miércoles, 26 de febrero de 2020

Mi encuentro con Joaquín, en jueves

Imagen del blog de Demiurgo

Siguiendo una iniciativa de  El demiurgo de hurlingham, esta es mi aportación.

Hace un par de días regresaba de Madrid en el AVE, y me colé en primera clase como otras veces, pero esta vez creí soñar al descubrir a Joaquín, tras un libro. No puede ser, me dije.   Es el autor que más esquinas del ser humano ha plasmado en sus canciones. 
Le abordé sin alharacas, preguntándome por qué viajaría así, sin su equipo o su mujer, e hice como que no le conocía.
—¿A Barcelona?
—Parece evidente, señora- me dijo, me resultó extraño que me hablara como farfullando-
—¿Por trabajo  tal vez?
—Por visita médica- dijo con una sonrisa, evitando acto seguido mi mirada, y queriéndose  proteger con el libro de Proust. Precisamente con esta respuesta me sonreía, ¿Por qué sonríes, cabrón?,  me pregunté-

Saqué mi ebook y me dispuse a leer, sin darle, ni darme , más minutos  de  conversación  Fue él quien cerró su "En busca del tiempo perdido 6. La Fugitiva". Fue él quien aclarando su voz, rasgada y rota, empezó a hablar de un caída tonta semanas atrás, y que no quería que nadie supiera que iba a buscar una segunda opinión en la Ciudad Condal.

El viaje no es muy largo, pero suficiente para que hablásemos de esos amores que matan, de los hijos y los gatos, del pá amb tomaquet y de los bocadillos de calamares del Brillante, de Chavela  y de Joan Manuel Serrat. Cuando le dije que había ido a ver a esos “dos pájaros de un tiro” años atrás, se limitó a sonreír de nuevo.  De lo que más  habló fue de su mujer Jimena y del miedo real a ser una carga para quien,  tras tantas "aves de paso", anidó en su corazón, de puntillas.
— Los "peces de ciudad" os debéis a quienes, huérfanos de campos verdes, bebemos de caracolas marinas cuando estamos en Madrid- le dije, guiñando un ojo, antes de apearme en Tarragona-
—No deje que "a la orilla de su chimenea" se plante quien no lo merezca- me respondió con otro guiño, el suyo pícaro y certero

Al bajar del tren recordé el instante exacto en que mi único amor me despedía diciendo " no quiero que viajes al pasado, y vuelvas del mercado con ganas de llorar ". Levanté la cabeza, me subí las solapas de mi gabardina, y me quedé pensando en ese andén. Saboreando un viaje especial, a un poeta inmenso y a un pasado de besos con sal.

69 comentarios:

  1. Muy bien contado, como si fueramos testigos de ese encuentro casual, en un tren.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cada encuentro con alguien es algo especial, con él creo que habría sido más especial :-)

      Gracias. Un abrazo y feliz jueves

      Eliminar
  2. Un bonito relato, te felicito.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Es todo un recorrido por la trayectoria discográfica del gran Sabina. Gracias por llevarnos contigo en ese tren, Preciosa.

    Me ha encantado.

    Mil besitos con cariño ❤️

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Era tentador hacer un texto con sus títulos de canciones, creo que son más de doscientos, pero me conformé con pequeñas pinceladas.

      Muchas gracias. Un abrazo con cariño, Auro

      Eliminar
  4. No conozco a Sabina personalmente, pero sin saber si tu relato es real o ficticio, me lo he imaginado tal cual lo has descrito y sobretodo me lo has representado como yo creo que es.
    Me gustó viajar en vuestro mismo vagón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es ficción, pero pudiera haber sido, e imagino que sería algo similar a lo que escribí. Así que me alegro que hayamos coincidido en imaginar :-)

      Un abrazo

      Eliminar
  5. Sin duda ese viaje es como ir leyendo verso a verso un poema , en este caso las canciones de sabina que para mi son más versos de otra cosa ..Me gusto como ,lo enfocaste ..Muy bien guapa..ese tren nos llevó por recuerdos sin duda alguna .
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un poeta de una inmensidad poco usual. Desde su pongamos que hablo de Madrid, hasta el último disco, recorrer senderos, laberintos, amores y desamores como nadie. Y hasta escribe sobre una peluquera y se queda tan ancho :-)

