jueves, 8 de noviembre de 2018

La mujer de blanco


Ha llegado a Barcelona, en el AVE. Ha habido una amenaza de bomba, seguramente de los grafiteros, que andan revolucionados tanto en Madrid como en Barcelona. Por suerte ha tomado un tren muy temprano, porque en esta ocasión quiere hacer algo de turismo. Sale de la estación para fumarse un puro antes de tomar el metro. Previamente a acudir a su cita médica en la Barraquer, esta vez, sin Amalia, quiere hacer algo diferente, ver con mayor detalle el barrio Gótico, por ejemplo, se ha dicho.

Ya bajo tierra de nuevo, Lola está frente al músico y Luis queda a su lado, escuchando también al violinista. No es Anne Sophie Mutter, pero suena un concerto número cinco de Mozart bastante decente. Ella mira de reojo al tipo grande con  gafas de culo de vaso que, tras echar unas monedas, se apoya en la pared, con su bolso al hombro, escuchando. Ella no tiene prisa, y el sabor del mojito tomado en un bar le ha dejado un sabor especial en sus labio., Imagina. sin querer, una maravillosa antesala a otros placeres, musicales y amorosos. Mientras sigue de pie recuerda unos ojos bien distintos, unos negros del ayer. Unos que se llevaron secretos y que dejaron pesares, pero que también le habían hecho feliz en muchas tardes del mejor y el peor año de su vida, como un azúcar de caña  en su corazón sin rumbo. La melodía la lleva  a esa última tarde con él,  en la que dejaron de jugar a hacerse daño, y sacude la  cabeza, para alejarse del músico y de su espectador. Es mejor dejar el pasado atrás, se dice.

Luis mira cómo se aleja por el corredor  una mujer, de  abrigo blanco, que al caminar deja suspirando a las luces del pasillo subterráneo,  mientras las baldosas se acomodan dichosas bajo sus tacones Al cabo de un rato, por la galería del trasbordo que él tenía que transitar, Lola se tuerce un tobillo. Va caminando con una cojera evidente. A él le importa poco que tenga un tacón de menos. Intuye que bajo ese abrigo late un corazón apasionado y una mente más lúcida de lo habitual. Mira el reloj y duda si pararse a ayudarla. Cuanto menos se puede ofrecer a llevarle los zapatos, porque ella insiste en llevar uno puesto y el otro en una mano, lo que le ha hecho sonreír. Lola accede. Salen a la calle, teñida de una luz de invierno que encandila las almas más deprimidas. Ese tobillo hinchado promete un esguince, así que él hace detener a un taxi, y cuando han de dar un destino, ambos se miran, augurando posibles sonrisas, imaginando luces más amables, música con mejor sonoridad y más bella ejecución. 

35 comentarios:

  1. Bonito encuentro en tu relato, el que nos dejas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un encuentro, muy común, de dos desconocidos, hasta ese instante. Aquí ha pasado que Lola y Luis se han querido relacionar un poco más, pero a veces ocurre. En la realidad también.

      Un abrazo

      Eliminar
  2. La vida nos depara encuentros aparentemente casuales, pero hay quien cree que nada en esta vida es fruto de la casualidad. ¿Estaban, Lola y Luis, destinados a encontrarse? Si es el destino el culpable de ello, espero que sea amable.
    Un relato contado con la naturalidad propia de quien sabe escribir.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta historia tiene una continuación. Ellos lo piden, y cuando unos personajes quieren ser, hay que dejarles volar.

      La vida es así, con naturalidad, espero :-). Un abrazo

      Eliminar
    2. Ya está el borrador terminado, se publica mañana, por no cargar el blog y a los amigos lectores, espero te guste. Creo que ellos quieren ser buenos :-)

      Eliminar
  3. Un relato amable, música, pensamientos al vuelo, pausas, un relato con el toque de la realidad que marcan las noticias. Un relato con final prometedor. Abrazucos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es amable pero pide, a gritos seguir su camino, y les daré espacio. De hecho el borrador ya está a punto. Ese final prometedor, seguramente late en el final de mi texto.

      Un abrazote, Ester y feliz jueves

      Eliminar
  4. A mí nunca me ha sucedido una historia así pero estoy segura que hay gente que se ha conocido en ese tipo de circunstancias que parecen sacadas de una película. Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí sí me ha pasado, la verdad, pero luego los compases de la música que suena hace que las historias de encuentros marquen derroteros diversos.

      Un abrazo grande

      Eliminar
  5. Todo tan natural, plausible y real, que hace que el relato, con su prosa necesaria, nos parezca como si pudiese ocurrirnos a cualquiera.
    Yo, particularmente, he escuchado a Mozart, he olido el perfume de "mojito", he visto temblar a las baldosas y me he quedado con las ganas de saber de que manera termina esta encuentro.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi intención era dejarles con la miel en los labios, con los anhelos encendidos, con las pupilas ardientes. Así que lo he seguido, en el mismo momento que daba a la pestaña "publicar".

