miércoles, 14 de noviembre de 2018

La música y el silencio



Escucho, mientras la mañana se levanta, mientras el café se acomoda en mi estómago y me activa las neuronas, mientras los planes se dibujan en la maraña de otoño, hoy nublado. Qué contraste esta belleza, qué armonioso diálogo de piano, violín y violoncello. Qué bellísimas frases musicales, punto y contrapunto en esta pieza, donde tres voces conversan. 
Luego tal vez sea un noticiario, u otros eventos cotidianos los que se impongan, y frente al arco iris de  esencia musical, ya digerido, que eleva el espíritu, me daré de bruces con el rastrero ruido de fondo que sin apenas darnos cuenta, nos invade, nos rebaja y malea el equilibrio precario de nuestro silencio interior.
Identificamos el silencio, en nuestra mente, algo así  como un cuarto vacío y oscuro, donde no existen ruido , ni voces, algo así como una boca abierta que no emite sonido,o un oído cerrado, o que se esconde entre el bullicio. Tal vez lo imaginamos como unos  puntos. Suspensivos.

Con esta   música. Beethoven, hoy he roto mi silencio.





26 comentarios:

  1. Mas poesía en tu prosa que en muchos poemas, me acomodo a tu lado, en silencio sin estorbar a Beethoven. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jaja. Ya la mañana ha pasado a mediodía. La melodía digerida no aguanta tantas horas de ruidos, estredidencias, confusiones, dibujos de mezcolanzas o desórdenes de tráfico, pero me ha servido. Me alegra te haya servido a ti

      Un abrazo grande, Ester

      Eliminar
  2. Permite que me repita:

    Son los latidos,
    que añoran su cadencia,
    esperando que la frescura de la música,
    nos vuelva a la esperanza
    de una sonora claridad de primaveras.

    Poética y bella entrada.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La frescura de las voces, los latidos que se acompasan, las primaveras en las esquinas, los sueños dichos en voz alta.

      Muchas gracias por tu lectura, Juan L. Un abrazo

      Eliminar
  3. Como ya te han dicho los dos comentaristas que me preceden, una prosa poética que te envuelve y, si me aceptas, me acomodo al otro lado y disfruto de la música con vosotras. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida a orillarse ante unas notas de Beethoven, a disfrutar de esa combinación perfecta de voces diferentes, que se reúnen en un diálogo imposible y bello.

      Muchas gracias, aquí tienes tu casa. Un abrazo

      Eliminar
  4. Preciosa música para romper el silencio del alma y comenzar un nuevo día.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. la verdad es que deja apunto el alama para enfrentarse a la vida, siempre cambiante, pero siempre intensamente digan de ser vivida.

      Un abrazo, rafael. feliz día

      Eliminar
  5. Gracias por la música.
    Tus palabras llegan a tiempo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra, no hay bálsamo mejor ni más barato que una buena música.

      Un abrazo

      Eliminar
  6. Los sueños para soñarlos en la almohada y a la vuelta de una esquina se puede encontrar todo... Una prosa poética que ya me gustaría a mi hacer así.
    Feliz día Albada.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A la vuelta de la esquina está la vida, está la gente, los alientos y los remolinos de viento. Por eso las esquinas son pequeñas puertas.

      Un beso y gracias, Carmen.

      Eliminar
  7. El silencio también es un bonito lugar donde poder estar, pero si hay que romperlo, qué mejor que sea con música.

    Un beso dulce.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El silencio es le mejor lugar cuando el agobio del ruido se mete en la cabeza y nos deja ni pensar. Pero la música es parte de estar vivo, y es una ruptura de otro tipo de silencio.

      Un beso, Dulce, noche bonita

      Eliminar
  8. Cuando estoy muy estresado me refugio en la música clásica...
    Allí todo es hermoso.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay burbujas que no son para quedarse, sino para entibiar la leche, suavizar el tacto, resanar pequeñas heridas. Para seguir volando y cayendo luego.

      Un beso

      Eliminar
  9. Un placer romper el silencio con Beethoven y con la musicalidad de tus palabras, esta entrada tiene magia, tiene poesía, tiene brillo, encanto, luz, pero lo mejor de todo es que me ha transmitido paz.

    Bellísimo texto.

    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues estoy encantada con esa paz que te ha proporcionado. Yo rompía le silencio de la noche, e iba a recoger unas pruebas médicas. Me encanta que romper mi silencio te haya servido de bálsamo

      Un beso grande, María. Una dulce noche

      Eliminar
  10. Me llama la atención que cuando hablas de la música, y el silencio, lo haces en primera persona del singular, y cuando hablas del ruido y sus efectos, lo haces en plural. Como perdiéndote en el ruido y como dándole poder al ruido, sobre ti y sobre los demás.

    :-)

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No ha sido intencionado. Al releerlo, lo he observado, igual que tú, y he llegado a la misma conclusión. La música y el silencio parece que los veo como elecciones propias, y el ruido lo achaco a factores externos. No es así. En puridad, hay muchos artefactos que emiten ruidos en nuestro interior, y es como que huimos a la calle a emborracharnos de ruidos externos, hacia un bullicio que nos distraiga de esos ruidos nuestros.

      Observación muy aguda. Un abrazo de jueves, pintado de otoño.

      Eliminar
  11. El deleite ante la música, como único sonido en nuestra audición, provoca que su ruptura por los ruídos cotidianos que nos envuelven, sean aprovechados para preferir el silencio.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro, al final queremos silencio. Hoy he ido a una piscina, donde acababa la clase de aquagym, mujeres de más de cincuenta. Habiía tal girigay qeu hasta que no han salido del agua las dos última mujeres no he podido sentirme bien. Tal vez es la sonoridad del lugar, pero qué gusto el silencio, del agua y mío. En mi mente puedo imaginar o tararear cualquier melodía. Pero el ruido cada vez me molesta más.

      Un beso, Alfred

      Eliminar
  12. Adoro poder tener momento de silencio, y no siempre es posible...

    Buena música para romperlo.

    Me encanta lo que escribes, me transmite paz.

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues nada, Sakkarah, por un módico precio mensual, te hago de relajadora oficial :-). Me alegra que te proporcione, habitualmente, serenidad.

      Un abrazo grande y un finde de otoño caramelizado

      Eliminar
  13. Romperé mi silencio para hablar de ese otro silencio que me acecha sin palabras, pero que describes para acabar con aquel que, lejos de ti, de mí, de todos es un constante pasar llamado murmullo cotidiano.
    Me encanta leerte desde la otra orilla insondable.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El murmullo cotidiano. Un concepto interesante. Lo llamo ruido, pero es más bien un murmullo, que no creemos estar escuchando y que reconocemos cuando vuelve a instaurarse el silencio.

      Leer, que nunca encuentro que sea un ruido, es ese lugar que nos ofrece el silencio para evadirnos. Un abrazo desde esta orilla. Feliz semana

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.