      Su poesía no te la acabas, ni queriendo :-). Muchas gracias. Un abrazo

      Eliminar
  6. Me ha gustado mucho ese viaje, mucho
    Un beso grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues te invito a montar en le mismo vagón, Carmela. y escuchar alguno d esus temas. :-)

      Un abrazo y por un jueves gozoso

      Eliminar
  7. Un singular encuentro "a pañuelo de estación", donde " que eres una mujer, además de una dama".
    Abrazos, Maripau.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uf, pones dos temas, pero habría cientos. Muchas gracias por estar ahí, como le nano, cerca de sus versos cargados de hiel y mieles, de ironía y profundo amor.

      Un abrazo grande vuela sobre el charco.

      Eliminar
  8. Oportuno relato, Sabina merece que se hable siempre de el pero recien salido del hospital aún más. y tu has hecho un recorrido presentacion genial, o tiene una inspiración bárbara o tu musa hace horas extras. Abrazos gordos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tengo a las musas amaestradas :-). Es broma, conozco docenas de canciones suyas, y desde esa calle Melancolía hasta ahora, casi todas son de unos versos rotundos, sabios, intrincados y muy humanos.

      Un abrazo y por un jueves feliz, Ester

      Eliminar
  9. En un tren pueden ocurrir un montón de cosas, desde encuentros hasta desencuentros, y en este trayecto ha sido un maravilloso encuentro con Sabina, por cierto, ha estado mal últimamente, así que has hecho un bonito homenaje para él.

    Me ha encantado tu viaje con uno de los grandes autores, siempre me han encantado sus canciones.

    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pueden gustar o no, porque hay temas que sobrevuelan a un pillo un poco villano, pero su poesía es inmaculada, y sobresale sobre todos los cantautores de lengua española. Bueno, tras la caída, que vaya disgusto, espero que quede muy bien y siga dando guerra.

      Un abrazo y gracias, María

      Eliminar
  10. EL relato es una pasada!!
    Y si es con Sabina el viaje y la conversación,qué decirte!!Ya me gustaría a mí tener con él sólo un cuarto de hora para charlar de lo que saliera.Sin preparar nada
    Es para mí el poeta de la calle,el mejor poeta que mejor escudriña el diccionario del barrio de la vida y sabe decir lo que a nadie se nos ocurriría
    Besucos .Gran entrada!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Su vocabulario es tan extenso que uno se asombra de cómo disecciona los sentimientos para hacerlos caber en versos como puñales, como estiletes de cirujano.

      Es el mejor en español, no te quepa duda. Un abrazo y por los trenes

      Eliminar
  11. Muy bien traido el relato.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entre un personaje del pasado hubiera elegido a Madame Curie, pero luego pensé que mejor Sabina, porque me encantaría coincidir con él.

      Un abrazo y a por el jueves

      Eliminar
    2. .... que saben a despedida, a vinagre en las heridas, a pañuelo de estación. Su lamento parece muy real. Felicidades por el relato

      Eliminar
    3. Esos besos con sal, por supuesto son para Sabina. Por las arrugas de mi voz
      Se filtra la desolación
      De saber que estos son
      Los últimos versos que te escribo
      Para decir "con Dios" a los dos
      Nos sobran los motivos...
      Un poema de cera y miel, de despedida de estación y de vía muerta. Un abrazo y gracias por tu paso por este rincón

      Eliminar
  12. Que fantástico paseo por tus letras y encontrar a Joaquin en ellas. Me encanto amiga. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ya sabes, en un tren imaginario, viaja el poeta, en mi imaginación :-)

      Un abrazo y por un día bonito, Sandra

      Eliminar
  13. Buen homenaje le has hecho.
    Muy bueno.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, merecido seguro, pero pobre, tras una caída :-)

      Un beso

      Eliminar
  14. Pues ficciones aparte lo cierto es que los viajes en trenes procuran encuentros reales con gente metida en harina de otro costal, por ejemplo la música, la literatura, el arte en general. Al fin y al cabo son humanos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son humanos, por lo que habalr con ellos es enriquecedor en enorme medida. Me hubiera podido imaginar más encuentros, pero con Sabina, quien como persona no sé yo, pero como poeta es una maravilla, me pareció oportuno y deseable.

