jueves, 6 de febrero de 2020

Volando nuevamente

Imagen de KATERINA PLOTNIKOVA


El crucero  se alejaba a velocidad ascendente, envuelto en un coro de algarabía casi infantil. El muelle, desierto desde hacía rato, quedó como testigo ciego de un gesto, desnudo ya de significado. Seguía ahí, moviendo la mano automáticamente, con la certeza de que ésta sí va a ser la última despedida de su primer intento en serio de dejarle ir.  

Los previos ensayos le agarraron sin velocidad de crucero, con espasmos de desaliento, y cierto déficit de autoestima,  pero tras tomar lo que creyó un bebedizo, se supo al fin dueña de sus propias decisiones y, aunque sigue siendo esclava de sus recuerdos, olvidos y rencores, poco a poco va aminorando la velocidad de su mano, y al cabo de un rato ya es capaz de guardarla en el bolsillo. Dió media vuelta al fin, y llegó a saber dónde se encontraban exactamente los límites que crearon sus propios miedo. Entendió,  esta vez sí, que va a llegar a tocar con los dedos la cumbre azarosa, cubierta de espuma, que le fue esquiva hasta el momento. 

Sólo por eso valía la pena esperar a que la niebla se dispersase, a que las corrientes se calmasen y a que sus latidos se serenasen lo suficiente. Cuando, días después,  se enteró de que su amiga Lola le había preparado un té con menta normal y morondo, ya era tarde para regresar a su antiguo estado de cobardía, o a sus cuitas por encontrase a sí misma, dependiendo de él. No volvería a ser la mitad ni la muleta de nadie. No una vez más.

44 comentarios:

  1. A veces todo está en la mente, pero se percibe muy real.

    Besos.

    Buen relato.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una gran verdad, la mente hace trampas. Yo sé que un mago tiene un truco, y lo sé, pero cuando miro cómo encuentran una carta, por ejemplo, de verdad que creo en al magia, a pesar de mi razón. En la mente ocurre algo parecido. Percibimos como real, por competo, sensaciones creadas por la mente, como los hipocondríacos, digamos.

      Por las alas, por la libertad. Un abrazo

      Eliminar
  2. Cuesta entender que somos más nuestras que nunca... Ese Amor que nos rebosa de corazón para afuera, debería de hacerlo en dirección propia.

    Siempre es un placer leerte.

    Mil besitos, bonita ❤️

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nos entregamos con tal pasión y ceguera, que a veces nos cuesta decir, "se acabó, no quiero más de lo mismo". Un día, una pócima mágica, puede hacernos sentar, respirar, y pensar con la razón y no con el corazón, pero claro, los bebedizos cuestan de encontrar, o no.

      Un abrazo

      Eliminar
  3. Es cuestión de encontrar la salida y dejar que nuestra mente abandone ese laberinto infernal del que tantas veces cuesta salir.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese laberinto que nos construimos nosotros, para más inri. Por la libertad, por encontrar las alas, aunque las tengamos pegadas, y desplegarlas. Porque sin ellas, no hay relación que sea buena.

      Un beso, Toro

      Eliminar
  4. Un relato que nos puede dar la opción de una salida, pero la mente es tan complicada que tan bien nos juega malas pasadas..hay que saber cuando debemos de parar y coger nuestras propias riendas..Un lujo amiga leer esta entrada..
    Abrazos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nos da miedo tomar las riendas, en demasiadas ocasiones, y nos dejamos pasar años y años sabiendo que no queremos eso, que la vida es una sola y no vale la pena perderla en historias que no tiene final feliz, ni risas, ni cosquillas en el en cielo de la boca.

      Un abrazo, campirela

      Eliminar
  5. Se nota cuando la decisión es, por fin, la decisiva. Más vale tarde que nunca.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me imaginé una mujer entre muchas, con un bebedizo falso, saliendo de su reja mental. No importa el cuándo, pero dilatar las decisiones no es bueno, para nadie.

      Un abrazo y feliz tarde

      Eliminar
  6. Hay partidas azarosas como la que nos dejas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay adioses tan largos que tardan más que la historia que quiere uno dejar atrás.

      Un abrazo, Rafael.

      Eliminar
  7. Qué difícil es a veces desengancharse y decidirse a volar. Un "empujoncito", con un bebedizo de autoestima, puede ser suficiente.
    Muy bueno!

