lunes, 5 de noviembre de 2018

La casualidad, tal vez



La consecuencia fue inapelable en todo caso, de manera nítida e incuestionable. La indiferencia entre ambos tras habernos devorado con más teoría que amor con fe, nos devolvió a los encuentros por chat, aquellos que acabaron por irse apagando, de poco a poco, hasta desaparecer. 

No sabemos qué pasó. Tal vez la causa fuera tan sólo una suma de  casualidades, o tal vez buscásemos un alero en las casualidades, para no tener que buscar las causas o los porqués. Pudiera ser, que, de manera inconsciente, ya tuviéramos en mente culpar a la casualidad, al azar más peregrino y más que ajeno a nosotros, para justificar la vía muerta, cruzada en nuestro camino. Al final nuestro encuentro no tuvo consecuencias, en contra de todo pronóstico. El azar jugó en nuestra contra. Los dados del destino estaban trucados para que, perdiéndose en el cálculo de probabilidades, no consiguiéramos encontrar el abrigo a nuestros respectivos fríos, ni aquel final feliz para los anhelos depositados. Esos,  tan perfectamente imaginados para nuestro primer encuentro en carne viva.



22 comentarios:

  1. Las personas tenemos un dictamen invisible. Algo nos dice que el conjunto de hechos o teorías, nos llevan a tomar una decisión que quizá sea definitiva. Puede que sea un sexto sentido o una intuición infalible aquello que nos impide un acercamiento a lo mejor erroneo pero, nos sentimos más tranquilos tomando esa determinación por estar más tranquilos...Algo hay en su conjunto que desde nuestro subconciente no nos convence. Llama a nuestra conciencia ese no seguir más allá por ser prudentes a esa confabulación que nuestra imaginación fabrica como una catastrofe qui quizá, jamás exista...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. la mente es tan poderosa, que no hay quien pueda afirmar que uno no se boicotea. Ocurre con demasiada frecuencia, y es muy humano. Casi siempre es la mayor enemigo de los logros propios es uno mismo, en contra de todo pronóstico, no son causas ajenas, ni azar, sino la propio miedo a triunfar

      Un tema muy interesante siempre. Un abrazo y feliz noche

      Eliminar
  2. No había química... yo creo en la química, en esa atracción invisible de las pieles que puede revolucionar voluntades.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En la atracción invisible y quimérica no hay olores, no hay tacto, ni miradas, lo que permite que pueda parecer que hay química. La realidad es cruel, y la química de la que hablas existe, o no. Las voluntades y los esfuerzos por inventarla suelen no funcionar.

      Un beso, Toro

      Eliminar
  3. Algo ha pasado con este escrito que, de pronto, he sentido algo extraño y me siento identificado con ese párrafo donde dices "no sabemos qué pasó..."
    Un abrazo en la tarde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Será la magia de haber sentido alguna vez, que el azar, ese culpable siempre a punto, fue una excusa endeble.

      Un abrazo en la tarde, de otoño en las ventanas, de flores acostadas.

      Eliminar
  4. Decidir y contradecir, dudas contradictorias. Pero hoy no tengo claro casi nada. Un abrazo grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No pretendía ser un trabalenguas, pero me ha encantado tu comentario. Contradecirse no es malo, de hecho, el peor enemigo de uno mismo no es la suerte, ni el destino, es la propia mente contradictoria y poliédrica de cad uno.

      Un abrazo Ester, y tarde linda y suave, rectilínea y sin contradicciones :-)

      Eliminar
  5. Si supiesemos lo que la mente puede hacer, por nosotros le prestaríamos más atención.
    Y sí, nosotros mismos nos bloqueamos, cuantas veces me he preguntado ¿porqué?...
    Un placer leerte Albada.
    Feliz noche amiga.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es es poder de la mente tan poco estudiado, que ve mágica a la magia por más que sabe que hay un truco bien desarrollado, y aquella que nos construye barreras, sobre todo con nostros mismos.

      Un abrazo y que pases un día amable

      Eliminar
  6. La conexión que se establece en lo virtual está construida desde la mente. Es una proyección de nuestros anhelos, idealizamos.
    Después la realidad concreta de la mirada, del roce de las manos, es la que dictaminará si ese otro es lo que buscamos.
    Me gustó un montonazo, como decimos por estas latitudes.
    Besos, Albada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pienso que hay relaciones mágicas, aun sin encuentros físicos, si se teje una complicidad suficiente. Los amigos virtuales no dejan de ser amigos, por mucho que no haya habido contacto visual. Puede quedarse así la relación, en virtual, y no pasa nada, lo malo es que a veces se quiere ir más allça, y las expectativas se han de comparar con la realidad, y ésta gana por dos a cero :-)

      Un abrazo grande

      Eliminar
  7. Yo creo que aún si verse, aún sin tocarse, aún sin olerse, puede existir algo importante, aunque por supuesto no es lo mismo cuando todo lo anterior se concreta. Y es el paso siguiente natural cuando se quiere lo real.

    Un beso dulce y dulce semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En esa línea estamos. Hay relaciones que deben quedar así, en la virtualidad. Que no están diseñadas para ser reales, porque pueden romperse.

      Un beso, Dulce. feliz día

      Eliminar
  8. Mirar directamente a los ojos, tocarse con la avaricia con la que el hambriento toca el pan, fabricar nuevas caricias en cada encuentro, respirar el mismo aire, todo eso hace posible el amor.
    Las palabras de cariño por chat, están tan vacías como ese amor que pretende sustentarse con emoticones.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy segura de que son aspectos de relación muy diferentes. Sin embargo, opino que hay relaciones que deben permanecer en la virtualidad y que así pueden pueden funcionar. No, no son reales, no contienen el sonido y el aire de un suspiro, ni la meridiano arrobamiento ante una puesta de sol tomados de la mano, ni el tacto redentor de la caricia. Precisamente por eso, hay quienes deben estar relacionados sólo de manera virtual, y son sucedáneos, aveces muy buenos, de un verdadero amor.

      Un beso y feliz martes al sol. Aquí está gozoso y otoñal

      Eliminar
  9. Sin química no hay nada que hacer, y eso se ve en vivo y en directo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un mínimo de química es imprescindible, también lo creo. Y sólo se percibe en vivo

      Un beso Alfred, y bona nit

      Eliminar
  10. Yo estoy con alfred , cuando no hay química es como el agua y el aceite .
    Besos de flor .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin embargo hay relaciones de virtualidad posibles, si no se pretende llegar a ese contacto real. La química es importante, tal vez la esencia

      Un abrazote

      Eliminar
  11. Algo que puede suceder. Quizá uno ponga tanta imaginación en ese encuentro, lo adorne tanto que al final, la realidad le decepcione.

    Me gusta mucho lo que escribes y como lo haces... Un placer.

    Mil besitos, Albada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puede suceder, seguro. Hay quien, de manera escrita, resulta ser apasionante y que en la realidad, sin el esmero de buscar palabras, resulte anodino, Hay quien se enamora de la imagen que se forma en la mente de ese interlocutor

      Muchas gracias. Un beso grande Sakkarah

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.