      Un abrazo y feliz noche

      Eliminar
  15. Vaya relato más ilustrado y casi diría que poético. La imaginación lleva muchas veces a vivir hechos irreales como si fueran lo más natural que nos puede ocurrir.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sería casi natural porque bien mirado, bien usan aviones y trenes, eso sí, en espacios más privados que nosotros. Los aviones privados claro, ya se me escapan. Es una posibilidad real, te lo aseguro.

      Un abrazo y a por una tarde bonita

      Eliminar
  16. Todo un paseo por obra y arte, y un guiño maravilloso con el que nos has hecho partícipes a todos. Poesía en las frases, sin duda alguna.
    Una entrada que he disfrutado y mucho. Un viaje maravilloso.
    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que he disfrutados sugiriendo un título de libro, y un motivo, lo demás me ha parecido tan natural y normal que no quise poner cosas raras, sino cotidianas.

      Muchas gracias, y un abrazo grande

      Eliminar
  17. ¿Te atreves a mandar ese relato al cantante de Úbeda? Seguro que te lo agradecería.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si me lo aceptan en su web te lo digo.

      Un abrazo

      Eliminar
    2. Si entras en su web, puede ver que sí me animé :-)
      https://www.joaquinsabina.net/caida-dolor-y-mejoria-de-joaquin-sabina/#comment-43231

      Eliminar
  18. Respuestas
    1. Me alegro que te gustara, al final los miedos a ser cargas son muy humanos, nada de divismos en esas cosas.

      Un abarzo

      Eliminar
  19. qué honor, conocer en persona a un cantautor tan exitoso y veterano!
    los famosos también tienen que ir al médico, y especialmente el artista que nos ocupa, ya que su vida canalla le ha ocasionado problemas de salud en alguna ocasión...
    me imagino que en la sala de espera llevará gafas de sol para que no le reconozcan, y al nombrarle cuando llegue su turno dirán "joaquín ramón martínez", omitiendo el segundo apellido por discreción.
    abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querría verle por un agujerito, en la sala de espera, que imagino de poco tiempo. Con su vida canalla, como dices, lo raro es que esté, tras el ictus que ya tuvo, medio entero :-). Es un maestro del verbo, del verso, de la lengua española. Sin duda, un maestro con mayúsculas.

      Un abrazo

      Eliminar
  20. Me has hecho sentir ser parte de ese encuentro amiga.
    Un relato en honor a un encuentro vestido de arte.
    Me ha encantado Albada.
    Buen homenaje amiga.
    Feliz tarde.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues imagina que viajabas en el mismo vagón, y habrías visto a un hombre granado, de voz bastante cascada, explicando de recetas mejicanas y argentinas, por ejemplo. De esas musas de sus canciones y luego de su pánico a ser de verdad un incordio para quien, desde hace unas dos décadas, se ha colado en su corazón de corsario.

      Un abrazo y feliz noche, Carmen.

      Eliminar
  21. Excelente relato que de haber sido real, me imagino, habría sucedido tal cual. Me lo imagino abierto y sin aspavientos... aunque con las celebridades nunca se sabe jaja. Un placer leerte. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nada de aspavientos, ni uno solo. No es hombre de espectáculos, sino bastante tímido, en contra de todo pronóstico, lo que pasa es que cuando arranca, no paar :-).

      Un abrazo y a por una noche con canciones que nos hagan temblar

      Eliminar
  22. Todo un encuentro, aunque pienso que sería difícil no reconocer a Sabina, tendría que ir muy de incógnito. Que pueda recuperarse y volver a lo suyo. Un creativo relato con la coautoría de Sabina.

    Un beso dulce.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Volverá, mala hierba nunca muere, dicen. En serio, lo suyo es jugar con las palabras, y eso no necesita de enorme fuerza, sino de talento, que le sobra.

      Un abrazo y gracias, Dulce

      Eliminar
  23. jajajaj que bueno.
    Porque el amor cuando no muere mata porque amores que matan nunca mueren...
    Yo también te guiño. 😉
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya te digo, amiga, aquí con sus títulos de canciones solamente podría haber hecho un relato completo y muy largo. Aunque ahora, a estas hora de la noche, LO niego todo :-).