    Beso grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es difícil, porque uno se acostumbra a todo, quedando en zona de confort en situaciones que no llenan ni hacen feliz.

      Un abrazo

      Eliminar
  8. El poder de la mente es asombroso. El efecto placebo puede hacer maravillas, curar enfermedades, tomar decisiones importantes, empezar una nueva vida...
    Muy buena la historia.
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El poder de los bebedizos es la fe de quien lo ingiere, que no es mal motor.

      Un abrazo y muchas gracias

      Eliminar
  9. Oh claro que sí! Por fin empoderada! Confiar en el poder de nuestra intuición y en nuestra fuerza!
    Precioso relato Albada! LLeno de fuerza pero a la vez de ternura y sensibilidad!
    Me ha encantado!
    Beso grande!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te haya gustado. Todo puede reversible, pero hay que tomar decisiones, y todo empujoncito es bueno, si se confía en lo que sea que nos da valor.

      Un abrazo

      Eliminar
  10. La sugestión es poderosa, y a ella le ha sido útil, metiéndome en la historia le deseo lo mejor, quedándome como lectora es un texto con las descripciones necesarias y los párrafos calculados, muy bien escrito como siempre. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Imaginé un mujer con la mano diciendo adiós, por rato y rato, ante un buque, o paisaje que va quedando atrás. Me alegro que te haya conmovido un poco.

      Un abrazo y feliz día

      Eliminar
  11. Parecían dos enamorados lanzando serpentinas por la borda. Todo anunciaba un buén crucero pero su marido diez minutos mas tarde, se sintió indispuesto. Un joven corpulento se ofreció para llevar al marido al camarote y ella lo agradeció. Lo tumbaron en la cama y el joven que se llamaba John, la invitó a subir para tomar un refrigerio. Se miraron a los ojos con un cosquilleo de mariposas que parecían aletargadas y subieron al Bar...

    Pasadas dos horas podría decirse que se conocían de toda la vida. El era soltero y ella según la disposición de su marido, una mujer libre. El Bar ya cerraba y la invitó a su habitación. Tenía el mejor wishkey de Teenessee...

    Hicieron el amor a la luz de la Luna que asomaba por la ventanilla y se despidieron quizá hasta siempre en un crucero de espacio limitado.

    Llegó el desayuno y su marido parecía más repuesto pero nada mas subir a borda, el mareo continuó quizá peor que antes. John se mostró solícito para ayudar de nuevo ya que pasaba por allí "casualmente" y lo llevaron al camarote.

    La mañana era un hervidero de gente y ella y john tuvieron otro desliz amoroso; esta vez donde nadie los vería entrar: en un pequeño cuarto de fregonas solitario...y se volvieron a despedir por segunda vez y para siempre...

    Llegó la hora del almuerzo y Ramón (que así se llamaba el marido)le pidió perdón a su mujer por el crucero que le estaba dando y ella lo calmó con un beso. Fueron a almorzar siendo su natural volver a los mareos cuando John apareció de la nada siempre solícito...En esta ocasión el corazón de ella y el de él reclamaban más que nunca atención. Hacía un rato que se habían visto en el cuarto de fregoras y ahora lo hacían en un cuarto cobertizo cerca de la sala de máquinas...

    Llegó la noche con una cena de orquesta de jazz relajante y baile. El médico le recetó varias biodramínas pero fué imposible; las biodraminas salieron disparadas por la borda. John apareció con cara de preocupación y como siempre lo condujo al camarote...Esa noche ella y john cenaron como dos personas que se conocian hacía un momento y terminada la cena, salieron a ver fuegos artificiales programados para esa noche...No faltaron ni colores en el cielo ni estrella fugaces pues en el rincón más apartado de la gente, ella y john volvían a hacer el amor...

    El crucero duró ocho días con siete noches. No había rincón en el crucero por investigar ni elogios por parte de su marido por hacer la hermosa labor de ayudarlo cada vez que se mareaba; le tenía en gran estima a ese caballero que tan bién se portaba.

    El crucero arribó en Palma de Mallorca. Su marido dijo que según se encontraba mejor invitara a tan caballero a acompañarla por la ciudad; al fin y al cabo debían de tener una atención a sus indisposiciones.

