miércoles, 12 de febrero de 2020

El árbitro


Imagen de Aquí
El árbitro añadió catorce minutos, totalmente injusto.  Joselín no había hecho cuento cuando le golpearon en el hombro. Ni Javier cuando no acertaba a sacar de línea, es que estaba indeciso. Tampoco el entrenador nos entretuvo con consignas en cada cambio. Mi madre entró al campo, pero porque me sangraba le rodilla.  La verdad es que para una vez que íbamos ganando a La Salle, no queríamos llegar al final. Acabamos por perder, por goleada. Como siempre. Suerte del bocadillo tras la ducha. Porque lo de que lo importantes es participar no se los creen ni los padres.

Para La ser,  sin quedar finalista. Más relatos para La Ser

40 comentarios:

  1. Sí, lo de que lo importante es participar no se lo cree ni Dios...

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Los padres son los que menos se lo creen.
    Suerte en el concurso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando un hijo hacía basquet yo alucinaba cómo las madres, y algún padre, porque eran tan beligerantes y faltones que entre mí pensaba, vaya ejemplo

      Un abrazo

      Eliminar
  3. Como espectador sufridor en estos partidos, puedo decir que lo de "Lo imp..." se practicaba poco y mal.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se practica fatal. Participar es muy bonito, pero ganar más.

      Un beso

      Eliminar
  4. A veces las madres alteran la Historia, benditas ellas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay si alteran la historia, hay miles de ejemplos, pero aquí, en un nivel muy pequeñito, pobre mujer, yo creo que estaban de perder y perdieron :-)

      Un abrazo

      Eliminar
  5. A lo de que lo importante es participar hay que añadirle: pero sin perder ni empatar. Ni siquiera finalista, pero para nosotros eres la vencedora. Un abrazote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jaja, ya te digo. Los tres finalistas eran relatos excelentes, si bien ninguno era sobre deporte, cosa que yo creí importante ya que la primera frase es la que has de usar y continuar. No tengo mal perder, que conste, porque disfruto escribiendo, pero la palabra árbitro, en mi texto tenía todo el sentido, en los otros no :-)

      Un abrazo y gracias, Ester. participo por tercera vez, a ver si hay suerte

      Eliminar
  6. Bueno, si pensamos más allá, dejar de participar en vida, es morir...
    Pero es cierto que quedar el primero es un consuelo.
    Por supuesto que eres vencedora.
    Un beso Albada

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, moralmente me aferro a que los finalistas no eran textos de arbitraje o deportes, minestar el mío sí lo era :-).

      Un abrazo y por los deportes, que en la infancia son la manera más eficaz de enseñar normas y comportamientos, amén de trabajo en equipo.

      Eliminar
    2. A por los deportes Albada, soy animadora de ellos, y como bien dices desde pequeños hay que incentivarlos.
      Besos

      Eliminar
    3. No creo que haya otra actividad que enseñe más y sea tan útil. La lectura es también importante, pero la perseverancia que da el deporte, es la gran lección para el futuro hombre. Un abrazo más

      Eliminar
  7. Ya se sabe, el segundo es el primero de los últimos y eso hay que ser muy poco padre para aguantarlo.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues era verdad. Creo que los padres que se implican en la educación de los hijos son los ganadores.

      Un abrazo

      Eliminar
  8. Y si además se gana... El premio es mayor.

    Mil besitos, Preciosa ❤️

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que participar es bonito, pero mucho menos que ganar :-)

      Un abrazo y feliz tarde

      Eliminar
  9. Me hiciste sonreír, pero me ha gustado...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El crío estaba convencido de que habían jugado correctamente todo el rato :-)

      Un abrazo

      Eliminar
  10. Tú has participado aunque no ganaras, pero en un juego como el fútbol se entra a la cancha a ganar o al menos pensando en la posibilidad de hacerlo y gestionando bien el tiempo.

