sábado, 1 de febrero de 2020

En la cocina de los recuerdos

Imagen de Aquí


Empezó a llorar. Primero de lágrima en lágrima. Luego en llanto franco. Intentó atajar la marea con el puño de su blusa. La visión borrosa era molesta, y los recuerdos de la última noche afloraron en su mente, como mantequilla derretida, dejando en carne viva sus temores. Esos besos con sabor a despedida  asolaban sus labios. Esperó, cándidamente, la embestida de unas manos en su cintura, como otras tardes. Lejanas y casi desdibujadas. 

Había nacido otro día. Preparaba su guiso de las buenas nuevas con espíritu  aventurero, pero al fin, la cebolla había ganado la partida. Una vez más.

Texto para Cadena de relatos, de la Ser. Ni finalista, pero cuando pueda poner el texto ganador, lo pondré

62 comentarios:

  1. Mucha suerte en el concurso. El micro lo merece.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, hace como ocho años participé, y claro, nada de nada, pero imagino que he madurado y ahora me animé. A ver, crucemos los dedos :-)

      Un abrazo

      Eliminar
  2. Me has hecho reir con ganas, mereces ganar !!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esas cosas pasan, uno empieza llorando por la cebolla y acabó llorando porque sí :-), o porque no, según acabara la película.

      Un abrazo

      Eliminar
  3. Qué bueno!!!

    Un texto sabroso y emotivo.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Toro, a cruzar los dedos, las piernas igual no hace falta.

      Un beso

      Eliminar
  4. Cuantas veces lloré
    y tú no estabas presente
    para restañar esas lágrimas,
    que ante la cocina desborde,
    mirando complacerte
    con un buen guiso.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuántas cebolla pelé
      añorando los guisos
      que preparabas, presto
      y que nunca probé :-)

      Un beso

      Eliminar
  5. Mi premio no tiene ninguna importancia ni validez, pero lo tienes concedido.
    Me ha gustado mucho.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ya me vale. Muchas gracias, Juan L

      Un abrazo y feliz tarde

      Eliminar
  6. Sin duda pensé otra cosa pero como iba avanzando me di cuenta esa dama de dulce capas de capas hizo otra vez de las suyas ajja. Muy bueno .
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las capas sucesivas, ay la de disgustos que dan :-)

      Un abrazo y tarde bonita, Campirela

      Eliminar
  7. Yo lo escucho y la verdad hay muy buenos. Alguna vez he pensado en participar pero no me termino de animar. Veo que la gente tiene el listón muy alto. El tuyo no es para menos Además, el giro del final sorprende :-) Te deseo mucha suerte.
    Un beso muy grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No siempre estoy por escucharles, pero hay textos, breves, porque no permiten muchas palabras, que son obras de arte.

      A ver si hay suerte :-). Un abrazo

      Eliminar
  8. ¡Ay, esa dama llamada cebolla...!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay la de disgustos que da la cebolla, dejando al aire las lagrimas ocultadas.

      Un abrazo

      Eliminar
  9. El llanto por la ausencia escondido en las escarchas de una cebolla. Simple, pero genial.
    Mi abrazo desde la orilla poblada de cariño y de guayacanes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues es el lugar perfecto, llanto resguardado de las corrientes entre las hojas de la cebolla.

      Un abrazo de tintes dorados desde aquí, con un atardecer ayer de escándalo y un amanecer hoy que no se quedad corto

      Eliminar
  10. Muy logrado tu microrelato, Albada. En más o menos cien palabras
    has presentado los sentimientos de dolor de tu personaje d euna manera muy convincente y a la vez, tierna.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las despedidas siempre son duras, pero si dejamos los sentimientos guardados, ante una cebolla salen, sí o sí :-)

      Un abrazo

      Eliminar
  11. No esperaba la cebolla, jajaja. Muy bueno

    Y me hizo pensar que generalmente el llanto es la reacción a ciertos recuerdos, emciones o pensamientos, pero también puede ser el gatillante, la excusa para dejar salir las penas que intentamos acallar.

    Un abrazo grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, creo que es como la risa, que se puede empezar de manera impostada y acabar por ser real.

      Un abrazo y feliz domingo, Alis

      Eliminar
  12. Desde ya te deseo mucha suerte, tu micro es muy bueno, preciosa. ESe giro inesperado le da un toque especial. Suerte!!

    Mil besitos con cariño y ya nos contarás. ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hoy repaso post finalistas del concurso y el nivel es muy bueno, veremos si se adapta a lo que buscan.

      Un abrazo

      Eliminar
  13. Qué buen micro! El final genial! Mucha suerte!!
    Un besazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues muchas gracias. Ya veremos, me temo que no llega, porque de momento no han contactado :-)

      Un abrazo

      Eliminar
  14. A poquito que el jurado sepa reconocer un buen relato con todos los "ingredientes" necesarios seguro que que te dan un premio, a mi me ha encantado tiene magia y un final creativo. Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pués muchas gracias, Ester. Estoy revisando posts del concurso y borradores míos. Desde mi anterior participación en 2013, dos semanas, no volví a intentarlo.

