viernes, 2 de noviembre de 2018

Encadenado con Alfred 3

En ese momento no usábamos imágenes en los encadenados :-)



A. Se quedó contemplando el cucurucho de helado de frambuesa y menta, los goterones que caían, eran avidamente absorbidos por unos labios carnosos que no desmerecían del color rojo vino, La chica le resultaba vagamente familiar y por eso se quedó tan fijamente mirándola, hasta que

P...la mirada de la muchacha cobró forma de una mirada ya conocida, la de Elena, a sus veinte años, con aquel vestido con florecillas y una coleta airada al viento de Agosto en el muelle. Esa tarde, en la Barceloneta, ambos compartieron un helado de chocolate. Con risas y..

A. se fueron paseando por la playa, cogidos de la mano, como si se conocieran de siempre, para ella era así, pues su tiempo empezaba en aquel momento, acababa de llegar y tenía que confraternizar, para obtener datos para su estudio, sobre los seres humanos, el helado lo encontró...

P ..frío en exceso, pero dulce y cálido a los ojos verdes de la tarde. Haciendo juego con su rebeca de punto y sus zapatos de manoletina. Hablaron de poesía, de cine y de teatro, hasta que le helado quedó en un fondo de líquido azucarado que en su extremo dejaba hilos de dulce ...

A sabor. A él le hacían gracia sus respuestas, los manuales de aprendizaje para la operación, no eran muy completos, estaban sacados de lo obtenido por unas señales emitidas por los terrícolas que llamaban televisión, y se hablaba poco de teatro y poesía, de cine algo más.

P...porque en el planeta de Gamínides, la tele por satélite estaba en clara ventaja sobre los programas de intervenciones a corazón abierto de esa fauna de un planeta azul. Los hombres y mujeres, abiertos en canal, eran un buen espectáculo, pero las películas eran de amor y playas

A como la que estaba recorriendo, andando por la orilla, dejando que el agua le acariciara los pies, como las palabras de él le acariciaban los oídos, con esa profunda voz declamando los versos de veinte poemas de amor y una canción desesperada,

P...al oído de una mujer en estado de avance hacia la prosa más poética, por los atajos de la física cuántica y los arrabales de un pernod en "Can la Blesa". Los poema le salían desbocados cual pájaros, por los labios de poeta en ciernes y sus ojos vagaban por el cuerpo de la noche.

A No entendió que ella se adentrara en frías aguas del mar, sin inmutarse, diciendo que tenía que refrigerar las baterías, y que ya volvería otro día, aunque ahora hacía de eso, catorce años, lo cual le pareció mucho para refrescarse, pero la sonrisa que le dedicó, los borró sin más

P...porque la sonrisa de ella, la alienígena serena, que podía comer helados de cucurucho sin destrozar sus pilas de litio, había derretido la noche de los mejores poemas, con la sinfonía que un pernod le había dejado en el paladar. El no la llegó a olvidar. Ella no le olvidó.

A Cuando una pequeñas manos le agarró de la pernera, y le dijo, papi, papi, lo quiero de fresa! Su ensoñación quedó rota, sonrió en plan bobalicón, y girándose, contestó, ¡por supuesto de fresa y de dos bolas!

el texto encadenado Agosto 2013, Cómo pasa el tiempo Alfred. ¿verdad?



22 comentarios:

  1. Pero no ha pasado el tiempo por el relato, sigue vivo y fresco. Inolvidable. Un abrazuco

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Inolvidable, porque cuando lo he encontrado, sabía de qué iba, si bien no recordaba las palabras de cada uno. Por cierto, en tu blog hay como mínimo dos encadenados. Lo sepas :-)

      Un abrazo y feliz viernes

      Eliminar
  2. Buenísimo. Qué gozada leer una historia a dos manos; a dos plumas maravillosas!

    Un placer, querida amiga. Y mi enhorabuena a los dos.