    Un beso dulce.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, es un juego de equipo donde las personalidades de cada uno debe ponerse al servicio del grupo, aunque cueste :-)

      Un abrazo

      Eliminar
  11. Básicamente son los papás los que se desviven porque uno sea el mejor en todo cuando se es chico. Y uno como niño lo único que quiere es disfrutar de la actividad. Sin tanto estrés de por medio.
    Te dejo un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El estrés se lo ponen los adultos, porque los chavales disfrutan jugando y poco más, que se alegran si ganan, eso seguro, pero en los patios del cole nadie gana ni pierde y siempre en ellos hay críos jugando a fútbol, o corriendo.

      Un abrazo y feliz día

      Eliminar
  12. oooh que dolor, (lo de los golpes) ... y bueno llevarse la experiencia de todo lo bueno que hacemos en esta vida es el mayor regalo, si participar estoy de acuerdo... pero que rico sabe ganar jaja aunque como dice el sensei de mi hijo, se lleva mayor enseñanza cuando se pierde que cuando se gana...

    abrazos grandes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya te digo, participar es de lo que nos mueve a mejorar, en lo que sea, pero claro, si ganamos nos estimula mucho más.

      Un abrazo y feliz tarde, y si tu hijo no falla, se aprende mucho más de perder que de ganar.

      Eliminar
  13. Jaaaa, me imagino a esa madre dentro del campo, vamos un cromo.
    Y desde luego a veces los padres son peores seguidores que los demás, sobre todo en un campo de fútbol se vuelven locos y deben de pensar que el un juego de contacto y mejor la boca cerrada...
    Feliz tarde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son temibles, los padres, digo. Aquí porque son chavales, se entiende, pero había un vídeo de una mujer, madre de un pollo pera, mayorcito ya, que se metía en el campo para pegar a un árbitro, con un paraguas :-)

      Un abrazo y por la deportividad. Tarde bonita.

      Eliminar
  14. Pues es una pena que no quedara finalista, porque es un buen relato, y el final es lo mejor, eso de que lo importante no es ganar sino participar, y que no se lo cree nadie, porque es una verdad como un templo. Los jugadores son capaces de todo solo por ganar y quedar vencedores.
    Un abrazo, Albada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, en el juego, no todo vale, pero los jugadores hacen lo que pueden para perder tiempo, si le conviene, o para simular daño que es mucho menor etc.

      Por el deporte. Un abrazo

      Eliminar
  15. Siempre ha sido un comentario de consuelo... pero cuando se juega a algo siempre se quiere ganar... 😉
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se usa mucho, porque es cierto que participar es bueno, pero en realidad casi nadie lo cree.

      Un abrazo

      Eliminar
  16. También yo me he sonreído!!Está muy bien expuesto el micro,pero SÍ que debemos de enseñar a los hijos,que no siempre uno puede ganar y menos en TODO.
    A quien no le gusta!A nadie,pero esa enseñanza es prioritaria para que "mañana"no desen la luna y no se la podamos dar o ellos conseguir
    Besucos linda

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se han de educar en cierta frustración, no siempre se gana, es así, y participar es ya tener la dicha de haber estado ahí.

      Un abrazo y feliz día

      Eliminar
  17. En el fondo todos queremos ganar.Buen texto amiga, saludos a la distancia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues seguro que queremos ganar, decir lo contrario es decir cierta mentira. :-)

      Un abrazo, Sandra y feliz jueves

      Eliminar
  18. Siempre hay que ir a ganar..... y saber tener buen perder, por si acaso

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que es muy difícil saber perder, si bien luego se aprende mucho.

      Un abrazo y por los deportes

      Eliminar
  19. Pobrecitos por la paliza, pero el relato es muy divertido. Solo les faltó una pelea de los padres.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, no salen las peleas entre padres de equipos rivales, pero pueden ser muy graciosos, si no fuera por el mal ejemplo que dan :-)

      Un abrazo

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.