sábado, 10 de noviembre de 2018

En busca de un guión


Imagen de Aguirrefotox, Lido, Venecia


Al fin bajó el telón,  entre fervores y vítores. Ovaciones que parecían sinceras,  aplausos de tiempo congelado, y flores que llovieron y que a duras penas pudo recoger en un ramo, le habían sabido a nubes con miel y caramelo. Llegó al camerino, caminando pausadamente. Disimulando apenas esa excitación que causa el éxito tras tanto esfuerzo, se desmaquilló la cara. Luego se quitó la ropa de ese disfraz de la obra de teatro de su grupo amateur, y se vistió para otra ficción, más real. Había conocido a ese director teatral que la encandiló, y al fin dejaba ese trabajo de saldo de los grandes almacenes. Se iba a Cartagena de Indias con su Humberto. Esa noche se iba del teatrillo de barrio como cualquier noche, aunque sin los compañeros de tablas.

Había solicitado un taxi, que no llegó, así que  tuvo que improvisar un itinerario,  por callejas estrechas. Mientras intentaba mantener un ritmo constante de zancada sobre sus tacones, percibió el tenue eco de unos pasos que cada instante oía más y más cercanos, más y más amenazantes. Aceleró el paso, haciendo equilibrios sobre los adoquines de ese trozo de calle, para llegar al fin a la esquina pactada.  Se apoyó en la pared, justo a tiempo para comprobar que el eco no era tal, sino gotas de lluvia, rotundas, repicando en el suelo empedrado, confirmando que las callejuelas que creía transitar, eran más anchas de lo percibido. Teñidas, eso sí, de angustia y de una soledad que le calaba los huesos. En realidad no huía de nada, tan solo se buscaba a sí misma. 

En los brazos de Humberto, quien no llegó a comparecer a la cita de la huida, había soñado despierta, pero ahora comprendía que su búsqueda estaba circunscrita  en  el libreto de una obra de teatro, escrita hace siglos. Entre líneas de texto, entre palabras  usadas, y además, erradas, se había visto a  sí misma, como una heroína en busca de un guión.



18 comentarios:

  1. Aplaudo este estupendo texto, como si de una obra teatral se tratara. A fin de cuentas, la vida es como el teatro, hay comedia y también drama, y a todos nos toca representar un papel. Tu protagonista vivió una ilusa ilusión con un final no precisamete feliz.
    Me ha encantado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nos asignan, o nos asignamos, unos papeles, que creemos son los nuestros, pero eso no es real, y se puede cambiar, seguramente no el texto, drama o comedia, pero sí el papel, el personaje que adoptamos ante ellos. Para muchas mujeres, la historia o los cuentos han asignado un príncipe para ella. Pero cuanto más se creen princesas de cuento, menos príncipes azules encuentran.

      Bien era verdad que princesas lánguidas, bellas y en almenas, tampoco hay. :-). Un abrazo y gracias por tu lectura. Feliz sábado

      Eliminar
  2. Que maravilloso texto, es el guión que no se busca. Que bien cuando lo podemos escribir personalmente pero que complicado elegir el elenco. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahí está. No elegimos si drama costumbrista o comedia, pero no debemos quedarnos con el papel que se nos asigne, sino que sí somos nosotros quienes elegimos cómo representar, en qué grado y modo lo llevaremos a la vida.

      Un abrazo y finde de lujo, Ester.

      Eliminar
  3. Todo tiene explicación y en ese final se borda el mismo. Bonito microrelato.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La obra de la vida no tiene un guión inamovible. Quizás en una obra de teatro que no elegimos, de hecho la mujer trabaja en unos grandes almacenes y tiene un grupo de amigos y una afición, pero se dejó encandilar por las candilejas del teatro. Valga la redundancia.

      Un abrazo. Me alegra que te gustase. Feliz fin de semana

      Eliminar
  4. Los guines pueden ser interpretados o no.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa es otra. La libertad para interpretar n papel o rechazarlo.

      Un beso, Alfred

      Eliminar
  5. Los guiones nos los escriben, pero somos nosotros, los que optamos a interpretarlos o no.
    Un guión puede ser bueno o malo, pero sin actor no es nada.
    Te leo y lo que tengo seguro es que, lo que es verdaderamente bueno es tu relato.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa libertad, sin duda, como decimos con Alfred. No hay guión tras el telón, si no hay actores que quieran desempeñar los papeles. Si pudiéramos interiorizar tal libertad, no habría tantas víctimas, ni verdugos, porque son las primeras quienes perpetúan a los segundos.

      Muchas gracias, Juan L. Me alegro que te haya gustado. Un abrazo y feliz finde

      Eliminar
  6. Qué bueno!!!
    Así es la vida... está llena de Humbertos... pero hay que seguir escribiendo nuestro destino.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay muchos HUmbertos, sí. Gente, hombres sobre todo que extienden un tela de araña de palabras usadas y erradas, cuando se encuentran a esas mujeres que no saben demasiado dónde quiere ir.

      En este teatrillo de la vida, vale la pena saber qué papel no va como anillo al dedo. Y si no, se inventa. Un beso

      Eliminar
  7. Hola que le vuelva a salir otro Humberto , que no se disuelva en una noche fría , tendrá que volver de nuevo , una noche más al teatro , me a gustado mucho tu relato , besos de flor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El romanticismo es así, desea un nuevo Humberto en cada tramo de vía, pero tal vez mujas mujeres no necesiten un Humberto en su vida, sino mayor seguridad en lo que desean conseguir de ia vida.Tener la suerte de dar con hombre, o mujer, que llene la soledad a base de cariño.

      un abrazo

      Eliminar
  8. Jajaajajajaja............. No son mujas o son monjas o muchas , !!ainss¡¡ esas prisas , besos guapa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jaja. Es increíble el teclado. Eran muchas, pero podían ser monjas ;.) Besos

      Eliminar
  9. Qué gran desilusión y que bien la narras...

    Daba pánico cuando andaba sola y parecía perseguida...

    Muy, muy bueno.

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La mente fabrica monstruos que nos persiguen, y quise plasmar sus miedos de esa manera. No sabe qué quiere, y se decepciona, pero seguramente se le abre un apuerta inmensa con esa huida frustrada

      Un abrazo grande

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.