      Espero que te guste cómo ellos continúan. Bien es verdad que seguía sonando la música en ni casa ;-). Un abrazo

      Eliminar
  6. Me has engañado...pensaba que ibas a hablar de lo que había sucedido ayer en Barcelona y luego me has sorprendido con la ficción. Todo entremezclado que le da un tinte de naturalidad que bien podría ser una vivencia. Me gusta. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, la realidad es que la alerta fue porque una hebilla de cinturón, con forma de granada de mano, iba en un equipaje de una mujer que tomó el AVE en Barcelona, destino Madrid. Cuando se han querido percatar, el tren se había puesto en marcha, así que desalojaban Sants en Barcelona y Atocha en Madrid. pero claro, esa realidad era muy poco poética y quise cambiarla. Luis tenía derecho a estar en Barcelona con una historia propia por desabrochar :-)

      Un abrazo y disculpa. Ya se ha creado, por deseo de los protagonista, la continuación de ese encuentro. hay siempre personajes que ansían cobrar voz y presencia y estos dos así lo han manifestado. Feliz jueves

      Eliminar
  7. Respuestas
    1. Uf, lo pasan fenomenal, entre música y guisantes congelados :-)

      Un abrazo

      Eliminar
    2. ¡Ay, me gusta imaginar un amor bonito! ¡ABRAZO! :D

      Eliminar
  8. Parece el preámbulo de lago interesante ;)
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El lago puede er un escenario para mil historias, por cierto :-) Los ascensores también. Sí, Alfred, la pareja de desconocidos tal vez se traten un`poco más

      Un beso y feliz tarde sin lagos, con un lago de serenidad y placidez

      Eliminar
  9. Hola guapa , yo creo que esto promete... Unas velas, música suave , cena ligera , pero eso si .... Cuando salga del hospital te deseo una feliz tarde besos de flor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que la lesión no era grave. Ha caminado por el pasillo de un trasbordo, que siempre son largos, así que pensemos en velitas y una velada amable :-)

      Un beso, Flor, y feliz tarde

      Eliminar
  10. La melodía se escucha con tu relato, y nos haces disfrutar de la música de tus palabras siendo nosotros espectadores.

    Me ha encantado tu relato, lo he leído varias veces, y aquí me he quedado un ratito.

    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un texto de un encuentro muy normalito, con pocas alharacas. Un encuentro que parece augurar un algo más que un simple taxi. Me alegro te haya gustado, porque hay músicos en los Metros que realmente son excelentes yy quise que estos dos quedasen prendados ante su ejecución.

      Muchas gracias María, un beso y feliz noche

      Eliminar
  11. No está tan mal torcerse un tobillo si el resultado es conocer a un hombre interesante.
    Seguramente la pasarán bien juntos.
    Besos, Albada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro, si son capaces de dejarse llevar. Cosa que no suele ocurrir :-)

      Besos, Mirella y feliz viernes

      Eliminar
  12. Me dan ganas de apartar a Luis y llevarla en brazos.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La mujer es un fruto maduro, que merece un Luis valiente. Por una vez que la vida que da un caramenlo, por qué comerse un marrón?, decía Sabina :-)

      Un beso y feliz finde

      Eliminar
  13. Tu historia me recordó a la película "Infiel" de Dianne Lane y Richard Gere, claro que allí el desconocido que se enamora de ella termina muerto. Que Lola y Luis tengan mejor suerte.

    Un beso dulce.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese precio es exagerado. La peli, su es la que yo pienso, la he visto dos veces, cosas de la tele. Me pareció muy buena.

      Tendrán mejor suerte, ya verás. Un abrazote, Dulce

      Eliminar
  14. Sí, no me dolería esa torcedura en el tobillo si es amor para toda la vida.
    Una historia en este relato que promete.
    Un placer venir a leerte Albada, gran relato.
    Feliz viernes.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Carmen. Ese encuentro fortuito puede llevar a mil lugares. Tiene toda la pinta de poder y querer navegar. Sólo el tiempo dirá qué destino tomó.

      Un abrazo y feliz viernes otoñal

      Eliminar
  15. Cuánto me ha gustado eso de jugar a hacerse daño. Hay amores que lo hacen.

    Promete ser un encuentro feliz...

    Muchos besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay personas que están destinadas a encontrarse. Esas relaciones no son juegos de desamor, pero muchas veces nos topamos antes con otras personas que encuentran un morboso placer en hacer daño. Ignoro por qué.

      Un beso

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.