viernes, 7 de febrero de 2020

Tendido al sol

Imagen de Aguirrefotox

Dejó su móvil en la almohada, con la nota de despedida. Ana y su mundo de infarto quedaban atrás. Se enredó con un  cabo del velero, y la botavara le dio en el occipucio, como otras veces, pero esta vez, con manos firmes,  agarró el timón y viró a babor y estribor, alternativamente, hasta que recuperó su intrincado rumbo. Mientras surcaba olas de mentira y espumas saladas, también inventadas, cayó en la cuenta de que el mascarón de proa, desgastado por años de intemperie y abandono, estaba deslucido. Consiguió echar el ancla  a dos millas de la costa, se puso las aletas y bajó por  proa hasta la efigie femenina que era el orgullo del velero. La ninfa escotada que ahora lucía fea y desconchada, una vez, no hace tanto, era la envidia de los siete mares conocidos, y de los desconocidos.  Con esmero y paciencia, la fue atusando, de forma que más que limpiarla, parecía, a los ojos profanos, que la acariciaba delicadamente, como si frotando con un paño impregnado en aceite fuera quitando de ella las últimas huellas de una etapa de desencuentro consigo, de laberinto inconcluso y de desamor viciado. Con manos ágiles y amorosas limpió su bella cara, sus cabellos al viento, sus pechos blancos, y en cada gesto ponía tanta dedicación, que esa labor, para otro  quizás rutinaria, se extendió durante unas largas y hermosas horas en que, lejos de sucumbir al cansancio, iba recuperando fuerzas y energías a medida que el mascarón volvía a brillar como antaño.

Cuando acabó, con agujetas en ambos hombros, un hematoma en el tobillo derecho y un hambre de lobo feroz, comió tres latas de fabada y las regó con una cerveza bien fría. Brindó con la mesana por una larga travesía y, como años antes,  tendió al sol su corazón renovado.

48 comentarios:

  1. Precioso mini. Optimista y pintado de esperanza...

    Perdona la intrusión, pero te veo cada día y ya te veo familiar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues al contrario, si me lees, me encanta que puedas dar tu opinión.

      Muchas gracias por tu familiaridad :-). Un abrazo

      Eliminar
  2. Pobre de Ana, la singladura que se perdió.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no se puede saber, la singladura pinta bien, pero tal vez ella era el mascarón de otro tiempo :-)

      Un abrazo

      Eliminar
  3. Parece una metáfora de salvar la belleza interior que haya podido quedar deteriorada.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues en ele fondo era limpiar la imagen que va en la proa de nuestros sueños, pudiera ser.

      Un abrazo

      Eliminar
  4. Bonito relato el que nos dejas, felicidades.
    Un abrazo y feliz día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues me alegra que te gustase. Cada cosa en su tiempo, sin ataduras que duelan.

      Un abrazo

      Eliminar
  5. ¡Pues feliz viaje!Que sea para llegar a buen puerto
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que pinta bien, y llegará a nuevas costas, nuevos muelles, nuevas historias.

      Un abrazo

      Eliminar
  6. Tres latas de fabada... no quiero ni imaginarlo.
    Energía va a tener para llegar donde quiera.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, yendo solo, la energía de cada expulsión no molestaría a nadie :-)

      Un beso, Toro

      Eliminar
  7. Que el camino sea muy placentero, buen relato...
    abrazos grandes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro, porque el mascarón quedó limpio, presto a acometer nuevas aventuras

      Un abrazo

      Eliminar
  8. un bello relato, lleno de terminología marina. los barcos son un mundo aparte, con sus propias reglas. me gusta también la metáfora de limpiar y renovar determinados aspectos de nuestra vida.
    abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un lenguaje casi propio, es verdad. Un mundo de recuerdos de viajes sin motores, que nos conducen, con mascarones limpios,a otras aventuras, alotars singladuras.

      Un abrazo y feliz tarde

      Eliminar
  9. Un relato corto lleno de belleza y con un léxico naval perfecto.
    Me gustó.⛵⛵⛵

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te haya gustado, limpiar es pararse a resanar los verdugones del tiempo.

      Un abrazo y tarde bonita

      Eliminar
  10. Ha sido todo un esfuerzo pero al final ha merecido la pena.
    No me canso de decirte la maravillosa forma que tienes de escribir y de lelgar.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Unas horas de resanar las cicatrices del tiempo, pero le valía la pena, seguro.

      Muchas gracias, Mag, es mi estilo tal vez, que se atreve con cualquier cosa :-), los temerarios y alocados, que somos así :-). Un abrazo

      Eliminar
  11. Un bello relato con pinceladas marinas, limpiar y renovar es una lección que hay que aprender y ponerla en practica día a día.
    Un placer leerte Albada.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda, eso de renovar y mantener limpio, es una costumbre que deberíamos tener con el cuerpo claro, pero también con nuestra personalidad.

