martes, 27 de noviembre de 2018

Los tertulianos

Imagen de Google. 


Se había puesto un pantalón de cintura baja, un suéter negro de cuello alto y unas zapatillas. De incógnito total se situó a prudente distancia de la tertulia televisiva. Tal como sospechaba, sus supuestos amigos murmuraban de él. En realidad le despellejaban vivo cuando no estaba. Se fue al lavabo  y regresó, ya al natural, siendo acogido con falso fervor y vil camaradería. Qué hatajo de hipócritas, se dijo.
Lo peor fue cuando él empezó a hablar mal de sí mismo. El grupo entonces, como una sola persona, saltó indignado, echándole en cara que no podían consentir oír hablar así de un amigo delante de ellos, y menos estando él presente.
Los encontronazos fueron a más. La acritud era palpable, parecía que podía cortarse, formaba una especie de nube por encima de las cabezas , casi visible cuando se pusieron en marcha las cámaras, para grabar el programa. Cada uno empezó a hablar mal, tanto de sí mismo como de los demás. Tanta crítica y autocrítica llevó a los tertulianos a un estado tal, que ya no sabían si al ejercer la crítica se criticaban a sí mismos o a los demás. Seguramente tampoco importaba. La cuestión era criticar.

38 comentarios:

  1. Nos has conducido hasta la realidad de cualquier debate actual, la cuestión es criticar, tampoco hay que estar de acuerdo unos con otros, por otro lado cosa imposible ya que no se escuchan. Ellos me echaron de los debates. Tu me atraes a tus relatos geniales. Unos abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me han obligado, cuando hablan más de dos a la vez, a apagar la tele.La verad es que veo mucho Nestflix, gracias a ellos.

      Es una pesadilla, de verdad. Un abrazo y gflizmartess

      Eliminar
  2. La crítica negativa, y cuanto más ácida e hiriente mejor, vende más que cualquier otro producto de consumo y la televisión lo es. La hipocresía también está en el orden del día; decir lo que no se siente o sentir lo que no se dice, es habitual en ciertos círculos de falsas amistades.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La cuota de visionado es alto cuanto más líos, malos rollos y críticas ácidas se arrojen en las tertulias, así que me cansan cada vez más.

      Un abrazo y feliz martes, Josep M.

      Eliminar
  3. He dejado de ver debates televisivos. Ya sé de antemano, lo que va a decir cada uno. Una manera como otra cualquiera de perder el tiempo.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Veo que ya somos mayoría hemos pasado de esos programas. Y es un apena, porque podían dar elementos de juicio desde visiones diferentes. Pero como dices, ya se sabe de antemano qué dirán, así que ara perder el tiempo, mejor hacer otra cosa.

      Un abrazo y un bonito martes, Juann L.

      Eliminar
  4. Por desgracia es la realidad que tenemos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Penosa, por otro lado, pero me temo que es la realidad. Criticar, no importa el qué, o a quién.

      Un abrazo y por un martes boonito

      Eliminar
  5. Una realidad muy bien contada y no solo aplicable a los debates televisivos.

    Aldaba, no he podido votar tu fotografía o no sé hacerlo o me deja por no tener perfil en google+ .
    Que tengas mucha suerte.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. La foto no era mía. En google plus ese comento algunos blogs cuyo soporte es ese.

      La realidad es así de burda. Las tertulias, que podrían ser tan educativas, son una pérdida de tiempo Un abrazo, Chelo y gracias por tu lectura

      Eliminar
  6. Que buena la vida que tenemos me hace sonreir en la mañana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Escribí sonriendo, imaginando el absurdo, que resulta ser bastante fiel ala realidad, así que me alegro de tu sonrisa. :-)

      Un abrazo grande

      Eliminar
  7. Y aparte de criticar, todos se creen expertos. Se convencen de que su opinión es dogma.
    Te dejo un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hablan desde la verdad absoluta, una por cada uno. Esa vedad es dogma, por supuesto. En fin, un texto surrealista, acorde con los tiempos ;.)

      UN abrazo grande

      Eliminar
  8. Vales como moderadora, seguro, pero por favor coloca a cada uno en su sitio o tápales la boca.
    Quién no sabe escuchar, que no pida ser escuchado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si me pusieran como moderadora, con esos sabios que hablan post cátedra, lo pasaría fatal. Tal vez podría collares eléctricos, de los que se usan para perros, y daría pequeñas descargas por cada interrupción. Tal vez aprenderían a conversar desde la divergencia, quién sabe.

      Un abrazo grande y feliz martes

      Eliminar
  9. Los debates televisivos, como también los que ocurren en un grupo de conocidos, se han convertido en quien tiene la voz más fuerte y el que esgrime las mejores argumentaciones, se acerquen a una verdad o no. Los panelistas hablan todos al mismo tiempo y pronto se desdibuja el tema en discusión.
    Con fina ironía hiciste una buena exposición de esas situaciones.
    Besos, Albada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me lo planteé como un divertimento surrealista, lo malo, o mejor dicho, lo bueno es que ha resultado indicador de qué hartazgo hay ya sobre algunos programas de te diversas visiones, que apagan en un girigay que tan sólo invita a cambiar de canal, o mejor aún, apagar la tele y dedicarse a otras coas.

