sábado, 3 de noviembre de 2018

En la tarde


Empezó el sonido. 
Se elevó la luna. 
Se deslizó el paisaje. 
Se deshizo el nudo. 
Se desencadenó el hechizo. 
Se levantó el oleaje. 
Se iluminó la risa.
Se descubrió el arrebol 
de tus mejillas. 

La tarde, despertando,
abriéndose a la alegría
Allegro. Molto. 



24 comentarios:

  1. Bonito despertar en la tarde que nos dejas en tus versos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, podía ser en la mañana, y la música sería la misma.

      Un abrazo, Rafael

      Eliminar
  2. Cómo cuando florece el capullo, un despertsr precioso. Abrazucos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Era la idea, poner el marco a un despertar

      Un abrazo, ESter y feliz domingo

      Eliminar
  3. Una bonita tarde y buena música para disfrutarla con el genio de Mozart.

    Un beso dulce.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. EStuvo preciosa la tarde. DE hecho, esta mañana ha amanecido con un sol otoñal precioso

      Gracias, Dulce, Un beso

      Eliminar
  4. Un poema delicioso.
    Te inspiró bien la tarde.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es muy simple, pero salió con ese ritmo, y así lo dejé.

      Un beso, Toro, y feliz día, con una tarde inspirada y limpia

      Eliminar
  5. Esas tardes otoñales dan para mucho. ;)
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya lo creo querido Alfred, para escuchar música y dejarse llevar, por ejemplo. El mar en la mañana y sinfonía musical den la tarde. hay otros palnes más glamurosos, pero este, sencillo, salió redondo.

      Un beso y feliz domingo

      Eliminar
  6. Me acercaré esta misma mañana al mar, llevo la sinfonía en mi cabeza y quiero comprobar la bella veracidad de tus versos.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay mentiras a medias, medias mentiras y mentiras piadosas, pero te aseguro que la mar, con esa música, hace que la tarde llegue tan suave como el algodón, tan dulce como el arrope, tan limpia como la mirada de un niño. Ya verás que sí :-)

      Un abrazo y feliz domingo

      Eliminar
  7. Hermosos versos acompañados por la música de un genio.
    Qué más se puede pedir.
    Besos, Albada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Poco más se puede pedir, salud y poco más. Muchas gracias por tu lectura

      Un abrazo

      Eliminar
  8. Los versos se tomaron la tarde y, entre las músicas del mundo, se bebieron todo el rumor del mar.
    Todo mi cariño va para ti.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La tarde sabía a gloria de mar, a rumor de poesía, a sosiego dorado y azul. Sí, la tarde fue redonda, como una letanía de paz.

      Un abrazo Guillermo, feliz semana

      Eliminar
  9. Se iluminó la risa. La tarde, que siempre nos parece decir algo, y quizás sólo sea ese brillo del sol que se despide para volver, como la risa en cada uno de nosotros. Abrazo querida Albada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La risa ilumina más que la luna, pero ambas se adentran en las arterias y los pulmones, para ofrecer el milagro de la vida

      Mucha gracias por tus palabras. Un abrazo

      Eliminar
  10. Bonito atardecer , con un bello poema .me a gustado mucho , besos de flor .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te haya gustado. Hay tardes de lujo y de sosiego, de risas y de mantitas de afectos. hay tardes lindas, que valen su peso en oro, y esa fue una :-)

      Un beso grande, Flor

      Eliminar
  11. Divina tarde la que describes...

    Un lujo.

    Montón de besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay muchas tardes como esa, la gracia es saberlas encontrar, o fabricar :-)

      Un abrazote sakkarah. Feliz día

      Eliminar
  12. Poema que es una Pintura. Trazos que desbordan al Poema. Acá los amaneceres marcan a quienes les contemplan. Vemos primero al radiante Venus cortejando los últimos azules de la noche, para luego diluírse en la majestad solar !! Cordiales saludos !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ha de ser una espectáculo preciosos, esa estrella, que ese Venus, anunciando el atardecer

      Un abrazo y por tardes que nos reconforten

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.