martes, 27 de noviembre de 2018

Una y otra vez


Desearía poder detener mi corazón, porque mis latidos no me delaten. Oigo al otro lado de mis latidos, un rumor de pasos sobre la hojarasca.  Cada vez más cerca. A través de ríos de negras nubes, bajo las copas de hojas temblando antes de desprenderse,  un fugaz destello de luna baña la bruna del bosque. Creo reconocer tu cara, tu gesto, tus andares. El tarareo de tu voz, en una canción que no supe reconocer. parece sumarse a los sonidos de la montaña otoñal. Dudo entre agazaparme tras un tronco, o salir a tu encuentro, o  salir en busca de tu recuerdo. Me quedo inmóvil, oyendo la frecuencia de mi taquicardia. Contengo la respiración

Tras unos minutos, el todo de inquietud y añoranza  desaparece. Los pasos se alejan, lentamente. Tu silueta, tus andares y tu tarareo dejan paso a la realidad del hoy.  Paso a paso mi corazón vuelve al ritmo del otoño de mi tórax. Después, el silencio. Hasta el próximo otoño. Seguramente.


Time after time, Eva Cassidy

12 comentarios:

  1. Quizás sea el rumor de las hojas al caer y esa charla silenciosa del otoño...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. EStoy segura de que así es. Creamos fantasmas en la niebla. Con demasiada frecuencia, pero en oroño se engrasan los ojos de la nostalgia

    Un abrazo y feliz martes, Rafael

    ResponderEliminar
  3. Ese andante melancólico y "hojoso", solo pisa las sendas del otoño.
    La añoranza suele propiciar esas malas pasadas.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me pasó con mi madre.ya estaba muerta y durante un tiempo me parecía verla, entre la gente, o en lugares que sé que le gustaban, por ejemplo. La añoranza, se viste de hojas caídas, muchas veces.

      Beso,s Juna L. Un martes bonito, sin melancolías imposibles.

      Eliminar
  4. La añoranza y el otoño alteran nuestras percepciones, sí.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Opino como tú. Estamos con unos cambios luz solar que permite cierta variabilidad de percepciones.

      Pero, bueno, luego llega le invierno y el cuerpo se acostumbra a esas menos horas de luz. Un beso

      Eliminar
  5. El otoño se presta a estas reflexiones, con Eva Cassidy de fondo, más
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, esa vesrión da para mucha melancolía. Luego ya se pasa.

      Un beso, Alfred y feliz miércoles

      Eliminar
  6. Hola de nuevo , es que el otoño a veces es muy traicionero , besos de flor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se dan trampantojos, tal vez por esa disminución de luz, que hace que el cerebro andre en ralentí, y las brumas adornen las sombras.

      Un beso grande, Flor, y feliz día

      Eliminar
  7. Ninguna estación alimenta la nostalgia como el otoño, y con ello la necesidad de buscar el recuerdo.

    Hermoso y sentido texto

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una estación un tanto diferente sí. Me alegro te haya gustado.

      Un abrazo grande y un miércole bobito para ti

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.