      Un abrazo grande, mIrella. feliz noche

      Eliminar
  10. Hace tiempo que no veo los debates televisivos, no me gusta que gana el que grita más con razón o sin razón...esto es un asco.
    Sabes que programa no me pierdo, pasa palabra, jajajaja...me encanta.
    Un abrazo y gracias por tu presencia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te pierdes nada, la verdad. El texto era un puro divertimento del absurdo, pero era inevitable situarlo en un grupo. Podía ser de compañeros de trabajo, pero me pareció mejor ese grupo de tertulianos.

      Un abrazo y gracias por tu lectura. Feliz noche

      Eliminar
  11. Espero que pronto se extingan... por la salud mental de todos.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esos animales televisivos y del papel couché no desaparecen, se reproducen, Una pena

      Un beso Toro

      Eliminar
  12. En cada programa de "telebasurianos" hablan con un aire de que ellos —precisamente ellos— están prestigiando ese tipo de emisiones con su señorío, porque no son igual que los demás. Y al final terminan siendo todos iguales o parecidos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo esos de naranjas, limones y viceversas la verdad es que no los veo. Son tiempos de banalizar todo, y de la crítica por la crítica.

      Suerte de algunas emisoras de radio y de informarse por otros medios. Un abrazo

      Eliminar
  13. Qué cierto, querida amiga. Al final uno ya ni recuerda cuál era el tema a tratar. Se atacan unos a otros sin más argumentos que lo absurdo y el insulto o menosprecio fácil.
    Y lo has reflejado magníficamente. Bravo.

    Un abrazo grande, y muy feliz noche 😘

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando entran en juego las descalificaciones, sale por la ventana la objetividad, aun la que se pretende defender. No hay manera de escuchar a esta gente que se pida la palabra.

      Un abrazo grande y gracias por tu lectura

      Eliminar
  14. Con lo divertido que es, ver un grupo de gente haciéndose la enterada en el temaa discutir, siempre los mismos hablando de diversas cuestiones y siempre imponiendo criterios en plan verdad absoluta.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si no fueran tan ruidosos conm sus egos, sería de verdad divertido, tomándolo por ese lado :-)

      Un beso, Alfred, y feliz día

      Eliminar
  15. Muchos viven de eso, de criticar a los demás, de estar pendiente de la vida ajena y por supuesto de las apariencias.

    Un beso dulce.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De profesión " sus cotilleos", podría decirse, o tener un máster en lengua bífida. No estaría mal, ya puestos, una diplomatura en cotilleos :-)

      Un abrzo grande, Dulce. Por un día bonito para ti

      Eliminar
  16. Hola Alba , acabas de describir a la perfección el programa de tele 5 el sálvame naranja y limón , yo no he visto cosa igual y lo que no se como no han acabado a tortas , ya que es chabacano a mas no poder , pero esto es lo que realmente lo que quiere la gente , yo soy más de ver toda una tarde , películas o series , te deseo una feliz noche besos de flor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La cinco en concreto jamás lal pongo, pero en ocasiones voy a ver a una tía a la residencia de ancianos, y ni un sola ve hay otra cadena sintonizada. Me ha sorprendido, peo luego he pensado que como muchos están sordos, igual es para que oigan bien :-)

      Una mañana tranquila para ti, y un abrazo grande, Flor

      Eliminar
  17. ¡Qué divertido! :D Aunque es triste la situación real que te inspira.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puro divertimento, en clave de humor y surrealismo, pero denota una realidad.

      Un abrazo, Silvia

      Eliminar
  18. Cada vez veo menos televisión y especialmente esos debates con enteradillos que solo chillan y malmeten de todo el mundo, pero eso es lo que vende porque cada vez prima más chillar que decir la verdad.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La tele está empezando a ser una barbaridad, porque no hay, o muy poco, cariz pedagógico. Una lástima, pero es así, vende más lo que es chillón y u chabacano. Se está incorporando a los políticos y eso me parece grave.

      Un abrazote y feliz noche

      Eliminar
  19. Hola, hoy por fin me paso por aquí.
    Lo primero pedirte disculpas por no hacerlo más habitualmente, intentaré cambia. No sabes lo que te agradezco cada comentario tuyo.
    Ahora centrándome en este relato, me parece genial y muy actual. Es como cuentas, criticar por criticar y no importa a quien. Muy bueno.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te preocupes. Disfruto mucho pasando por tu blog, es un paseo por tal diversidad de estilo y temas, que siempre es una grata sorpresa.

      Sí, son tiempos de banalidades y egos, y se nota. Un abrazo grande y feliz jueves

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.