    El crucero partió a las cinco de la tarde. Los dos se quedaron en puerto y su marido esperaba el regreso de una esposa que nunca jamás llegó. Ahora, pasados unos minutos busca a su mujer por proa dando tambaleones...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy bueno, todo un relato de pasión imprevista, pasión colmada y un adiós que pudiera parecer muy de golpe y porrazo pero no lo era tanto :-)

      Magistral amigo. Un abrazo

      Eliminar
  12. Una partida necesaria para reencontrarse con su auténtica personalidad.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puede sorprender la cantidad de mujeres que empiezan a ser ellas mismas cuando dejan atrás una pareja.

      Un beso

      Eliminar
  13. Se sale ya pasado un tiempo en el que dices:YA NO PUEDO MÁS.
    Mientras tanto,estamos siendo cómplices de nuestra propia cárcel
    A ver si se va aprendiendo poco a poco a soltar amarras y ser uno mismo
    Besucos linda y muy buen escrito para despertar la mente dormida

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Debemos aprender a volar solas, con nuestras alas, lo que conlleva a errar y caerse, pudiera ser, pero al menos seremos nosotras quienes probemos fracaso y triunfo.

      Un abrazo

      Eliminar
  14. Crecer aveces duele, pero es necesario...

    Paz

    Isaac

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Crecer implica dolor, de huesos en los niños, de los miedos luego.

      Un abrazo y por no quedarse en lo tenemos si podemos ser más felices

      Eliminar
  15. Una imprescindible despedida y un imprescindible también reencuentro consigo misma. Afrontar las debilidades y crecer sabiéndose autosuficiente. Aumentar su fe en si misma y sentir la libertad sin dependencias que le empequeñecen.

    Muy buen relato, Alba! Felicidades

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El lugar de un muelle me parecía perfecto, real o ficticio, para el ejercicio de decir adiós. Hay veces que no hay manera de avanzar si no se cortan a amarras.

      Un abrazo

      Eliminar
  16. Es la única manera de avanzar y crecer, traspasar nuestros propios límites.

    Un beso dulce.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me cabe duda, lo que pasa es se se teme, pero si nos paraliza el miedo, vamos mal.

      Un abrazo, Dulce,

      Eliminar
  17. La mente es poderosa. Me voy reflexionando tu relato....... Saludos y abrazo amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El talismán, el bebedizo, etc es la manera que a veces tenemos para avanzar, para dar el paso sin miedo.

      Un abrazo y feliz día

      Eliminar
  18. Los laberintos son de nuestra propiedad porque los construimos nosotros, y aún así no sabemos salir de ellos, la mente tiene más fuerza de lo que pensamos, debemos de llevar cuidado con este tema.
    Saltemos esas vayas que construimos nosotros mismos.
    Feliz día amiga Albada
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto. Somos nosotros quienes levantamos las vallas que luego nos encarcelan. Hay que ser cuidadosas a la hora de mirar desde lejos la situación que vivimos y poder valorarla desde fuera.

      Un abrazo grande

      Eliminar
  19. Siempre hay un tiempo para todo. Tiempo para el encuentro, tiempo para la despedida, tiempo para desaparecer. Tu relato es muy bueno. Si una relación no aporta nada lo mejor es cortarla. Renacer como el ave Fénix.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, hay un tiempo que no se debe alargar, ni con las relaciones que no aportan, ni con los adioses. Ahora pondré el otro lado, en un velero, que me pareció más poético :-).

      Un abrazo

      Eliminar
  20. Hay veces que es bueno encontrar la taquilla donde venden los billetes para la libertad y la felicidad.
    Se que me repito, pero no encuentro otra manera de decirlo: brillante como acostumbras.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, estaría genial que vendieran billetes para la libertad. Me alegro que te haya gustado.

      Un abrazo y feliz finde

      Eliminar
  21. Nos entregamos tanto a los demás que, a veces, nos olvidamos de nosotros mismos. cuando uno camina y en uno de esos pasos halla la libertad que su alma precisa...¡Uff!

    Un beso y bella tu forma de escribir que disfruto como no imaginas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las mujeres tendemos a ser así, excesivas en los cuidados hacia afuera. No dudo de la conveniencia evolutiva para cuidar de las crías, pero nos resulta un engorro luego :-).

      Un abrazo y feliz tarde

      Eliminar
  22. Me a gustado mucho tu relato , muchas veces somo nosotros mismo los que estamos enredados en un pensamiento de espiral , del que algunas veces no vemos la salida.
    Besos de flor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uno se queda enganchado en situaciones que tienen solución, aunque por comodidad no se nos ocurra.

      Un abrazo y feliz tarde

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.