lunes, 5 de noviembre de 2018

Cantos de sirena

Imagen de Aguirrefoto

De nuevo, por enésima vez, Pablo se vio embaucado por unos cantos de sirena. Decidió embarcarse, sin rumbo, como otras veces, hacia espirales de viejos mares, de aciagos recuerdos, además. En la realidad de los navegantes, a veces se oyen sonidos armónicos que les atraen o embaucan, sí, pero los marinos expertos atienden a los sones de la realidad que suenan dentro de ellos y sólo a esos sones.
  
Los aventureros, sin embargo, visten los cantos que escuchan con una pátina de realidad, para añadir un poco de sal y pimienta a su navegar sin rumbo. Buscan en el océano la metáfora de la línea del horizonte, siempre por alcanzar, y en los latidos de su corazón, los tiempos de sus alientos. Ponen viento en popa hacia el punto donde, sin mirar atrás, y sin fiar en vigía alguno, surcan los surcos que el mar les traza en cada momento.
  

Cuando al fin un día llegue a divisar tierra, Pablo enfilará la proa hacia el puerto de ese pueblito y echará el ancla lo más cerca que la quilla del velero le permita. Nadará hasta la playa, donde dejará que la arena seque sus pies, y que se le empapen los oídos de  nuevos cantos, esa vez mucho más terrenales y prosaicos, para sentarse a esperar que nazcan nuevas sendas, repletas de armonía, donde antes sólo había desesperanza, desamor y cantos de sirena sin mar.

30 comentarios:

  1. Una prosa poética muy bella y bien lograda.
    Los aventureros pueden dar por terminadas sus aventuras tocando tierra firma y clavando en el fondo marino su ancla espiritual, para comenzar una nueva vida en una nueva tierra fértil en sentimientos y amores.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que ser aventurero, en ocasiones, a pesar de los mares pasados y los naufragios previos. Dejarse llevar por cantos de sirena puede ser hasta recomendable, pero es verdad que, como Pablo, un día has de echar el anclar, y esperar que la nueva tierra, fértil, nos regale nuevos brotes de esperanza.

      Muchas gracias por tu lectura Josep Mª. Un abrazo

      Eliminar
  2. Tu prosa es especial y sentida porque la poesía fluye en ella con la naturalidad de aquello que no es rebuscado ni forzado.
    Me gusta leer tus entradas, porque además de esa bella prosa, por dentro siempre está la almendra de una buena idea.
    No dejes de acompañarnos con tus cantos de sirena, aunque la realidad a veces nos descentre.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. A veces tiro ala basura textos a vuelapluma que no me acaban de hacer latir. En el fondo es sólo eso, escribo como late mi corazón, con sístoles, extrasístoles y diástoles, dejando que las palabras se coloquen en hilera, como hormiguitas al sol

      De nuevo gracias. Supongo que no dejaré de publicar por este rinconcillo. Un abrazo agradecido

      Eliminar
  3. Esos aventureros que lucen mientras se secan al sol.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que quitarse el sombrero ante los aventureros, sí señor

      Un beso

      Eliminar
  4. Precioso y poético tu relato. Está lleno de magia.

    Un beso grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. En la vida hay quien siempre es marinero de aventuras y quien es marino de tierra firme


      Besos, Sakkarah y feliz día

      Eliminar
  5. Esperemos que este soldadito marinero que tenga más suerte , que el marinero de fito y fitipaldi cantante , besos y feliz noche , besos de flor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. SEguro que sí. Tiene en la mochila muchos naufragios ya. Le toca tener suerte,

      Un abrazote, Flor

      Eliminar
  6. Viniste navegando en la deriva a merced de las corrientes marinas; de allá en la lejanía que se pierde en lo más profundo del mar azul. El atardecer, te depositó en la playa gracias a una ola que después de dejarte regresaba otra vez a la inmensidad como un espumoso adiós que acariciaba la arena. El sol jugaba en el horizonte ardiendo en medio de unas nubes candentes. Era una tarde de finales de Enero donde sólo estaba yo en aquel lugar. Me acerqué a tí mientras temblabas entre el miedo y la impotencia de no poder hacer nada. Tus ojos eran verdes como el agua más pura; tan profunda como tu mar Mediterráneo y...pasados unos minutos, el sol nos dejó a la luz de una luna de primavera de invierno. Las aguas del mar brillaban infestadas de reflejos plateados y un barquito cruzaba aquella estela. Te pregunte si necesitabas algo, si tenías frío después de aquel naufragio y tu, conocedora de la profundidad del alma, levantaste tu mano para tocar la mía...solo eso. Acaricie la palma de tu mano abierta como quién se abre al mundo y, en aquel momento entendí tu idioma...tan universal como el del corazón. Naciste en medio del océano y sólo entendías de libertad. Llegaste a esta playa y no era lo mismo. Quieres regresar al mar pero allí encuentras la soledad porque de tu especie solo quedas tú...ves a otro corazón y a el te das aún sin saber de lo falso que puede ser el hombre. Lloré al ver tu pureza y me abracé a tí como nunca lo hice con una mujer. Te arrastré por la arena y te devolví al mar que te vio nacer y justo al amanecer, cuando el sol inundó de llamaradas el horizonte de un nuevo día, desperté en medio de aquella playa con el sabor en mis labios de un beso del mar...Gracias a ti escribí este relato y gracias a mí, sentí lo que siento...

