lunes, 19 de noviembre de 2018

Ríos de palabras

Tomado de Google


El laureado novelista había envejecido. Año tras año había llenado su universo de bellezas subliminales, de alegorías invisibles y de metáforas inmejorables. Un día le preguntaron:¿en qué te has inspirado? En su demencia senil no consiguió expresarse. Sólo él sabía que su mundo, de perfumes, de laberintos, de pieles y de ecos primordiales, carecía de lógica cartesiana alguna, por lo que no necesitaba justificarse. Tampoco recordaba cuál era la pregunta que quería contestar.

Se sentó con lápiz y papel, ante el mar. Las olas rompían en millones de estrellas, que jugaban con sus recuerdos y con las palabras usadas, para arrastrarlos por siempre al mar. Sin volver la vista atrás, empezó a dibujar fonemas y quimeras. Jugaba con las palabras, mimándolas, acariciándolas. Las iba tiñendo de colores, pero éstas, traviesas, empezaban a bailar en prodigiosas combinaciones y fuegos de artificio sin cuartel. Se entremezclaban y recombinaban, enloquecidas, formando madejas cada vez más intricadas, hasta que acabaron por pesarle sobre el pecho, como si una inmensa bola de papel arrugado fuese una esfera de plomo sobre su corazón

Atrapado bajo toneladas de metáforas y metonimias, apenas respirando y con la sensación de un ahogo postrero, desterrado ya del brillante mundo de las expresiones majestuosas o genialidades literarias, cerró los ojos. Poco a poco, notó que no estaba solo. En esa aparente oscuridad, que le iba tragando, surgieron bellas y sencillas expresiones, significados literales y frases directas. Con la imagen en su retina, de una mujer que creía recordar pronunció un “te quiero” , y se dejó llevar por una corriente de palabras, que como un río de agua limpia, le llevaban al  más allá.




26 comentarios:

  1. Puedo hacer míos esos "ríos de palabras", ya que sería incapaz de expresarlo mejor. Felicidades por este excelente trabajo.
    Un abrazo y feliz semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya gustado. Al final el mundo de las palabras es tan complejo, que nos quedamos con lo simple. Los ríos de palabras acaban desembocado al mismo mar que la sangre en cada sístole del corazón.

      Un abrazo, Rafael. Que este lunes deposite en tus manos ríos de amables ratos

      Eliminar
  2. El amor, esa bella metáfora que no es posible olvidar, aunque la memoria senil, haga de las suyas.
    Me repito,magnifica entrada. Esto empieza a ser ya una agradable costumbre.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que al final de los finales lo que queda, más que las palabras grandilocuentes son los amores derramados y los recogidos. Por eso me permití este post, por reivindicar la simpleza de lo importante

      Gracias. Un abrazo y feliz lunes otoñal

      Eliminar
  3. Las palabra cómo río que nos lleva...a nuestro propio destino.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese que dibujamos, apenas, con esbozos de la infancia con el lápiz apretado, formando ls primeras frases de ese destino literario. Sí, son un río, como notas musicales imparables.

      Un Beso, Alfred. Lunes de lujo y sonrisas para ti

      Eliminar
  4. Un afluir de hermosas palabras por el camino de nuestra dirección, con el amor siempre como colofón, como un broche de oro
    Excelente entrada amiga Albada, un placer leerte.
    Un beso y feliz semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son afluentes de un río, que nos lleva al mar del recuerdo, si tenemos suerte, y al del olvido, si no supimos amar

      Gracias. Carmen. Con lo que disfruto escribiendo, el mejor premio es que los lectores encontréis la mitad del disfrute. Un abrazo grande

      Eliminar
  5. Delicadeza pura en ese relato para el no has podio encontrar mejor nombre...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. me alegra que te haya gustazo. He disfrutado escribiendo. Seguro que influye para que un texto quede redondo.

      Un abrazo grande

      Eliminar
  6. Cuando la mente entra en los circuitos seniles la palabra se depura, se eligen las indispensables, las relacionadas, en los momentos de lucidez, con los sentimientos más profundos.
    Bella prosa, Albada.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. la demencia es una plaga de la que no salvó ni García Márquez. Seguro que de lo último que recuerdan es ese amor sincero y primario.

      Un abrazo y feliz noche

      Eliminar
  7. Precioso tu texto, Albada.
    Firmo ya por un final así, en el que todo acaba ordenándose para salvar sólo lo importante

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que es así, lo importante acaba siendo poco, seguramente de lo último que pensamos antes de morir no serán en ampulosos textos, ni en posesiones varias, sino las sensaciones más primarias de apego.

      Un beso y gracias por tu lectura. Feliz noche

      Eliminar
  8. Pues es así, tal como cierra tu texto, Albada: escribir y leer es navegar.
    Te dejo un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy segura. Es navegar, de distinta manera pero en el mismo barco. Navegamos al leer, nos alejamos de la realidad, pero cuando escribimos intentamos dar nombre a cada aspecto y sensación, navegando con la imaginación.

      Un abrazo y semana bonita para ti

      Eliminar
  9. Qué bonito, ese "te quiero" emociona, jo...

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Viste, tanta palabra, tanta palabrería, para acabar recordando, como un faro en la noche, un simple te quiero.

      El poder de las palabras o el de los hechos, quién sabe. Un beso

      Eliminar
  10. Preciosa forma de morirse. Me apunto.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto que puestos a aelgir maneras de morir, esta de mi protagonista es una casi benévola, ya que la demencia no se ha enraizado aún en el hombre

      Un abrazo

      Eliminar
  11. Nos empeñamos tanto en crear metáforas, formas de embellecer con las palabras y un te quiero o una expresión de amor vale por tantas. La demencia de tu personaje pudo encontrar ese momento de lucidez.

    Un beso dulce y dulce semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, tanto empeño en modelar con palabras los sentimientos, para que un te quiero, dicho en el momento justo y si es franco, lo dice todo.

      Un beso, Dulce y martes bonito para ti

      Eliminar
  12. Hola Alba , tanta belleza metáfora , poemas versos y rimas , todas ella bellas vinieron a llevárselo en compañía de su musa que con un dulce te quiero se lo llevo al más allá , muy lindo , te deseo una feliz semana besos de flor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dejarse llevar por ese te quiero, que brilla de tal forma en la oscuridad de la muerte, es volver a valorar lo más simple, lo más directo, lo que sale de un corazón y nutre a otro.

      Gracias por tu lectura. Un día lleno de ratos cñaidos para ti, Flor

      Eliminar
  13. Elogio, una vez más, esa forma tan bella que tienes de poner palabras a los sentimientos, en este caso en la mente y en la pluma de alguien que ya no sabe cómo hacerlo. Mi enhorabuena.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hasta las mentes más privilegiadas, acaban derrotadas `por la sencillez de una amor verdadero. El resto del texto, es la introducción a ese final, rotundo, de la llegada de la muerte, sea física o en su forma de desconexión total con la realidad.

      Me alegra que te haya gustado. Disfruto mucho escribiendo prosa poética o realidad metafórica, y seguramente, se nota. gracias. Un abrazo grande y feliz martes para ti, Josep Mª.

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.