      Gracias, Carmen. Un abrazo y feliz finde

      Eliminar
  12. Un aventurero siempre tiene el corazón en vuelo... detallas con tanta precisión que me encanta recrearme en las escenas, entrega en ese mascarón de proa.

    MIl besitos con cariño, bonita ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues me alegra que te gustara. Hay relaciones tan absorbentes, que no dejan tiempo para mantener limpia la joya de la corona :-).

      Un abrazo y a por el sábado, que sea gozoso.

      Eliminar
  13. Una bella puesta en escena para recuperar algo que tal vez lo creía perdido, hay que sacar fuerzas de lo más hondo de nuestro ser, para poder seguir navegando por ese mar que la la vida, lleno de olas y turbulencias.
    Me gusto tu micro..Un fuerte abrazo y feliz tarde de viernes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La puesta en escena marina me apetecía. Me alegra que te haya gustado, porque hay que mantener el tesón de volver a conquistar los apegos, los anhelos.

      Un abrazo y finde bonito

      Eliminar
  14. Divertido, pero la verdad es que hay o había mascarones de proa preciosos. Pablo Neruda tenía algunos. Los pecios marinos guardan tesoros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bastantes tenía, es cierto. En su casa de Isla Negra chilena. Son elementos fascinantes, que a mí me encantan. He visto bastantes, de hecho, y cada uno, abundando como mujeres, tiene un encanto único.

      Ya lo creo, y la de tesoros que guardan los pecios que naufragaron o fueron bombardeados. Un abrazo

      Eliminar
  15. Oh qué cosa más bonita! Lo que puede hacer la pasión no? Entregarse plenamente a restaurar la belleza.
    Me ha encantado!
    Un besazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lo mismo un mascarón que un aparador de época, todo lo antiguo pero valioso, se debe mantener limpio y lustroso, como le alma y la mirada.

      Un abrazo

      Eliminar
  16. Bonito relato, lleno se simbolismos.
    Qué a gusto se come cuando uno se siente orgulloso de un trabajo bien hecho.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tras un palizón de limpieza, el hambre nos permite comer con la ilusión renovada, es verdad, y todo sabe de maravilla.

      Un abrazo

      Eliminar
  17. La pasión le devolvió las ganas, lo has narrado con fruición haciendo que leyeramos al mismo ritmo que la imagen recobraba el brillo y belleza de antaño, al mismo ritmo que el la acariciaba. Muy bonito, precioso. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las decisiones aplazadas, cuando se llevan a cabo, son las mejores. El mascarón es como su insignia, y está abandonada, así que ponerse a resanar es una faena cansada pero gratificante

      Un abrazo, ESter

      Eliminar
  18. limpiar,renovar,comenzar una nueva etapa...son casi leyes que debemos de cumplir para volver a empezar
    Y lo escribes muy bonito,amiguca
    Besucos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También implica limar, llevándose las virutas de los inservible.

      Un abrazo y muchas gracias.

      Eliminar
  19. Ya renovado emprenderá su travesía por los mares. Bonito relato marino amiga, saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda, será un renacer cara al sol, y mirando a proa.

      Un abrazo, Sandra y por un sábado feliz

      Eliminar
  20. Hay que celebrar los cambios que nos deparan más emociones y, sobre todo, más libertad. Hay que dejar atrás las ataduras indeseadas e indeseables, tomar un nuevo rumbo y embarcarse hacia un nuevo y esperanzador futuro. Yo también brindo por ello.
    Me ha encantado esta bonita historia.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya lo creo, permanecer en el pasado no trae nada nuevo, por antonomasia.

      Un abrazo y por las decisiones valientes

      Eliminar
  21. Renovarse o morir, dicen. Recuperar el brillo perdido sin prisas, tomándose el tiempo necesario para ello. Pero viviendo cada segundo y con ganas del siguiente.

    Muy bueno, Alba.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es así, renovarse no es tirarse la piscina y hale, ya somos otro, sino cuidar los detalles del cambio.

      Un abrazo

      Eliminar
  22. Hay que cortar a veces con situaciones y personas para poder seguir viviendo y no simplemente pasando los días.

    Muy buena alegoría.
    Un beso grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los barcos, con su mascarón y sus muelles, me parecen perfecta metáfora.

      Un abrazo

      Eliminar
  23. Comiéndose 3 latas de fabada , y con dos o 3 buenas velas , no le hará falta mucho diésel al barco , ya que con el gas propano que a generado su cuerpo , ya puede volar su barco , jajajajajajaja muy bueno tu relato , besos de flor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese gas ayudará a tomar velocidad, seguro, propulsión a chorro, barato cuanto menos.

      Un abrazo

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.