    Hace años que escribí un relato a una sirena. Espero que te guste.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La sirena regresó al mar de los azules sueños, donde no hay marinos que se enfrenten a la arena de los pasados, ni gaviotas que luzcan con graznidos, sino sólo la inmensidad de las aletas para nadar, agua para ser libre y sol bajo el que cobijarse

      Eliminar
  7. Soñar más allá del horizonte es una aventura maravillosa, pero también llega un momento en el que uno desea enraizar su vida bajo sus pies…

    Precioso, querida amiga. Y el último párrafo me encanta; poético y esperanzador…

    Un abrazo grande, y feliz noche 😘

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad. A veces, hasta las sirenas quieren varar, que no naufragar, para enraizar sus aletas en una playa. Me alegro te gustase, Ginebra

      Un abrazo grande, y feliz noche para ti

      Eliminar
  8. Respuestas
    1. Quiero pensar que sí. Porque los aromas permanecen mucho más que la imagen concreta que uno pueda imaginar :-)

      Muchas gracias. Un abrazo, Marcos

      Eliminar
  9. Muy bueno el relato, la imagen que lo acompaña. Gracias a los aventureros que enriquecen la vida con nuevas experiencias.
    Saludos 🌞

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin aventureros no habríamos salido de la edad de hierro. Esos locos son necesarios, sin duda. La foto es de Salou, Costa Dorada, lugar que me queda a cinco minutos de coche y que visito a menudo.

      Un abrazo

      Eliminar
  10. Un texto lleno de metáforas y una metáfora en si mismo. Así lo leo yo. Y elijo la que me lleva a la fortuna de vivir la vida que uno elige, a la libertad. Tal vez porque me gustan los cantos de sirena.

    Muy bello

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un ametáforo en su conjunto, como has leído correctamente. Todos llevamos dentro un marino errante, y no siempre buscan otro objetivo que naufragar.

      Los cantos de sirena, Ulises lo sabe, y tienen un canto tan bello que dejarse llevar por ellos sería el mayor ejercicio de valentía. Un abrazo

      Eliminar
  11. Me ha encantado ya que por fin la esperanza a llegado
    abrazos van

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ha llegado, en efecto, porque naufragar mil veces no implica seguir naufragando. Hay personas que una y otra vez parecen perseguir imposibles, pero al final pueden llegar a buen puerto

      Un abrazo

      Eliminar
    2. Llegar no es volver.Es encontrar el camino de ser.

      Eliminar
    3. Sí, de hecho no seria llegar al mismo lugar, sino hallar otro camino. Buena matiz.

      Eliminar
  12. Por una sirena yo haría lo mismo. De hecho creo que varias veces he sido marinero, porque amar, ya sea una persona o un ideal, es aventurarse, descubrir, es navegar.
    Te dejo un abrazo, Albada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todos hemos sido navegantes en pos de cantos de sirena. Casi estoy segura. Quien jamás se ha atrevido se ha perdido la ocasión de ser valiente.

      Un abrazo, Julio David

      Eliminar
  13. Muy bello y aleccionadora prosa poética. Los cantos de sirena se oyen tanto en tierra como en el mar. Un abrazo.

    mariarosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es así, se oyen por mar y por tierra. Luego es el personaje quien elige si hace caso a esos cantos

      Gracias por tu lectura. Un abrazo

      Eliminar
  14. Excelente prosa poética, desborda magia, y con metáforas bellas, me ha gustado.
    Un placer leerte Albada.
    Un beso y feliz domingo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te guste el estilo, porque cantos de siena, todos hemos escuchado, y seguido, alguna vez.

      Por un domingo sin cantos de sirena, sino con delfines en el horizonte, instaurando la alegría dominical en este otoño. Un abrazo, Carmen

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.