qué no.

      Un abrazo, amigo

      Eliminar
  25. Hola querida,apenas vi tu texto recorde mis años de universitaria, estaba en.un.grupo de teatro y cada que terminaba el ensayo sacaban sus panecillos de marihuana. Era el momento en que yo me despedía. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues alguna vez podías haberte quedado, por probar ;-). Aquí se descubren plantaciones, caseras muchas de ellas, muy a menudo, por bien que a mí ese tema ni me va ni me viene, pero el consumo ha de ser muy alto.

      Un saludo

      Eliminar
  26. ¡Jajajaja vaya torta enmariguanada! Hasta el perro quedó contento jajaja.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa era la idea, no la del perro, sino del narrador :-)

      Un abrazo y feliz día

      Eliminar
  27. Ese trocito de tarta!!!
    Genial. Voy con retraso, pero voy llegando a leer tus relatos. Son estupendos. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no corras que no hace falta :-). Por las tartas, si dan alegría más allá del azúcar y chocolate que llevan, pues oye...sin abusar, buenas son.

      Un abrazo, Maite

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.