    Abrazo grande, y feliz finde 😘

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por parte de ambos, era verano y hacía calor, uno puso un post pequeño y fuimos encadenando, hilvanando, dejando que el final fuera el que los textos acabaron por tejer.

      Abrazo grande, Ginebra. Feliz día

      Eliminar
  3. Merecía volver a ser leído.
    Mi aplauso para los dos.

    :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Toro. Eran ejercicios de improvisación, cada uno en su casa, y eran ratos gozosos.

      Un beso

      Eliminar
  4. El tiempo se nos pasa en un suspiro, muchas cosas han pasado desde entonces y ahora digamos que soy otro :)
    Gracias por hacerme recordar lo que un día escribimos conjuntamente para solaz bloguero, en una noche de verano.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nosotros, los de entonces, no somos los mismos, decía Neruda y qué verdad. No somos los mismos, pero seguimos latiendo en compases de bailes, un dos tres, por las aceras de la literatura, o de las Ramblas, o de los blogs :-)

      Un beso Alfred, una y otra vez, gracias por haber estado y seguir estando

      Eliminar
  5. Sí que pasa volando el tiempo, pero no caducan las letras, siempre seguirán vivas.

    Un placer leeros a los dos en un encadenado con Alfred, ya te he leído alguno más y están genial.

    Besos enormes a ambos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. Como ves, los voy numerando, porque seguramente fueron una veintena larga. Ignoro si podré recuperar todos, pero disfrutamos muchos, y es eso lo que se nota.

      Besos para ti, de parte delos dos

      Eliminar
  6. Bonito este relato "encadenado" que nos dejas y lleno de ternura. Mi felicitación para ambos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como dice Alfred éramos otros entonces, porque el tiempo, en nuestro caso, nos ha hecho ser los mismos pero diferentes. Estaban llenos de ternura e imaginación, pero sobre todo de complicidad. y respeto. Seguimos con la amistad intacta, pero las circunstancias de ambos han cambiado.

      Muchas gracias de parte de ambos. Un abrazo

      Eliminar
  7. ¿Quieres escribir conmigo? A mi me encantaría. Deja en mi correo unas lineas y yo las continuo, luego te lo envío y pronlongas, añades y quitas lo que quieras, me lo envías y así hasta el final...es divertido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te envié dos propuestas, pero dejo a tu criterio iniciar un texto encadenado nuevo o seguir cualquiera de los dos. Será un placer. he tenido la enorme suerte de haber tenido grandes compañeros de baile. Espero no pisarte los pies a ti. :-)

      Gracias por querer bailar. Un abrazo

      Eliminar
  8. El tiempo ha pasado, pero el poema sigue estando fresco y no solo por las bolas de helado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, parece que las bolas de helado permanecen en cada verano, con la misma frescura

      Un abrazo

      Eliminar
  9. Hola Alba cariño , tanto tardo yo en visitarte... Es que veo que llevo por lo menos 4 entradas con retraso , !!! Que barbaridad¡¡¡ esto no puede ser , hija mañana paso a leerlas todas , besos de flor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te has de preocupar por posts que no hayas visto. Hay veces que se acumulan las lecturas, pero no todas ellas son buenas entradas.

      Gracias, Flor. Un abrazo grande y feliz martes

      Eliminar
  10. Muy bello relato , felicidades a los dos , besos de flor .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los helados fueron la excusa, las ganas de jugar, el rest. somos los mismos pero no tanto:-). La vida no ha pasado en vano, pero nos seguimos queriendo y mantenemos amistad y complicidad, así que fenomenal si gusta el resultado, a pesar del tiempo transcurrido

      Abrazote, Flor

      Eliminar
  11. Muy bonito, muy buena sintonía.

    Enhorabuena a los dos.

    Y besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por parte de ambos. Ha llovido en estos cinco años, pero un poco los mismos, sí que lo somos.

      Un beso grande. Felzi día

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.