      Un abrazo, Laura

      Eliminar
  24. Ya leí en tus respuestas a comentarios que el texto es ficticio, pero me lo hubiera creído perfectamente como real. Precioso homenaje, bien traídas sus letras y creo que muy bien reflejada su personalidad.

    Un abrazo grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando uno imagina, lo hace en colores...como los sueños tal vez :-)

      Muchas gracias, Alis. Te paso uno de sus sonetos, perfectos, redondos, lúdicos y lúdicos
      Amanece peor cada día,
      Y, a pesar de las horas hermosas,
      las goteras son tan enojosas
      la ira de Dios tan impía

      que al final, con el alma vacía,
      uno deja que pasen las cosas
      como trenes, como mariposas
      que no saben morir todavía.

      Yo prefiero soñar que mañana,
      de repente por una ventana
      se me cuelen volando las musas,

      y feliz, surcando esa ola
      enrojezco como una amapola
      y me pongo a cantar sin excusas.

      Eliminar
  25. Hola Albada, me pregunto que tendrán los jueves para los encuentros, yo creo que son esos momentos inesperados que te pueden asaltar, lo mismo puede ser con un gurú que con Sabina. El personaje elegido te ha regalado un mundo creativo que sin quererlo te lo ha lanzado antes de que salieras del vagón. Me ha gustado esa propuesta y esta historia y es que a mí estas cosas inesperadas, como a tí, me enganchan. Un abrazo, feliz finde!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tiene magia, tal vez por ser el día el medio :-). Sí, imaginé el personaje, y cuando opté por Sabina, lo ubiqué en un tren. Tampoco es un escenario muy especial, la verdad. Si viajaba de incógnito pues era posible ese encuentro :-)

      Un abrazo y por una tarde bonita

      Eliminar
  26. hermoso texto con algo de sabinas mi preferido

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son hilachas, esquirlas tan sólo, pero quise acometer su persona y su obra en muy poco espacio.

      Un abrazo

      Eliminar
  27. Qué bonito, te ha quedado fabuloso.

    Un encuentro que resume toda una vida. Dos vidas que buscan *cada una por su lado) la plenitud.

    Felicitaciones
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los dos somos somos granaditos, el mucho más que yo, pero lo justo como pr compartir bagajes y equipajes de vida.

      Un abrazo y porque todas las noches sean bodas de miel.

      Eliminar
  28. sin ser fan reconocí algunos títulos de él, te guste o no es un artista popular. Y se de sus problemas médicos porque siempre son noticias. Creo también que seria así en persona, entre simpático y guarro ja, besos para vos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te pueden gustar más o menos sus canciones, y seguramente poquito su vida, pero como poeta es difícil acercarse a él. Hemos coincidido en imaginarle :-).

      Un abrazo

      Eliminar
  29. Es buenisimo!! Y eso que yo como bicho raro no me conozco muchas de sus letras. Genial!! Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He usado realmente muy poquita cosa suya, pero golosa. Me alegro que te gustara, porque, para variar, disfruté escribiendo

      Un abrazo

      Eliminar
  30. Me has hecho visualizarlo y ha sido un bonito trayecto
    Abrazos, Albada

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues me basta y sobra, era mi pretensión.

      Muchas gracias y por un finde sensacional. Un abrazo

      Eliminar
  31. Ah! Qué magnífico relato y que buenísimo encuentro con el gran Sabina de "incógnito".

    Muy muy bueno, Alba! Felicitaciones!!👏🏼

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me ocurrió otra manera, factible, de estar con él unas horitas :-)

      Un abrazo y a por este día, con ganitas

      Eliminar
  32. Me declaro fan de los viajes en tren y de Sabina... aunnque yo no sé si me atrevería siquiera a dirigirle la palabra, seguramente me lo quedaría mirando... Me he quedado pensando que sus letras dan para más de un relato.

    Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Le dirigirías la palabra, seguro, porque es cercano, aunque arisco en primera instancia. Sus letras, de hecho, algunos versos tal cual, son historias de amor o desamor completos, con una capacidad de concreción que es admirable.

      Un abrazo

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.