      Igual a la tercera va la vencida :-) Un abrazo, y quién sabe

      Eliminar
  15. Ha pasado un mes de su despedida. Al principio fué despecho, luego enojo, despues conjeturas y al final, de nuevo vuelta al amor...¡¡Qué cabrón fuiste para elegir la despedida!! pensaba ella para sus adentros...y qué original también. Una a una ella tomaba las uvas de fin de año. El se despedía escribiéndole uva a uva un correo cuando a la uva 12, no quiso saber nada más de ella y le envió el mensaje...Después de todo, cada fín de año y con las uvas cumplidas, ella se acordará de el...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me parece brillante tu idea. Si la desarrollas, es un texto más que excelente, por imaginación sobre todo.

      Un abrazo y por los adioses educados :-). Un abrazo

      Eliminar
  16. Es un relato estupendo , Albada. Con un final sorprendente, inesperado. Mucha suerte. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro te gustara. A ver, igual toca le burro la flauta por casualidad :-)

      Un abrazo y feliz domingo

      Eliminar
  17. al cortar la cebolla, por mucho que la alejes de los ojos, la sustancia lacrimógena que despide se dispersa rápidamente por el aire...
    a mí las cebollas me parecen interesantes desde el punto de vista matemático, por sus infinitas capas, que me recuerdan a cuando se resuelve una integral para calcular un volumen.
    abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son interesantes, ya lo creo, desde el punto de vista químico y físico seguro. A nivel gastronómico no se quedan atrás, así que a nivel humano quise darles la oportunidad de ser protagonista.

      Un abrazo

      Eliminar
  18. Respuestas
    1. Muchas gracias, Carmela, ya veremos

      Un abrazo y por un domingo brillante

      Eliminar
  19. Una cebolla que al final provoca una sonrisa, y yo que pensaba otra cosa peor :) Muy bueno Albada.

    Un beso dulce y dulce febrero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo del llanto, enseguida me pareció ligado con pelar cebollas, o con entierros, y elegí a la cebolla :-)

      Un abrazo y feliz día

      Eliminar
  20. Hola, Alba :-) Vengo porque he leído tu comentario en la convocatoria de esta semana que yo propongo. No he encontrado un correo al que dirigirme así que ya perdonarás que escriba aquí. No se trata de que te inventes las paremias, son de las de toda la vida, las que todo conocemos No hay que inventarse nada :-) Solo era eso.
    Disfruta del domingo y un beso enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues oído cocina. Hay miles de posibles textos basándose en esas sentencias. Sin inventar, aunque claro, para que case con un refrán, un mínimo de trama vamos a tener que urdir :-)

      Un abrazo y feliz domingo, Mag

      Eliminar
  21. Muy bueno! Entiendo que es para un concurso, así que mucha suerte, la calidad ya la tienes.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. A ver si hay suerte. A cruzar los dedos :-)

      Un abrazo

      Eliminar
  22. Muy buen cuento. Ojalá te lo den. Suerte. Escribes muy bien.

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, lo de bien es a tus ojos, claro. Pero disfruto e intento ir mejorando.

      Un abrazo y feliz tarde

      Eliminar
    2. Creo que tienes el "don" que te permite escribir relatos que enganchan...

      Eliminar
    3. Muchas gracias, Ana. Un abrazo y esta tarde, cuando lean los seleccionados, los tres finalistas, disfrutaré escuchando, no te quepa duda. Feliz semana

      Eliminar
  23. Un relato corto pero intenso.

    Enhorabuena por él.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La intensidad, como las capas de cebolla, que llene los rincones de las casas.

      Un abrazo y tarde bonita

      Eliminar
  24. Las cebollas nos hacen malas jugadas... 😉
    Tengo un truco para no llorar (lo que está muy malo)
    Para no llorar por otros motivos no tengo truco alguno.
    Suerte en ese concurso, el relato es muy bueno.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya explicarás el truco. Amén de gafas tal vez.:-) No creo que sepamos contener el llanto cuando brota sin cebollas por medio :-)

      Gracias. Un abrazo

      Eliminar
    2. Para no llorar cortando cebollas tienes que ponerte un trocito chiquitito de cebolla debajo de la lengua.
      Está malo pero es efectivo.
      😊

      Eliminar
    3. Pues imagino que un poco incómodo sí es :-). Gracias. Un abrazo

      Eliminar
  25. Conozco un truco para no llorar picando cebollas:

    Mientras picas las cebollas das el chorro de agua fría. Claro tienes que pagarlas cerca del chorro. No sé por qué, pero de ese modo no lloran los ojos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues habrá que probarlo también. Lo habçia escuchado. A ver si así no lloramos :-). Un abrazo, Ana, y gracias.

      Eliminar
  26. Que picarlas cerca del chorro (no pagarlas...)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pagarlas también, lejos de mi cocina, claro, en la tienda :-). Un abrazo y feliz día

      Eliminar
  27. Suerte Albada, te quedo muy bonito. Quienes lloramos con la cebolla terminamos aveces ahogadas en un mar de lagrimas en la cocina. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, una compañera decía que lo usaba paar dejar salir las lágrimas que parecían querer salir pero no lo conseguían :-)

      Un abrazo y gracias.

      Eliminar
  28. A mí también me gana siempre la cebolla.
    ¡¡Suerte!!
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que es un gran condimento. Muchas gracias. No quedé finalista pero creo que iré participando más semanas, A ver si hay suerte.

      Un abrazo

      Eliminar
  29. Que buen sabor tienen este relato .... Hija no llores más con la puñetera cebolla
    te deseo mucha suerte con tu micro relato , besos de flor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jaja, esa cebolla no quedó seleccionada, pero disfruté escribiendo, que no es poco :-)

      Un abrazo

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.